miércoles, mayo 23, 2007

Nieve de mayo



Estoy en un bosque frondoso al lado de un río. Hay un sendero magnífico. Entre sombras, rodea prados repletos de los insectos más variados y lujuriosos. Vuelan los azulones, las palomas torcaces, las oropéndolas. A lo lejos una garza real está pescando en una piedra. El camino está cubierto de semillas de chopo. Hasta el punto de que en algunos lugares parece nieve.

Y una zarza vigorosa se abre paso, entre esta nieve de mayo.

Son momentos de profunda paz interior y felicidad, yo creo que solamente la naturaleza puede darnos estas sensaciones.

6 comentarios:

LE MOSQUITO dijo...

yo creo que solamente la naturaleza puede darnos estas sensaciones

Y siempre que alguien te haya enseñado a disfrutar; y siempre que uno esté dispuesto a disfrutar. Sí.

Myrtus dijo...

Nos transmites la paz y tranquilidad de ese momento :D

Salut, Myrtus

Marmorlu dijo...

Bonita foto y precioso ese paisaje "nevado" por las semillas de los chopos (si no eres alérgico, claro).
Es cierto eso de que alguien te ha debido de enseñar antes a disfrutar de esas sensaciones... a veces hemos ido de viaje a paises increibles con amigos que NO DISFRUTABAN como nosotros de esa naturaleza y esos paisajes, y a mi me parecía inaudito, pero la norma debe de ser esa...
Un abrazo.

Albert dijo...

Osti tu! de quan és aquesta foto? És de cal Otomà?

frikosal dijo...

Es cierto, no todo el mundo los disfruta. Lo que no se si es algo que se aprende o es innato.

Pero a mi hay cosas que me dejan indiferente y para otros son fantasticas, por ejemplo el futbol.

Luis,
Desde luego si eres alergico la cagaste, mas vale irse corriendo.

Albert,
No, es de cerca de mi pueblo, la hice antes de marcharme.

LE MOSQUITO dijo...

Ya, pero entiendo que el fútbol no es una manifestación natural, que es de lo que entiendo hablas en esta entrada. Y eso no quiere decir que toda manifestación natural la interprete como bella y/o beneficiosa.
A mi, tampoco me gusta el fútbol, y sí le gustaba a mi padre.
Ya que pones pelotas aquí, te diré que no sólo no me gusta el fútbol, sino que además soy anti-fútbol, sin comillas, y por todo lo que de violento tiene, el "juego" (con comillas) en sí, y quienes lo compran en directo o vía satélite.