viernes, noviembre 14, 2008

De nuevo, Navidad

--Una entrada sin ánimo de ofender a nadie--

Yo todavía no lo he visto pero me dicen que ya están los polvorones en el supermercado y las luces a punto para encenderse. Hay estudios muy cerebrales que demuestran que las ventas navideñas son proporcionales a la potencia eléctrica de las bolitas de colores y al cuadrado de los decibelios de cada villancico. (Repitan con voz alta y clara: ".. beben y beben los peces en el río..").

Pero a causa de la crisis este año habrá que duplicar la luz y multiplicar por raiz de dos los decibelios, a fin de poder mantener el ritmo de consumo, tan necesario para que siga girando el mundo hasta el final.

También el sorteo de Navidades, con los niños y niñas de San Hildefonso cantando los premios será memorable. Se comenta que el buen Dios, en su infinita sabiduría, decide enviar el gordo a los más necesitados de todos los españoles. Este año va a ir sin duda a los constructores, pobrecitos míos, que ya han destripado a la gallina de los huevos de oro después de haber mantenido trato carnal diario con ella durante diez años. Y algunos, según se dice, han llegado a pensar incluso en venderse el Porsche Cayenne. A los banqueros no les hará falta por que ya les ha ayudado, en secreto, el buen gobierno.

Este año no se si voy a poder soportarlo. Ruego a los Dioses verdaderos y a los falsos que tengan por favor un poco de misericordia y me den: salud, fuerzas, presencia de ánimo, templanza, serenidad, buen humor, amor al prójimo, caridad, lujuria, y sobretodo, gula.

Yo había elaborado un plan para desactivar la Navidad, pero ya no estamos a tiempo ¿Alguien se apunta para el 2009?.

21 comentarios:

iliamehoy dijo...

En las calles de mi pueblo, todavía no colgaron las luces, será que el ayuntamiento gastó todo el presupuesto en abrir zanjas y otros menesteres que prefiero seguir ignorando. El año pasado, pretendí instaurar el día de los damnificados por los efectos de la navidad, pero cuando fui a rellenar la solicitud, me fue denegada: TELECINCO había copado todos los meses del año en otras tantas nobles causas al parecer más productivas. Y eso que Julian Muñoz, todavía estaba en la cárcel. En fin....habrá que ponerse en lista de espera ante tanto overvooking.

iliamehoy dijo...

Cielos, se me fundió la bombilla: quise poner overbooking.... si es que eso me pasa por utilizar palabrotas.

Anónimo dijo...

Es cierto. Yo sí lo he visto. Y antes de que empezara noviembre. Una tarde, después de un rato de siesta fuí a Mercadona y ya habían sacado los turrones; ya de vuelta, un señor abría la verja con la llave en una mano y una cesta de navidad en la otra y atravesando el patio comunitario oí a unas señoras que hablaban de la cena de Nochebuena. Parpadeé y, con un despiste tremendo, no tuve más remedio que preguntarme "Pero bueno...¿cuánta siesta he dormido yo?".

Oiga, por qué no huye a ese lugar recóndito que usted conoce con la mujer y los niños?
¿No sería maravilloso aislarse de suegros y suegras, padres y madres, hermanos y hermanas, cuñados y cuñadas, etcéteros y etcéteras y cenarse unas sencillas sopas de ajo, echándole un par de huevos*?

*De gallina, a la sopa.

De los otros también hay que echárselos para hacer eso, sí.


La desanchá.

nomesploraria dijo...

Lujuria y gula, que no falten. ¡Viva la Navidad y los villancicos pijos!
hips!

Joselu dijo...

La mejor nochevieja que recuerdo fue la que celebramos mi mujer y yo, ella ingresada en el hospital con neumonía y alta fiebre. Está mal que lo diga porque ella lo estaba pasando mal. Me comí un bocadillo de jamón y me bebí una cerveza. Pensaba en lo que nos habíamos librado: la cena tradicional con treinta y tantos familiares lejanos o cercanos. Y a las doce, indefectiblemente, el plomizo comer las uvas, que nunca como, y abrazarse todos y desearse un feliz año nuevo. Allí estábamos nosotros, solitos, en la intimidad de la habitación, con el gotero puesto, y yo acabando mi bocadillo de jamón, pensando que la celebrábamos como dos enamorados metidos en una burbuja lejos de los fastos de la navidad. Fue una nochevieja muy feliz -para mí- cuidándola y velando su sueño agitado.

frikosal dijo...

Si que trataremos de marcharnos pero solamente por unos días, claro, no tenemos vacaciones. Y eso contando con que no nos de una epidemia de gripe como el año pasado.

Es que se hace largo: el Sorteo, Nochebuena, Navidad, el Santo Esteban, los Santos Inocentes, la Noche Vieja, el Día de Reyes, mucha tela.

Memorable la historia de Joselu.

frikosal dijo...

Y esa siesta que pareció tan larga.. que bueno.

No se puede instaurar ese día de los damnis por Navidad que dice Iliamehoy, por que eso sería ir contra el sistema. Pero ¿lo probaste en serio? /no te preocupes por la bombilla.

Sintagma in Blue dijo...

Me apunto!

Erna Ehlert dijo...

Tu entrada de hoy me hace recordar navidades.
Algunas navidades que prefiero no recordar por experiencias vividas. Luego están las Navidades que en su tiempo monté para que mis hijos lo pasasen bien, haciéndoles los regalos de Reyes en nochebuena para que tuviesen tiempo de disfrutarlos antes de volver al colegio.
Mas lejos, muy lejos están las Navidades que vivimos de niños los hermanos mayores (somos nueve, yo la mayor). En aquel tiempo pasamos con ilusión estas fechas y esto que eran tiempos de muchos apuros económicos.
Cada año nos aprendimos unos versos de memoria para recitarlos a los mayores y cantamos canciones tradicionales. Teníamos juguetes que solamente aparecían por Navidad para jugar estos días. Luego han sido escondidos hasta la próxima celebración navideña. De pequeños no nos dimos cuenta del todo, pues por abuelos y tíos estos juguetes fueron repintados y reparados y las muñecas recibieron algún vestido nuevo hecho con restos de ropa.
Bueno, también había algún regalo de “verdad” como una maleta para el colegio, cuadernos, lápices y ropa o zapatos que necesitamos de todos modos. Recibir un libro era la gloria.
Las navidades de ahora no me gustan nada. Más bien me producen una angustia y un rechazo total estos excesos a los que hemos llegado. Y me producen dolor según que propagandas. El año pasado vi un catalogo con ropajes y muebles para regalos de reyes para perros y me entró una tristeza y un rechazo profundo.
Pero aun así entre todo este consumismo a veces alguien enciende una lucecita con calor y sentimientos humanos de verdad.

frikosal dijo...

Angustia y rechazo. Es eso mismo.
Ahora los niños están saturados de cosas, y por más que intento (intentamos) controlarlo, no hay manera. Los abuelos, los tíos.. total: un montón de cosas, además son cosas fabulosas. Además los nuestros tienen el cumpleaños cerca de Navidad. Pobres niños, con la cabeza llena de cosas, no pueden detenerse en nada.

...antidoto esencial dijo...

Yo tengo la inmensa suerte de huir como cada año; en mi familia, la Navidad ha pasado a ser algo anecdótico. Se celebra, pero sin mucho fasto. Eso sí, yo disfruto de los colesterólicos polvorones y turrones como la que más.

Lo de los regalos a los niños es algo difícil de evitar; ya ha empezado el bombardeo mediático, y es prácticamente imposible no ser alcanzados. Y ciñéndome a la mera tradición, yo soy más de reyes. Lo que no comprendo es el cambio que se gesta desde hace años hacia papanoel, con la excusa de que los niños no tendrán tiempo de jugar con sus regalos. ¿Es que no tendrán 364 días por delante para disfrutarlos?. Aquí, en nuestros lares, es una razón sin razón.

(Ema, me refiero a la cultura y costumbrismo español. En otros países, me parece perfecto que sea otro personaje el encargado de los obsequios).

Amig@mi@ dijo...

¿Me pregunto por qué pides a los Dioses verdaderos cosas que ya tienes y a mantas?
;)
Besos

frikosal dijo...

Uy que va, flojeo mucho en varias de esas cosas.

Erna Ehlert dijo...

Ya cogió demasiado velocidad el carro para bajarse. Seria un suicidio.


Un saludo

pablito dijo...

por Dios, otra vez no, qué tortura

me apunto desmontar la navidad, pero lo veo tan dificil como desmontar el futbol

igniszz dijo...

Otras navidades son posibles, lejos del mundanal ruido publicitario.

Unas de las navidades más entrañables que recuerdo fueron las del 1991 (huy si ha llovido!) cuando nos fuimos unos colegas y yo a una cueva en Picos de Europa, el aislamiento perfecto, os lo aseguro.
Estuvimos una semana bajo tierra, sin contacto alguno con la civilización. Lo mejor, la sensación de descubrir rincones desconocidos. Lo peor, el jamón que nos olvidamos fuera. La cena de navidad fué un poco modesta: sopistant, fuet y cacahuetes.

zbelnu dijo...

Desactivarla, me encanta la idea. Yo por si acaso siempre me voy en Navidad. Depende del presupuesto y lo que esté haciendo, me he ido a la India, a Madrid, a los Balcanes o a pasar el día y la noche en Port-Bou, o siete días a Luxemburgo. En Europa no es tan opresivamente familiar, y en vez de villancicos horteras, hay algún concierto maravilloso, como el de campanas que oí el año pasado. Yo huyo de mi familia y de lo simbólico, naturalmente. Este año me voy a Bruselas...

frikosal dijo...

Nosotros también nos marcharemos, pero el año pasado tuvimos epidemia de gripe y lo pasé fatal, con los niños de San Hildefonso, que en mi opinión representan la esperanza católica de que es Dios quien mejor resuelve los problemas, en este caso interviniendo en las bolitas del sorteo.

sonia dijo...

Alo
Estoy muy interesada en saber tu proyecto de plan para desmontar la navidad para el 2009, ...lo he pensado muchas veces pero no se cual es la mejor estrategia. Estariamos a tiempo para el 2008.

frikosal dijo...

Es este.
Para el 2008 ya no estamos a tiempo.

el objeto a dijo...

sé que llego tarde pero me apunto al plan! para el 2009!
dicen que este invierno la gripe viene fuerte