La herpetología y la figura del padre

Es viperina, sabe poner cara de víbora para que los fotógrafos la teman.

Dije el otro día que para fotografiar a la serpiente de agua, hay que proceder como los herpetólogos: hay que cazarla y sacarla del agua. La herpetología es una ciencia que para estudiar a reptiles y anfibios, nos obliga a buscarlos debajo de las piedras. Pero levantar piedras buscando serpientes va claramente en contra de las enseñanzas del padre, de la Iglesia y de Walt Disney. ...click para seguir leyendo...

Desobedecer a la Iglesia para mi no es ningún problema, por que su doctrina es totalmente errónea por lo que respecta a los reptiles. La Disney corporation ya es casi más influyente y también se equivoca en este tema. Jamás podré olvidar que Disney convirtió a la fascinante y amistosa serpiente Kaa de Kipling en una criatura estúpida y malvada en la película "El libro de la selva". Yo tuve la gran suerte de leer el libro antes de verla, y todavía recuerdo la bonita escena de juegos y confidencias entre Kaa y Mowgli junto a la laguna. Pero ahora Disney ya es omnipresente mientras que de Kipling no se acuerda nadie.

Otro asunto muy diferente es desobedecer a mi padre. Cuando me decía: "cuidado no levantes piedras, pudiera haber una víbora", eso era un buen consejo que me daba una persona sensata y que me quería. Por que las víboras existen, yo he visto dos en la zona donde ahora busco a la inofensiva serpiente de agua. Su picada es fácilmente mortal para un niño y grave o muy grave para un adulto.

Todavía más: de las dos serpientes de agua que hay en la península Ibérica, una de ellas es la culebra viperina (Natrix maura), que para defenderse imita el comportamiento e incluso el aspecto de la víbora: dilata la parte posterior de la cabeza para ser triangular como las víboras (y tal vez ella misma se hace la ilusión de ser venenosa, como el que conduce un coche grande). Mirándolas con detenimiento es fácil diferenciarlas, pero dando un vistazo fugaz antes de perseguir a una de ellas para que no se escape, la cosa ya es más complicada.

Al ver a la serpiente de agua, yo debo saltar tras ella y agarrarla por el cuello antes de que se esconda. Siempre por el cuello, por que quien sabe, tal vez aunque esté en el río podría ser una víbora que ha ido a beber. Eso podría suceder y sería un error fatal. Además, no es tan sencillo agarrarla por el cuello, ella sabe que eso la deja indefensa, y rápidamente esconde su cabeza falsamente triangular.

No hay más remedio que cogerla por el cuerpo. Pero entonces se revuelve como si quisiera morderme y en ese momento una vez más se me aparece mi padre y me dice "¡Suéltala! ¿para que vas a correr ese riesgo innecesario?, ¿de verdad quieres quedar gravemente herido en este río, estando solo con tu hijo?. En cuanto te haya picado, ¿Tu crees que podrás conducir por la larga pista de tierra y después casi una hora más hasta el hospital?". Y así continua, y para mi es muy duro desobedecerle.

Yo siempre soltaba a la serpiente o a veces trataba de agarrarla pero engañándome a mi mismo, sin emplearme a fondo, por que en realidad lo que quería era dejarla escapar. Hasta este verano, cuando finalmente pude sobreponerme. Al verla dentro del río, con mucho cuidado de no asustarla me alejé unos metros para salir de su campo visual, dejé la cámara en la orilla y me saqué la camiseta. Por fin pude actuar sin dudas y agarrarla por el cuello, a pesar de que ella tensaba las cervicales, resoplaba y se me enroscaba en la mano, con una modesta pretensión constrictora. Pero me las arreglé para dejarla en una roca y ponerle la camiseta encima.

Estando a oscuras, el comportamiento de la culebra viperina cambia por completo, pero esto lo cuento aquí.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
la canción que Kaa le canta sí está bien:
...confía en miiiiiiiii. Sssssssssiempre en miiiiiiiiiiiii......

Nmp desde mi estúpido telefonillo
frikosal ha dicho que…
Si, cantar si que cantan bien y eso me recuerda al gregoriano que a veces escucho.

