lunes, febrero 28, 2011

El sufrimiento de las piedras

También las piedras sufren, miles de años tiradas en la cuneta, expuestas al hielo y al sol implacable por fuerza tienen que doler. 
Tantas veces ignoradas y utilizadas.. incluso alguien muy hambriento habrá pensado a primera vista que esta piedra es un rico pan del que podría alimentarse.
Sin embargo no es más que una piedra dolorida y cubierta de cicatrices.
Me la he llevado a casa. Yo se que no puedo amar a todas las piedras pero esta tiene un lugar en mi estantería, al lado de un pincho gigante de cacto que recogí en Atacama y de otros pequeños tesoros. 
Recomiendo: I am a rock, Paul Simon. Hay que evitar la tentación de ser una piedra, puesto que incluso las piedras sufren.

14 comentarios:

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

...Ya lo creo, sufren un riñón...Y los riñones también sufren con las piedras, y la vesícula biliar.

Remei dijo...

Parece que hoy va de piedras y panes, acabo de visitar un blog (DESVARIOS CON LA CAMARA) en el cual se acomoda otro pan, eso sí, al lado de un chorizo...y yo misma acabo de poner mis piedras a remojo...
A mi lo que me sabe mal es que tu piedra sufra, cuídala, porque es cierto que sufren. Saludos.

Inuit dijo...

Hola Frikosal,buenos días.
No sé si escuchar un tipo de música configura un tipo de personalidad. Ésta, como todas, una época; también un idealismo posible, deseable y una libertad necesaria como el maná en el desierto.
Parece ser que el sufrimiento como el gozo es común a todos los seres sensibles. Según aquellos que ven y entienden, los inertes no se escapan de estar muy vivos.
Yo tengo una piedra corazón, que alguna vez enseñé y que la guardo como testimonio. Algunos entendidos en medicina comentaban su asombrosa coincidencia. ¿Sabes?, creo que alguien la dejó como testimonio petrificado de su inmenso dolor.
Un saludo y también inuits.

MartinAngelair dijo...

Creo que sí,...


...que todas las piedras se comen cicatrices,

...hasta las más pulidas (las más erosionadas)




(y quién no tiene piedras en las estanterias,...:)






Buenos días.
Besos.

el objeto a dijo...

Genial "I'm a rock I'm an island..." me encanta!
aprendí de los locos, los lúcidos y de Wittgenstein, que a veces las piedras pueden acabar expresando el sufrimiento de uno, que no encuentra otro lugar para posarse,
Me gusta tu piedra dolorida que quizá lleve un poco del dolor de todos los que te leemos,
quién dice que el sufrimiento tiene un sólo dueño?
abrazos doctor!

La niña del triciclo dijo...

Un bello consejo a tener en cuenta.
Muchas gracias.

Noemí dijo...

Hermosa canción. No la conocía.

La guardaré en mi estantería.

Buen día.

Jordi Busqué dijo...

No lo tengo tan claro que la piedra sea más feliz en su estanteria. Piense que aunque en el campo sufriera, podía desarrollar su papel en el mundo. Acabar su días de forma rápida pero digna. Pero mejor habría que preguntarle a ella.

Belnu dijo...

Yo tengo muchas piedras en casa y eso que con los años he aprendido a contener mi impulso de atesorarlas y las he ido dejando en su sitio, en el mar, la orilla, el borde del camino... un tiempo también buscaba fósiles y aún tengo algunos. Hay piedras maravillosas... De pequeña lavaba las que más me gustaban en la fuente del jardín del colegio y luego las ordenaba en sitios secretos. Por cierto, se te ha pegado una a que no debería estar, en castellano es dolorida, en catalán sí adolorida (Rottenmeyer dixit, perdón)

Amig@mi@ dijo...

Pues conozco a alguien que las colecciona. Tiene un jardín y ese es el lugar de exposición.
Siempre anda acarreando piedras, y las más bonitas hasta las barniza.
;)
Yo guardo mis "reliquias" en dos macetones acompañando a las palmeras enanas que allí crecen.
Un abrazo

frikosal dijo...

Gracias Rottenmeyer :)
Lo sospechaba pero el corrector la daba por buena, seguramente como yo lo puse significa "sin" dolor ??

Oddiseis dijo...

De la ruptura inevitable de la piedra surgen nuevas piedras; el sufrimiento es parte integrante y fundamental de la vida. No existiría el placer si no existiese el sufrimiento, pero claro, esto no es mas que un lugar común.

Quién sabe, tal vez la piedra goce de su grieta y la prefiera a la monótona lisitud del simple canto rodado. ¿Y si la grieta nació de pura felicidad (pongamos que se alumbró al descalabrar a algún tirano o a un mentecato)? ¿Y si es pecaminosa lujuria de yacer con el acuático elemento y sus salvajes cambios de ánimo?¿Preguntó a la piedra?

Usted me perdonará, pero me levanté hoy a la contra ...

Aureliano Buendia dijo...

Mal le iría al Corte Inglés si nos empezaramos a regalar piedras los unos a los otros, pero qué maravilla para la madre de las piedras ¿no?

igniszz dijo...

Ha cometido usted un crimen. Esa piedra está a punto de reproducirse, para dar piedrecitas pequeñas. Todo el mundo sabe de la reproducción asexual de las piedras por división fragmentaria, y, puesto que no disfrutan del placer de la concepción, podría usted concederle el placer de ver nacer a sus hijitos piedrolines, y ver cómo ruedan pendiente abajo y se pulen y redondean hasta convertirse en unos guapos cantos rodados.