miércoles, junio 22, 2011

La codicia infinita

Ni siquiera pueden nadar en sus millones, invertidos como están en espejismos perversos de diversas clases.

Una de las cosas que más me sorprende es la codicia infinita. La ilusión de mi vida, ya lo confieso ahora mismo, sería vivir sin más obligaciones que hacer las fotos que a mi me diera la gan. Escribiría un libro de teología recreativa y otro de insectos. Me retiraría a vivir a alguna isla, en una casita, tendría un perro y varios gatos. Viajaría a algunos lugares que quiero ver, no crean que son muchos. Les pagaría los estudios a mis hijos y cada mañana me levantaría con la ilusión de ver a mi señora. Esta es toda mi ambición. Ya se que no pido poco, y que no lo voy a tener, pero todo lo que viniera de más, ¿para qué lo quiero?

Yo no puedo comprender a esas personas que tienen la enfermedad de la codicia ilimitada. Son banqueros, especuladores.. amasan una fortuna descomunal, imposible de gastar en cien generaciones, a costa de putear a sus clientes y a sus empleados, comprando y sobornando a Dios y al Rey si es menester. ¿Para qué quieren tanto? De verdad que no lo puedo comprender, y me enfurece. No es el dinero su motivación. Ellos creen que están haciendo lo correcto, lo necesario, lo bueno, lo normal, lo que debe hacerse. Tiene que ser como un deporte, o un vicio de ganar más y más. Yo les he visto, a veces, a lo lejos, discutiendo con la misma pasión por un céntimo que por un millón.

¿No saben que también podrían ser felices enseñando a los niños, buscando luciérnagas, mirando estrellas? Algo hay podrido en esas almas.. Lo malo es que el sistema está montado de tal forma que justamente los que tienen enfermedad, esa infinita podredumbre de corazón, son los que llegan más arriba. Es una desgracia, pero se puede cambiar. No se puede eliminar ese vicio de la codicia infinita, pero podríamos protegernos de quienes lo padecen. Si no lo hacemos, esto no va a durar.

16 comentarios:

José Fernández dijo...

Te aconsejo que leas el siguiente artículo, tu entrada le va como anillo al dedo, lo tengo guardado en mis favoritos:
http://www.elpais.com/articulo/portada/Anatomia/codicia/elpepusoceps/20100606elpepspor_6/Tes
Yo añadíria una cosa mas, todos estas cosas se resolverian con la educación en el saber. El conocimiento es lo único que hace libre al ser humano y libre de todo este tipo de ataduras

frikosal dijo...

Voy a verlo. Leed el manifiesto de los economistas franceses, es un poco largo pero merece la pena.

frikosal dijo...

Este es el enlace de José Fernandez, Anatomía de la codicia, efectivamente encaja muy bien con esta entrada.

Albert dijo...

La codicia infinita no solo es en bienes materiales. En 1917 una revolución abolió (mejor o peor) la propiedad privada, y fracasó, porque se olvidó de otra codicia, la del poder. El poder corrompe tanto o mas que el dinero...

Ars Natura dijo...

No fue ese el único accionista que le cantó las cuarenta al Sr. Botín. Podéis ver un video aqui (a partir del segundo 0:28 habla otro de los accionistas y en el minuto 1:15 le dice al banquero "todo poderoso": "Los indigandos crecerán aqui dentro, están en la puerta los del 15-M, dentro de poco estarán aqui dentro").
Y otro video de otro de otro de los accionistas aqui.

Una reflexión, a ver si alguien me lo aclara. Si la cadena de televisión La Sexta, pertenece al Grupo Mediapro y a este grupo pertenece el Sr. Zapatero, el cual le debe muuucho dinero al Banco Santander, ¿no os parece un poco extraño siendo como son los medios de "desinformación" que estas cosas salgan retransmitidas en el Noticiario de La Sexta? QUé se pretende con esto? Informar a la gente? no creo... sus intereses no son esos, si no manejar al pueblo.

Oddiseis dijo...

No podría estar mas de acuerdo con usted, incluido su/mi ilusión en la vida.

De la codicia, se me ocurrió en cierta ocasión que un enfermo de Síndrome de Diógenes que tuviese el suficiente dinero y poder (y gente para servirle y ocuparse de todas sus necesidades) se parecería terriblemente a uno de esos opulentos codiciosos. Tal vez en realidad sea una variante de esa enfermedad, o que esté dirigida no a la posesión de elementos materiales sino de un intangible como el poder (a través del dinero, como bien han apuntado).

También se ha apuntado la presencia de elementos que apuntan directamente a diversos trastornos sociopáticos como la psicopatía (sí, la misma enfermedad que la de los asesinos en serie), principalmente por la notoria ausencia de comportamientos empáticos (incapacidad para entender y compartir el sufrimiento ajeno) y por su desprecio por las necesidades de los demás.

En todo caso, no me cabe la menor duda de que si conociésemos las biografías vitales "sin censura" de estos personajes, seguro que contendrían una bonita colección de carencias afectivas y dificultades de obtener una socialización sana.

Joselu dijo...

Ya sabes el famoso cuento de un negociante americano que va a un país caribeño y ve a un pescador durmiendo al lado de su barca. Este pescador salía a pescar justo lo que necesitaba para vivir. El americano le estimula a que salga todos los días para así progresar, comprar más barcas, y por fin hacerse rico. ¿Y qué conseguiré con eso? -le pregunta el pescador-. Pues poder descansar algún día y echarse a dormir frente al mar. "Ya lo hago, ahora", le respondió.

Es una vieja historia que seguro conocías, pero que me lleva a la reflexión de que la filosofía del pescador no llevaría a su país al éxito económico, ni subiría el nivel de vida, ni existiría seguridad social, y probablemente no habría clases medias, ni escuela para todos... Desgraciadamente el progreso se basa en la ambición desmesurada. ¿Por qué Bill Gates ha creado su imperio de Windows y ha conformado el mundo a su imagen? Podría haberse quedado en una plataforma local. Steve Jobs, del que tienes un Mac diseñado por su empresa, también ha tenido una ambición inmensa y ha hecho de sus aparatos objetos de culto. Podría haber limitado su ambición y quedarse en casa. Pero no existiría Apple, ni tantos proyectos gigantescos que van unidos a la ambición, que no se circunscribe únicamente al terreno del dinero. El deporte y sus marcas fabulosas es otro tipo de ambición desmesurada en muchos casos. Ser el mejor, ser el más rico, ser el más poderoso, ser el más original... puede constituir una filosofía que no nos guste, a mí al menos no me convence, pero lo cierto es que el llamado progreso de la humanidad va unido a la ambición desmesurada en sus múltiples formas. Otra cosa es preguntarse adónde nos lleva el progreso, lo que tiene dos caras como Jano, y podemos experimentar ahora sus limitaciones y peligros.

frikosal dijo...

Jobs debe tener un perfil muy parecido al de Gates. No cometamos el error de pensar que esos enórmes ególatras son los que hacen los productos de sus empresas. Hay gente muy buena trabajando en Apple. Entre ellos estuvo Wozniak, amigo personal de Jobs, y uno de los más brillantes ingenieros del siglo pasado. Jobs le estafó y cuando mucho más tarde Woz se enteró, se puso a llorar.

Ahora Apple se ha convertido en un monstruo que más bien dificulta la innovación con su política de cerrar los sistemas y cobrar por la venta de cada aplicación. Tengo algunas cosas Apple pero eso no me impide ver a ese señor como lo que es.

De todos modos ya quisiéramos que Botín o Alierta fueran como Jobs o como Gates. En este país el negocio se basa simplemente en ordeñar a las masas amparándose en privilegios que parecen casi feudales.

Joselu dijo...

No es posible crear un imperio sin engañar, sin estafar, sin traicionar. Vi la película La red social y el supuesto fundador de Facebook, Mark Zuckenberg también estafó a su mejor amigo. No se puede llegar a la cúspide siendo ético. Son cuestiones incompatibles, pienso yo. Cuanto más subes, más te juegas, más debes a otros, pero tu ambición te lleva a creerlo sólo tuyo. Estoy leyendo un libro sobre Steve Jobs. Opinaré sobre Apple cuando lo concluya. El que sube es por ser listo, pero también por ser un cabrón. Los que estamos en la base, sin ambición alguna, no entramos en ese juego, aunque no es desdeñable nuestra pequeña soberbia personal, a pequeña escala, eso sí.

