martes, noviembre 17, 2009

Pidiendo limosna en Moscú

La primera vez que estuve en Moscú las calles del centro estaban llenas de unas ancianas encorvadas, increíblemente diminutas, como jibarizadas en vida, que mendigaban o recogían latas vacías de cerveza. La segunda vez ya quedaban muchas menos.

Yo seguía buscando nostálgicos del comunismo, y probablemente aquellas ancianas que en la transición al nuevo sistema económico fueron arrojadas a la miseria de una pensión absolutamente irrisoria lo eran. Pero me resultó imposible comunicarme con ellas. Alguien dijo que todo lo bueno que el régimen comunista contaba de si mismo era mentira, pero que todo lo malo que contaba del capitalismo era cierto.

10 comentarios:

nomesploraria dijo...

Yo este tipo de fotos no me atrevo a hacerlas.
¿Está seguro que no había mendigos en la Unión Soviética? Nunca he estado y me gustaría. Hace muchos años, debería tener 5 ó 6, mi madre nos llevó al cinerama a ver lo que resultó ser un espectacular documental de naturaleza: "Aventura en Rusia". Ver aquello en una pantalla gigantesca me impactó. No sé que quedará de los inmensos bosques de aquel país.

treehugger dijo...

Yo recuerdo cuando fuí a San Petersburgo allandome yo en Finlandia. Como no tenia mucho dinero, la oferta de viaje mas barata que encontré fue el llamado 'vodka tourist'. Asi me enbarqué en un autocar lleno de testosterona finlandesa en busca de mujeres y alcohol.

Una experiencia para valientes como Jordi Busqué, no para mi.

Por cierto que S.Petersburgo y sus alrededores son un paraiso para el fotografo.

El futuro bloguero dijo...

a) Tremenda la receta para jibarizar...

b) Me quedé sin ver Rusia (de momento) pues tenía un viaje programado dos semanas después de lo de Chernobil, y nos permitieron anular el viaje sin coste, pero sigo teniendolo pendiente.

c) Me gustó mucho la frase o reflexión final del capitalismo.

d) Ya tengo en casa la foto del monstruo devorador. Mil gracias.

البعوض dijo...

He conocido a mujeres así en España, algunas, antepasados míos. Fueron grandes personas y, aunque no diferenciaban entre sistemas ni conocían la cotización del peine, fueron maestras en la multiplicación de huesos y pucheros (ande van a parar los de los panes y los peces...).

En cuanto a la mentira, generación de la misma e interés que la genera..., ni todo blanco ni todo negro.

Belnu dijo...

Ese comentario está muy bien. Yo también me pregunto lo de los bosques que dice Nmp, en la tv francoalemana Arte a veces veo documentales de las antiguas repúblicas soviéticas, y el paisaje oscila entre el horror destruido de la industria y lo nuclear a los bosques maravillosos, todo con barro, nieve y frío.
También en este país había muchísimos tullidos y contrahechos hace años,sobre todo pidiendo en la calle en Madrid, o en los pueblos.

Miazuldemar dijo...

En Madrid los sigue habiendo. Hay una viejecilla parecida, pero hace un equilibrio sobre el bastón que ya quisiera yo que estoy bien. Vamos, que tiene cuento. Lleva años así. Hace poco se descubrió que todos los que piden por aquella zona pertenecen a una "mafia de mendigos" No sé cómo se comerá eso.

Muy acertada la raflexión final.

illargia dijo...

Estuve hace más de veinte años en Moscú y, precisamente, me llamó la atención que no había indigentes por las calles... También pude observar, tristemente, cómo los jóvenes esperaban al transiberiano a la caza de una camiseta de marca y las largas colas para conseguir una botella de vodka. Tu comentario final lo había oído, pero como un chiste...

JOAKO dijo...

Me has recordado una increible visión que tuve en Roma, en el centro en una calle muy turistica había unas mujeres totalemte cubiertas y sentadas en el suelo o de rodillas, la indumentaria era la propia de las mujeres mediterraneas, ropa negra o gris, zapatillas de esparto y la cabeza cubierta con un pañuelo negro, al estar mirando totalmente al suelo, en la posición más suplicante qu existe (como un musulmán rezando), no se les veía la cara. Pués bien, ante mi estupor, al final de la tarde pude ver que en realidad eran hombres(al menos dos que pude ver con claridad), que revogian sus ganancias y se marchaban...

Jesús-A dijo...

Bien como relleno ;) pero ... y las Leónidas!!!!
Las estamos esperando; que ud. las saca hasta de día.

Rafa Pérez dijo...

Si le damos la vuelta a la última frase nos queda como verdad lo malo del comunismo y lo bueno del capitalismo. Sentido radicalmente distinto sobre el que se podría hablar.