jueves, febrero 03, 2011

Ommmm

Desde siempre, él ha sido así.

Hubo un tiempo en que los padres deseaban tiempos mejores para sus hijos, ahora nos conformaríamos con que fueran iguales.

15 comentarios:

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Mmmm...Da qué pensar.

Erelea dijo...

Sí. Ahora queremos que sean tiempos iguales.

Pero si lo pensáis bien no es poco. En el mundo vivimos casi 7000 millones de personas. ¿Donde estamos nosotros? (Hablo del nivel actual de España).
Salvo gente que tiene la mala suerte de estar en paro, que ya se que hay mucha, la mayoría de nosotros gastamos más tiempo en nuestros entretenimientos interneteros que en como vamos a alimentar a nuestros hijos hoy mismo.

Si no tenemos suficiente con lo que tenemos ahora, nunca tendremos suficiente con nada.

Maria Rosa Vila dijo...

Antes los padres deseaban lo mejor para sus hijos. Ahora sólo anhelan que el "nini" se largue de casa algún día y los deje en paz.

ercanito dijo...

Te paso mi versión familiar del mmmm por email y me cuentas. Es menos reflexiva y más cómica dado el entorno, pero cada vez que la veo la sonrisa es inevitable, y me ayuda a hacer la digestión.

En cuanto a la reflexión de la entrada, si los niños de hoy SE EDUCAN, es decir, si educamos a nuestros hijos (responsabilidad únicamente nuestra) importará, pero importará poco, cómo se den las cosas.

Mi visión no puede estar más influenciada por mi familia. De cuatro, soy el único que no ejerce el magisterio.

Trebol-a dijo...

Así, a ojímetro, calculo que debe tener la cabeza en el foco de la parábola sobre la que se sienta, por lo que debe estar escuchando algo muy lejano.
Por la cara apostaría que está tratando de entender a los rusos de la IIS.

Comparto plenamente su descripción.

Joselu dijo...

Creo que tu comentario es demasiado optimista. Ya no esperamos que sean mejores, ni que sean iguales (ya sabemos que no es posible), sólo esperamos que no sean tan peores como imaginamos. Lo bueno es que nuestros vástagos no se enteran o no quieren enterarse, creo que a determinada edad es ya esto último.

treehugger dijo...

Me encanta la iluminación de la foto. Y eso que a mi no me gusta el flash

Iván Díaz Pallarés dijo...

Cuando yo tenía la edad de mi hijo la heroína campaba por mi colegio, no había coche en casa, yo tenía sabañones en las orejas del frío que pasábamos en la habitación que compartíamos, solo me podía duchar una vez a la semana, me daban una paliza en el cole día sí y día también, mi madre fregaba portales por lo que le diesen y el resto del tiempo remendaba mis calcetines, y teníamos suerte cuando una amiga conserje apartaba un saco de carbón del colegio para poder cocinar en nuestra cocina de carbón...en fin, yo no me quejo, mis abuelos se esforzaron para dar lo mejor a sus hijos, y solo obtuvieron miseria. Los míos lo hicieron también, y ahora hay felicidad en mi casa. Yo sigo trabajando como un burro, y solo deseo que no pase por las mismas miserias que yo viví. El subdesarrollo está ahí, una generación atrás. La nostalgia es un lujo que yo no me puedo permitir...

frikosal dijo...

Iván,

"El subdesarrollo está ahí, una generación atrás"
Y veremos como será la próxima. Mi infancia en las cosas materiales fue mucho mejor que la tuya (aunque vivía en una casa con ratas y tanta humedad que la ropa se podría en el armario).

Pero yo no estoy tan seguro de que no sea peor que lo que tu cuentas.

frikosal dijo...

Th,
Tienes que leer lo que escribía Rowell sobre el flash en 1980.

Anónimo dijo...

Señor Frikosal,
Aprenda de su pequeño Buda. ¡Ojo¡ que como lo vea algún lama y se piense que es la reencarnación de alguno de ellos son capaces de presentarse a las puertas de su casa y reclamárselo. Muy creativa la silla meditativa que le han fabricado.
Saludos
No ho diguis

frikosal dijo...

Podría pasar. Esta foto es una broma (ojo, no es un posado, se puso así él solo) pero tiene un punto espiritual y a veces (con lo petardo que llega a ser) me sorprende con sus pensamientos y sus intuiciones. En casa estoy siempre con el rollo de que si Dios existe o no y contando pasajes de la vida de St. Llibori, supongo que será por eso. Pero no piense que soy un buen padre, soy un desastre, no tengo paciencia. Y cuando leí Peter Pan estuve una hora llorando, hay cosas que tengo dentro que no están bien cerradas.

igniszz dijo...

Coincido con Joselu, pero a ellos ni plim, ojos que no ven, corazón que no sienten.

Martin Gallego dijo...

Cuando llegen a primero de ESO se va Vd. a enterar de lo que es bueno...
Pero es hermoso verles hacerse personas!
Un abrazo.

Belnu dijo...

Qué mono, me encanta. Y sí, siempre queda nostalgia, aunque luego cada época tenga lo suyo y en realidad suele mejorar todo