Pasión y muerte del pequeño ciervo volador

El ciervo volador, lucanus cervus, es un escarabajo interesantísimo que yo creo daría para un libro entero. Solamente destacar su enorme tamaño (¡hasta 90 mm!) y la gran diferencia entre machos y hembras. Los machos adultos tienen unas enormes mandíbulas que los incapacitan para cualquier cosa útil pero que en cambio les permiten pelearse entre ellos con gran eficacia. Los vencedores del combate se aseguran el favor de las hembras, más pequeñas y con una boca que les permite comer, actividad más mundana que la guerra pero sin duda más útil. Los hijos machos de la unión heredarán las mandíbulas del padre y las hembras la preferencia de la madre por los machos de mandíbula exagerada. La evolución tiene estas cosas, no basta con estar adaptado al medio ambiente, si no que hay que ser capaz de encontrar pareja. Esto a veces da lugar al runaway sexual selection, proceso natural que engendra mónstruos como el escarabajo ciervo, el pavo real y otras aberraciones que los lectores del importantísimo libro The mating mind conocen.

Los jóvenes escarabajos ciervo tienen el aspecto de un gusano. Pasan años enteros ocultos, alimentándose de madera podrida, preferentemente de roble (pero tal vez no únicamente). Cuando ya son grandes gusanos de más de 10cm y se sienten con fuerzas para enfrentarse a la vida adulta, vacían una cámara dentro de la madera y realizan la metamorfosis. La vida del adulto es relativamente corta y tiene por finalidad casi exclusiva la reproducción. Pero nada de esto se conoce con certeza: la duración de la vida larvaria, su dieta, el momento de la metamorfosis.. son pequeños misterios que probablemente nunca se van a resolver por que la extinción del Lucanus cervus ya se da casi por segura desde finales de los 80. Es cuestión de tiempo. Su problema principal es la destrucción del hábitat. Como en el caso de uno de sus depredadores, el autillo, necesita bosques viejos con ramas y árboles caídos que se pudran tranquilamente allí mismo. Además, los adultos son fatalmente atraídos por la luz.

Yo nunca he tenido la suerte de verlo. En cambio, he podido ver y fotografiar a un pariente suyo incluso más escaso: el Pseudolucanus barbarossa que os muestro arriba. Dice el texto que citaba al principio: Si poco se sabe del Ciervo Volante, menos aún se conoce sobre Pseudolucanus barbarossa, una especie próxima, endémica de la Península Ibérica y norte de Marruecos (Baraud, 1993) y que se enfrenta a los mismos peligros potenciales. Cuenta con el agravante de que sus poblaciones parecen ser bastante más escasas.

Había visto al Pseudolucanus barbarossa en varias ocasiones, pero siempre animales medio muertos. El verano del 2006, estando en un pueblo, al salir de madrugada de una fiesta en casa de un amigo, pasé andando por la plaza y cerca de la farola oi un fuerte zumbido. Era el Pseudolucanus, que es más pequeño que el Lucanus pero también espectacularmente grande, a primera vista parece un pájaro. Fui corriendo a por la cámara y me las arreglé para fotografiarlo. Yo lo confundí con el Lucanus, pero Pedro Ayerbe me corrigió el error. Los insectos siempre encuentran la manera de sorprendernos, siempre son más complicados de lo que uno imaginaba.

Desde que pusieron las farolas nuevas (en mi opinión, mucho más potentes de lo necesario), los he visto en alguna ocasión más. El año pasado vi a este ejemplar totalmente desorientado. Alzó el vuelo varias veces. Es espectacular verlo abrir las enormes alas inferiores, tomar aire durante unos segundos, empezar a agitar las alas con un zumbido fuerte, y salir volando rapidísimo ... para acabar chocando contra la farola.

Los insectos tienen dos pares de alas, pero en el caso de los coleópteros, el primer par (los élitros) sirven solamente para proteger a las inferiores (aunque yo creo que ese perfil debe generar alguna sustentación). Las alas verdaderas son tan grandes que no podrían caber debajo de los élitros si no estuvieran plegadas. Alzar el vuelo o recoger las alas es una delicada tarea de papiroflexia. Una mariquita lo hace demasiado rápido para poder verla, pero estos bichos tardan por lo menos dos segundos y da tiempo a intuir la complicación del movimiento. También se aprecian en la foto los grandes músculos en el tórax, que son los que mueven las alas. Pero ese vuelo es caro en términos de energía, hay que comer mucha madera podrida para poder levantar a ese gran escarabajo. A las pocas veces de intentar volar y chocar, el pequeño ciervo volador estaba exhausto y maltrecho por los golpes.

Viendo que estaba próximo a morir, después de mucho pensarlo, lo llevé al bosque de robles que está a unos 500 metros, por ver si allí encontraba a su media naranja. Me temo que no fue así.

Comentarios

igniszz ha dicho que…
Hubo una época que me dió por fotografiar farolas, tienen su encanto.

Supongo que para un coleóptero, debe de ser el éxtasis total. Llegar a su luz debe de ser comparable a tocar a Dios para un cristiano. Que triste final para una vida de penitencia.

Impresionante foto.
macroinstantes ha dicho que…
Fantástica foto de ese primo del ciervo volador desplegando sus espectaculares alas.

Respecto al ciervo volador, el autentico, y por poner un punto de optimismo, en la zona cantábrica, desde Galicia hasta el Pais Vasco, no es en absoluto escaso, y no corre más peligro que otras especies. Se alimenta de madera podrida de muchos árboles y no solo del roble, y sus poblaciones gozan de buena salud. Así que su extinción no es a corto plazo mientras siga encontrando tocones podridos (más de 5 años desde la muerte del árbol).

Esperemos que siga con nosotros mucho tiempo. Una buena excusa para visitar Asturias y alredores.
frikosal ha dicho que…
Ignis,
Si que es una pena.

Macro,
¡Me alegro de oir eso y espero subir a verlo este mismo año! No quisiera parecer alarmista o que me recreo en el pesimismo. Yo hago referencia a este comentario que viene en el enlace: "Según todos los indicios, su extinción está asegurada en un plazo no superior a cincuenta años." (Huerta & Rodríguez, 1988; Rodríguez, 1989).

De todos modos, tocones podridos pocos van quedando.. Entre los incendios, la "limpieza" de los bosques etc..

Desde luego el Pseudolucanus, donde yo lo he visto, me temo que lo tiene crudo. Me han contado que hace años era frecuente verlos volando al atardecer. Ahora ver uno es un acontecimiento.
nomesploraria ha dicho que…
Preciosa foto mi estimado Dr. Lo de los bosques viejos, el autillo, el escarabajo... es un asco.

He tenido algún encuentro con el más abundante escarabajo rinoceronte Oryctes narsicornis. Son momentos espectaculares aunque casi siempre los veo muertos o moribundos.
pedro ha dicho que…
No creo que se extinga en 30 años, ni mucho menos (ya han pasado 20). Aquí en el Goierri el Lucanus es un bicho frecuente, en cambio no hay Pseudolucanus ni Orictes que son mediterraneos. Como curiosidad los Pseudolucanus acuden a la luz pero los Lucanus no.
frikosal ha dicho que…
Nmp,
Yo no lo he visto nunca el Oryctes narsicornis. A ver si hacemos una exploracion conjunta y tenemos suerte.

Pedro,
Esa ausencia de atracción a la luz tal vez es importante. Veo que los del proyecto lucanus están tratando de medir el número de individuos, será interesante saber los resultados.
nomesploraria ha dicho que…
Lo he visto en Juià varias veces y en Menorca muchos muertos en el campo.

Este verano los buscamos sin falta.
frikosal ha dicho que…
Nmp,
Resulta que si que he visto el nasicornis, y además lo he fotografiado, pero era la hembra. ¡Soy un despistado! Un bicharraco notable, pero imagino que mucho menos espectacular. Pronto (cuando me toque la lotería de una vez) seremos de los primeros entomoturistas y viajaremos por los cinco continentes fotografiando los bichos más interesantes. Estas invitado.
nomesploraria ha dicho que…
Queridísimo Dr tan amable invitación me conmueve. Lo mismo digo cuando me toque a mi; aunque será complicado por el hecho de no jugar jamás y porque temo que usted tampoco lo hace.
Gracias igualmente por la buena intención que al fin y al cabo es lo que cuenta.
treehugger ha dicho que…
Como me encanta esta entrada!
Intenté fotografiar a un escarabajo en el momento de desplegar las alas este verano y me resulto imposible. Tendré que seguir depurando la técnica...

-th
frikosal ha dicho que…
Efectivamente, será complicado, nunca juego y si alguna vez compro lotería, me olvido de mirarla y acabo tirando los décimos al cabo de muchos meses, después de caducados.
Yo creo que esto es por que mis papás me enseñaron que las cosas se consiguen trabajando y no con un golpe de suerte. De esta forma ellos no salieron de pobres y yo voy por el mismo camino, pero prometo hacer por lo menos una primitiva.
frikosal ha dicho que…
Th,
Este es más fácil, es enorme y algo lento. La fotografía no da idea del tamaño, es casi tan largo como mi dedo índice.
pedro ha dicho que…
El mundo va a mejor. Antes la gente se juntaba para matar osos, leones y elefantes. Ahora para fotografiar escarabajos y otros bichejos. Os invito a venir en Julio, y al mismo tiempo me apunto al Oryctes, dónde? cuando?
Dr. Jorge Garat. ha dicho que…
Hola Frikosal,
Lindo relato. Yo he visto ciervos volantes de poco más de 10 cm en Chile. Por alguna razón aquí les llaman "Madre de la culebra". No se porque...
Como van los SB R200? Yo ya tengo cuatro (pero solo tres instalados sobre el anillo) de repente consigo volúmenes interesantes. El tercero lo roto según la situación.