No mientas que el telefonillo tuyo no estúpido.
Mad Hatter ha dicho que…
Yo también tengo una historia curiosa con otra culebra viperina, cuando estaba de guardia de incendios y me llamaron del 112 porque un ejemplar de unos 40 cm de largo se había enroscado en las tripas de una... ¡¡¡moto!!!, que además estaba aparcada en pleno centro de la ciudad y ni la policiá local ni nadie quería hacerse cargo del bicho, así que nada, a llamar a los "pringaos" de medio ambiente.
Posiblemente, la culebra había sido arrastrada por las crecidas producidas por una tormenta el día anterior, habría salido por alguna alcantarilla en lena ciudad y, al notar el motor calentito de la moto, allí que se metió.
Para cuando llegué, armado con unos guantes, unas tenazas de cocina, un palo de escoba y una bolsa de basura, la culebra ya se había ido, no estoy seguro si sana y salva del todo.
Para diferenciarla de la víbora hay que fijarse en las escamas de la cabeza: pocas y grandes en la culebra, y pequeñas y numerosas en la víbora, así como en la pupila del ojo: redonda (como la de un búho) en la culebra y romboidal y vertical (como la de un gato) en la víbora.
n0n0 ha dicho que…
otra estrategia de defensa viperina suele ser hacer pipí-popó al cogerlas, de chaval las capturaba sin miedos y te puedo asegurar que el olor es pestilente como mil demonios. Mi abuela me miraba de reojo y decía "este niño atrae a las serpientes", lo que ella no sabía es el trabajo que me costaba encontrarlas.
frikosal ha dicho que…
Me hubiera gustado poder verlas de pequeño, yo viví en una ciudad-dormitorio donde solamente había ratas.

La estrategia del mal olor que comenta Nono, y la pupila de Mad, van a salir en la próxima entrada.
frikosal ha dicho que…
Tambien la policía municipal.. pocas tablas.
Anónimo ha dicho que…
No me ha quedado claro: hay que hacer pipí/popó para atraerlas y cogerlas o ellas hacen pipí/popó para espantar a quien las quiere coger?
Es que como ha dicho lo del pipí/popó y lo de que la abuela decía que el niño las atraía...


La desanchá.
frikosal ha dicho que…
Bueno, seguro que Nono sabe más que yo, pero por mi experiencia, es el bicho el que vacía su intestino cuando se siente agredido ¿es muy apestoso?.. siguiente capítulo.. es que era muy largo para ponerlo todo junto!
macroinstantes ha dicho que…
Lo de hacerse pipí es común a un montón de reptiles si no a todos.

Hace años un amigo tenía una tortuga mora del tamaño de un melón pequeño en su piso (ignoro su estatus legal pero en su piso la tenía). Estaba suelta por el piso, casi siempre cerca de algún radiador porque era friolera y estaba muy al norte de su área de distribución natural. Cuando llegaba alguna visita a su casa y descubría a la tortuga, casi todo el mundo reaccionaba cogiéndola y levantándola del suelo "Hala! una tortuga!" (por alguna extraña razón las tortugas terrestres son de los pocos reptiles que no despiertan desconfianza entre la gente).

Entonces mi amigo gritaba: "¡No! ¡No la coj...!"

Pero ya era tarde, la visita, con una mueca mezcla de asco y estupor, mantenía a la tortuga todo lo lejos que sus brazos le permitían mientras intentaba sin éxito que no le salpicara los zapatos. A mí siempre me maravilló que en una tortuga pudiera caber tanto líquido.
frikosal ha dicho que…
Jeje, que buena historia!
En un piso, pobre bicho, estaría de los nervios.. como yo.
Nosotros teníamos hace un montón de años, estaban acostumbradas a ser cogidas, y no hacían esas cosas.
Es curioso que a nadie le dan repelús.
igniszz ha dicho que…
Cuidado con las pirañas en el rio, que las hay que se hacen pasar por culebras.
frikosal ha dicho que…
Las patrañas también son muy peligrosas..

Entradas populares de este blog

La libélula negra

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta