lunes, febrero 28, 2011

Jabalíes que apenas se ven corriendo de noche

Jabalíes que apenas se ven, corriendo de noche por los campos casi oceánicos de trigo ya cosechado. Yo los había estado acechando, con la inocencia de un niño, escondido detrás del roble mientras miraba las estrellas. Había quedado con un cazador, que prometió venir para enseñarme a cazar, pero con la cámara, naturalmente. Y yo tenía la secreta esperanza de elevarle a él hasta la categoría de fotógrafo de naturaleza y que dejara de una vez la escopeta en casa. Pero todo falló, no se presentó y me fui yo solo a esconderme antes de que llegaran los jabalíes. Era ese momento mágico cuando el cielo todavía es azul en agosto, pero ya se ve a Arturus, y casi parece que Daneb quiera asomarse.

Pasaron dos o tres horas y la Vía Lácetea ya estaba en el cénit, corriendo de norte a sur. El viento me venía de cara, como yo había previsto, y entonces fui yo quien pude oler a los jabalíes, otra vez como cuando tu (querido lector) y yo éramos béstias felices. Huelen a cerdo, a excremento de cerdo fresco, a animal. Salí a campo abierto con la cámara y el flash en una mano, y una linterna en la otra. Me fui acercando y era un suplicio enfocar a la luz de la linterna que apenas alcanzaba a los animales.

Más tarde el cazador me enseñó su escopeta con mira láser Zeiss, y pensé que aquella noche hubieran caído los cinco, cinco fotos como cinco soles hubiera hecho con semejante instrumento de precisión, que vale un imperio. Pero la D200 era mala mala para hacer fotos con poca luz, sin luz realmente. Al fin el viento cesó y después cambió por un momento. Me olisquearon ellos a mi, como debe ser. Dejaron de hozar por un momento, se quedaron como en tensión aguzando los sentidos y después salieron de estampida, hacia su refugio secreto en el monte (que nunca he podido encontrar).

En esta foto, que a muchos les parecerá una mierda, yo vi el dinamismo de las pinturas rupestres.

Ya vale de acomplejarnos con el ruído y de buscar la perfección técnica mientras la vida y el sentimiento se nos van escapando. ¿No era bello el grano? Pues el ruído digital, lo mismo.

20 comentarios:

Jordi Busqué dijo...

Me encanta el brillo en los ojos de los jabalíes. Tb su relato y la foto. En B/N el ruído puede ser bello, sí.

RAFA PÉREZ dijo...

Antes de llegar al final iba pensando todo el rato en el arte rupestre, supongo que sugestionado por mi reciente visita a las cuevas cántabras. También me ha venido a la cabeza el rato de miedo que pasé recientemente con estos animalitos, pero mereció la pena. Pronto el resultado.

Martin Gallego dijo...

Algunas veces ponemos nuestros anhelos en manchas de luz...

igniszz dijo...

La fotografía rupestre es arte? Muy interesante la reflexión.

Paco Elvira dijo...

Manel, me recuerdan a las pinturas de Altamira que tuve la gran suerte de ver cuando era un niño, acompañado por mis padres.

frikosal dijo...

Paco,
Yo pude verlas también pero debía ser muy pequeño, no las recuerdo en la cueva pero si que tengo la imagen grabada en la cabeza de haberlas visto después. Hace tiempo que quería colgar la foto pero me jorobaba la mala calidad. Está muy subexpuesta y son 1600 con una D200.. es un flash a plena potencia a una distancia muy considerable. El otro día conseguí superarlo y pensé en colgarla.

la desanchá dijo...

En la segunda foto parecen tejidos en una alfombra.

frikosal dijo...

Genial lo de la fotografía rupestre, Ignis (lástima que no pudieras venir el otro día!)

frikosal dijo...

Muchas gracias señora Desanchá !

Anónimo dijo...

Eres genial. Y me refiero a las fotos, jaja!,,,, que luego te leo.

El ruido es bello como dice Jordi, jaja! al menos cuando su grano es de menor tamaño que un macho de cerdo salvaje. Sr. 700, todo es bello según como se presente.
A mi estas fotos me han encantado. Te dejan soñar.

Me has vuelto a sorprender tu originalidad!!!!


Jesús Acín

Joselu dijo...

Por la belleza de la imperfección. Nada hay más inaguantable que ciertas fotografías tan elaboradas, tan pensadas, tan exquisitas que pierden el hálito de la vida. Ya sabes que no soy buen fotógrafo, pero en todo caso mis fragmentos de vida son sumamente imperfectos y no me desagradan. Lo inestable, lo incierto, tiene muchas veces mayor densidad que lo asentado y oficial. Detesto la palabra "oficial", los títulos, a todos los fallecidos que reciben el pésame del president por ser Creu de Sant Jordi... Por lo inexacto, por lo extraoficial, por lo efímero, por lo marginal aunque sea contemplado desde la oscura vida de un funcionario gris. Saludos.

diminutoblog dijo...

Creo que nunca te acomplejaste; (¿por qué habrías de hacerlo?, caray).

"Hacer del defecto una virtud", me comentaste en una ocasión. Y más que eso, reconocer todas las posibilidades como recursos potencialmente positivos, sin tomarlos a priori por defectos.

El grano es bello y el prejuicio es horroroso; que te lo dice Paco.

Me ha gustado eso de "...otra vez como cuando tú (querida bestia) y yo éramos lectores felices..."


A lo mejor no has escrito exactamente eso, pero la abstracción, como el grano, es bella, querido Manel.

nmp dijo...

Diminuto blog dice: "el grano es bello"
Esta mañana en el tren he visto uno. Era enorme. No sé si era bello.

MartinAngelair dijo...

En una época, de las muchas épocas que he vivido,...

...pues, en una época feliz de mi vida, (no hace mucho), éramos una pandilla de muchos.


Muy libres y muy pegados los unos a los otros.




Una de nuestras expresiones favoritas:

...Eres un jabalí!...



Si nos referíamos a alguien que no conocía el que escuchaba, y si procedía y merecía la pena, acabábamos el relato con: Creo que es un jabalí.





Cada vez, prefiero entender y saber menos de fotografía para poder disfrutaros como más me gusta,...


...y es que estoy convencida que soís unos jabalíes,...:)





Muy bonita y tuya esta entrada.





Besos.
B.N.C.M.

...antidoto esencial dijo...

Me sé de uno que, una vez (al menos), los persiguió con un 4x4...
:)

frikosal dijo...

Si, era yo. Cuando quieras vamos.

Miazuldemar dijo...

Enhorabuena por el momento mágico. Se siente uno privilegiado ¿verdad? A un cazador de escopeta no le daría tiempo a disfrutarlo, y si comenzase a disfrutarlo quizá no sería ya capaz de pegar un tiro. Qué pena que no se paren a ello, les puede más el ansia de llevarse un trofeo a casa.

Rosa dijo...

Estoy de acuerdo con Jordi en cuanto al ruido en B/N. En algunas ocasiones es mágico.

Yo, cuando veo las pinturas rupestres, me imagino a un "equipo" de hombres de las cavernas diciendo: "Tú y tú os acercaréis con los arcos, mientras los demás lanzamos nuestras lanzas (valga la redundancia). Con suerte podemos cazar siete bichos de los pequeños y dos o tres de los grandes. ¿Alguna pregunta?"

xD

Amig@mi@ dijo...

"Yo vi el dinamismo de las pinturas rupestres".
...
Yo créia que eran pinturas rupestres, cuando sin leer, vi las imágenes de las últimas entradas,antes de ahondar más.
;)
Un abrazo

Alchata dijo...

Una entrada ¡genial!