Un abrazo desde Santiago de Chile.
Jorge.
Dr. Jorge Garat. ha dicho que…
Hola Frikosal,
Lindo relato. Yo he visto ciervos volantes de poco más de 10 cm en Chile. Por alguna razón aquí les llaman "Madre de la culebra". No se porque...
Como van los SB R200? Yo ya tengo cuatro (pero solo tres instalados sobre el anillo) de repente consigo volúmenes interesantes. El tercero lo roto según la situación.

Un abrazo desde Santiago de Chile.
Jorge.
frikosal ha dicho que…
Esta misma foto está hecha con los 200. Justamente estos dias estaba pensando en mandarte un correo con una pregunta.
Vuestro ciervo volante debe ser otra especie, me encantaría verlo. Lo del nombre, ves a saber. ¡A ver si finalmente puedo pasarme por Chile este año de nuevo!
CresceNet ha dicho que…
Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my site, it is about the CresceNet, I hope you enjoy. The address is http://www.provedorcrescenet.com . A hug.
hombredebarro ha dicho que…
Yo los he conocido como las vacalouras, en Galicia, pero de un tiempo a esta parte ya no se ven. Hace unos años todavía aparecían en jardines cercanos a las ciudades. Mi hijo de cuatro años conoció el verano pasado el cadáver de un ejemplar bastante pequeño, supongo que hembra. Una pena que quizás no llegue a conocerlos en todo su esplendor.
Carmen ha dicho que…
Como siempre, un gusto pasarme por aquí a enterarme de lo que pasa en un mundo al que hasta ahora no había dirigido prácticamente la mirada. De verdad que leyéndote estoy descubriendo otro mundo... y sigo!
Juanma Sánchez ha dicho que…
Los que tenemos la suerte de vivir cerca o en el campo, los vemos en las noches de verano (me refiero a grandes coleópteros en general)revoloteando cerca de las farolas, que lo pueblos tampoco se libran de eso. Son animales tan pesados que a veces se quiebran el exoesqueleto en las caídas tras el choque. Hay un lugar en particular en el que siento a ver cazar a los murciélagos y más de una vez lo he visto. A las mañanas se ven los escarabajos muertos al pie de la luminaria. Recuerdo el primero que vi. Tendría unos 7 años ( yo; no el bicho). Mi padre me dijo que era un "ciervo volador" y - efectivamente - fue en el País Vasco donde aun se ven. Al cabo de los años lo volví a ver... en un pisapapeles incrustado en metacrilato.
Una foto magnífica, como siempre.
Mad Hatter ha dicho que…
El Ciervo volante está protegido en toda Europa, debido a lo que comentas de la escasez cada vez mayor de robles viejos. En La Rioja sin embargo no es raro, yo los veo casi todos los veranos volando al atardecer, una vez una hembra mordió a mi hermano y le hizo polvo el dedo, aquí también he visto otro coleóptero muy raro y bonito, propio de hayedos, el Cerambícido (longicornio) Rosalia alpina.
Personalmente no creo que llegue a extinguirse, ya que cada vez se está dando mayor importancia a la madera muerta y al arbolado viejo en la gestión forestal europea.
Marmorlu ha dicho que…
Recuerdo hace muuuchos años en un camping en Roses... yo estaba en los servicios, de noche, lavándome los dientes para irme a dormir...
De repente oigo un enorme zumbido, un golpazo en el espejo y una cosa negra ENORRRME debatiéndose patas arriba en el desagüe del lavabo...
Ni que decir tiene que me llevé un susto enorme hasta que vi que tipo de "extraterrestre" acababa de aterrizar frente a mis narices... era un macho ENORME, al que no me atreví a coger, y que en cuanto consiguió darse la vuelta emprendió de nuevo su errático vuelo.
Nunca lo olvidaré !
Anónimo ha dicho que…
tan cotizados y en mi finca los hay a mogollon ahora en verano
ldelux ha dicho que…
La verdad que es una pena.
Acaba de entrar un insecto volando en casa, nos preguntamos si sería un ciervo volador (o vaca yorina, como se le llama en Asturias), pero lo perdimos de vista enseguida.

Me acordé de cuando era pequeña, que había muchos, todos los veranos veíamos unos cuantos. Tengo 26 años y hace mucho que no veo ninguno.

Así que nos pusimos a investigar ahora mismo, y de casualidad caí en esta página.

Repito, es una lástima perder a un escarabajo tan curioso...

Entradas populares de este blog

La libélula negra

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta