lunes, junio 27, 2011

Ejercicios espirituales para ateos: Besar a una luciérnaga

Si algo merecería ser protegido y reverenciado, serían las luciérnagas, compañeras de las estrellas.

Adelante. Atrévanse. Veran como no se apaga.

Yo ahora no estoy, esta entrada está programada.

16 comentarios:

fra miquel dijo...

Certament... Cada cop és més difícil trobar-ne...
Salut!

Angeles dijo...

Francamente Sr. Frikosal, esa religión suya mola un montón, lo besa usted todo, lagartijas, mariposas, luciérnagas....

frikosal dijo...

Vengo de besar a un erizo!!
(de tierra)

frikosal dijo...

Vengo de besar a un erizo!!
(de tierra)

Noemí dijo...

¿No se supone que no estaba usted?
;)

nomesploraria dijo...

Loadas sean las luciérnagas.

MartinAngelair dijo...

Me gusta que 'vengas de besar a un erizo (de tierra)'.



Ojalá los demás quisiésemos,...supiésemos,... pudiésemos,...copiarte,... :)





(la luciérnaga parece que tiene más de una luz fantástica)





Bonita entrada programa,... :)


(también me ha gustado mucho la anterior)




Muchos besos.
B.D.C.M.

frikosal dijo...

No estoy sin estar en mi.
Alabados sean los erizos; en verdad os digo que casi no pinchan.

frikosal dijo...

Raimat, 2008

Va ... de sols! dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
treehugger dijo...

Mi hermano recogió a un pobre erizo cerca de la ciudad dormitorio. Recuerdo que olía muy mal. El suyo estaba perfumado?

Jordi Busqué dijo...

Cuando no se está se está más que nunca.

diminuto blog dijo...

Hay que estar a lo que hay que estar. Estar besando luciérnagas, aún sin estar, es un estado que, además de no precisar de banderas, está muy mal visto.

Pandilla de cegatos.

Preciosa, don Frikosal.

Erna Ehlert dijo...

Manel, ¿te distes cuenta que el erizo de tierra tiene la barriguita muy suave?

Me encanta el corazoncito de luz naranja que te emite la luciérnaga.
Seguramente a raíz del beso…

¿Eso de Raimat 2008 es un vino?
No estarías colocado…

Joselu dijo...

Las veces que he visto a las luciérnagas me han parecido maravillosas. Feliz tú que vives tan intensamente esa devoción hacia lo diminuto y lo infinitamente lejano. Saludos veraniegos.

Jesús Dorda dijo...

Pero la luciernaga se apaga tras copular y deja a todos sus fieles en la oscuridad más absoluta.