Josep Fábrega Agea dijo...

Para entender mejor a esta gente me estoy volviendo a leer "El arte de la guerra" de von Klausewitz y "El Princípe" de Maquiavelo.

Dos libros de cabecera para ellos. Y como se acerca el verano y tengo vacaciones de maestro creo que no está de más ue vuelva a leerme "los ciudadanos siervos" de Juan Ramón Capella, un libro que ya avanzaba todo lo que está pasndo en 1993!. Para muestra una cita de la página 107 :
"Los estados ya no son soberanos supremos de las sociedades que gobiernan. Su soberanía se ha vuelto porosa a intervenciones externasa ellos (FMI, Banco , Mundial, GATT) y la capacidad de coerción de las empresas multinacionales sin menospreciar el político-militar y el tecnológico.
1993!"

Más adelante habla de l "Lex mercatoria"

Avanzaba también el concepto base que mueve a los indignados cuando dice:

"La utopía ya no es principalmente un lugar ideal, la ciudad ideal, sino que mucho más modestamente lo que empieza a ser utópico-como señala el filósofo y teólogo José Gómez Caffarena es que las cosas no empeoren demasiado qeu lo malo cotidiando no se agrave" página 54.

Debo advertir que "Los ciudadanos siervos" es un libro de lectura muy árida.

Saludos, doctor.

igniszz dijo...

Estoy de acuerdo con todos a la vez. Yo creo que esa codicia infinita, ha permitido que sobreviva la especie humana a lo largo de la historia, aunque tambien lo podría haber hecho buscando el compartir en vez del competir. Que sobrevivan los que se sostienen por encima de los demás garantiza mejor la disposición de recursos.
Para esta mala gente sólo hay un remedio, y que me perdonen a quienes les parezca bestia, y no es otra que una buena enfermedad terminal: empezarian a preocuparse de otras cosas, digo yo.

Antonio Martínez Rúa. dijo...

Hombre, parece estar claro que los grandes hombres de negocios tienen estructuras mentales con tendéncias psicópatas... una absoluta falta de empatía por las demás personas. Usarán la vida o el tiempo de un trabajador, socio, etc como si se tratara de un tornabís, o una calculadora. Poco más que decir.
El "progreso" no es tal si es simplemente material, como el PODER intenta que sea... la educación y la cultura es la mejor arma del pueblo, y es lo que ellos siempre intentan mutilarnos...
Un cierto bienestar es deseable, sin duda, la cuestión, como en todo es encontrar el equilibrio...
Actualmente se hacen grandes técnicos, doctores, biólogos... pero no se educan personas.
Un psicópata que quiera enriquecerse a costa de los demás lo puede hacer sólo cuando los demás nos dejamos... por falta de información, educación o ética.
Esa debería ser nuestra lucha.

Antonio Martínez Rúa. dijo...

Y otra cosa, como veo que aparece el tema informático... estos "imperios" los crean ellos empujados por su "enfermedad mental" y eliminan cualquier atisbo de competencia, pero se lo ponemos bien fácil... pero hay alternativas.
Existe una ENORME comunidad mundial, que no se basa en beneficios, en márgenes comerciales, en manipular a sus clientes... Me refiero al sotware libre.
Hace años que uso en exclusiva este software y puedo navegar en internet como el que más, puedo escribir un documento y mis fotos las proceso con tan buena fortuna como el que más...
Tenemos opciones, pero elegimos su juego.
La gente (que le vamos a hacer) desconfía cuando alguien le ofrece su trabajo sin esperar remuneración económica... quizás es que pensamos que nadie es capaz de ceder una parte de su esfuerzo... "piensa el ladrón que todos son de su condición". Quizás es que somos todos un poco monstruitos, jeje.

pazzos dijo...

Me indigna la intervención de Antonio Panea en la junta del Santander que enlaza ARS NATURA . Si vais a su página web antoniopanea.com veréis que está esponsorizada por Banesto ¡del grupo Santander! El sr. Panea no es un desconocido, es uno de los abogados perseguidores de Garzón, y con su intervención sólo busca publicidad gratuita para su bufete.

pazzos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pazzos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.