viernes, enero 28, 2011

Un camaleón en el comedor

A mi me encanta la gente excéntrica que se entrega a sus pasiones sin importarles un pito lo que los demás puedan pensar ni que es lo "normal". Para poder fotografiar las serpientes con más soltura, hice un cursillo de reptiles orientado a veterinarios. Allí aprendí muchas cosas y pude conocer a gente realmente especial. Entre ellos, mi amigo Kiko y su señora, apasionados de los reptiles. Quedamos un día en su casa y estuve fotografiando a su camaleón, sus serpientes pitón y un montón de animales más que viven con ellos en buena armonía. Otro día les subo más fotos. A mi este camaleón me parece un animal precioso. ¿ Sabían que cuando los camaleones están gravemente enfermos se ponen de color negro ?

17 comentarios:

@ngel dijo...

Son curiosisimos, siempre me he preguntado como asimila el cerebro, el que cada ojo mire para un lado.

Por lo que dices, fue un acierto hacer un curso de reptiles para veterinarios. ¿En que te pudo servir para hacerles fotos? ¿En saber como acercarte a ellos?

Un saludo.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Una imagen surrealista y muy colorista.
Los humanos también nos ponemos negros...pero por muy diversos motivos.

Saludos

ercanito dijo...

En casa vendría bien una colonia de estos. Las salamanquesas no dan abastos, las mosquiteras son inútiles si te olvidas de cerrar una durante cinco minutos y la piel de mi pequeño no está tan acostumbrada como la mía.

Es lo que tiene vivir en la marisma.

Jordi Busqué dijo...

A mi también me cae bien la gente excéntrica. Vd. es un buen ejemplo, Dr.

Lazy Blog dijo...

Me encanta el comentario de J.B. jajaja.

Un abrazo.

frikosal dijo...

Si pero JB en diciembre va con chancletas por Barcelona, y si yo les contara... a su lado yo soy un soso !

Ramón García Durán dijo...

Yo un día me lo pregunté, ¿cómo verán los camaleones?

Hice un experimento muy sencillo: cogí un espejito de mi mujer del cuarto de baño; me puse a mirar al frente, y delante de un ojo, puse a poca distancia el espejito. De esa forma veía para adelante y para atrás. Conclusión: es muy divertido cómo ven los camaleones, se lo recomiendo a todo el mundo, durante un ratito al menos. Otro día te explico mi aventura con las pogonas. Tuve dos, se hicieron gigantescas. El buen aficionado al que se las vendí (o casi regalé) me llamó un día para decirme que la hembra había puesto huevos. Me dio una gran alegría, qué atento el hombre, y la pogona. Es curioso que la fobia a los reptiles sea relativamente común; psicológicamente se entiende, pero fotográficamente es inexplicable. Tu foto lo demuestra, animal precioso donde los haya ese camaleón.

Ramón García Durán

Saludos desde mi renovado blog (cambié la dirección y el título, y algunos dicen que la música es aún mejor):

www.naturalezadiletante.blogspot.com

Amig@mi@ dijo...

Pues el de mi hijo, antes de morir se puso amarillo.
Se metió en el bebedero y cogió frío.
:(

Martin Gallego dijo...

Cuando éramos críos alguien trajo al barrio un camaleón, y dijeron que venía de Cádiz. Imaginamos entonces que ese debía ser un sitio fantástico donde vivían seres fascinantes, e hicimos planes para ir a explorarlo como si de un viaje al centro de la tierra se tratara. Pusimos en una caja nuestros pequeños tesoros: linternas, cromos, canicas, y luego decidimos ahorrar para el viaje. Era nuestro gran secreto.
Ya no me acuerdo que pasó con la caja, pero visto desde la distancia de los años creo que aquel camaleón fue lo mejor que nos pudo pasar aquel verano, y en mi caso muchos veranos más.
Cosas de crios.

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Lo mío son los quelonios, pero yo tenía unos amigos y alumnos que se compraron un camaleón superexótico sin el manual de instrucciones. Entraban en grave crisis casi cada día ante su incapacidad para interpretar los cambios de color de la pobre criatura, que probablemente, al ponerse de aquellos exóticos tonos que me comentaban, sólo quería comunicar que no le gustaba Roma. O eso o se habían comprado un camaleón con complejo de semáforo, no estoy segura. Porque lo mío, como decía antes, son los quelonios. Pero agradezco igualmente las fotos de camaleones y otros reptiles. Así que gracias.

Guillermo García-Saúco (W. Elderberry) dijo...

¡Y qué bien adorna! Es broma. Bueno, no lo es.
Saludos.

Josep Fábrega Agea dijo...

Frikosal potser t'interessi aquesta notícia (o potser ja ho saps)

http://noticias.terra.com.pe/observatorio-fotografia-galaxia-enana-en-la-via-lactea,ddd3765e1decd210VgnVCM20000099f154d0RCRD.html

Salutacions.

MartinAngelair dijo...

No hace mucho que he expresado mi deseo de poder llegar a ver en plena libertad a un camaleón,...

...y a más,... :)



Este bicho me parece de lo más 'mitológico'.




Y también pienso, que eres una persona de lo más privilegiado.






Muchos besos.
B.N.C.M.

Anónimo dijo...

Pues a mi esa gente que dices que tiene en casa un montón de animales, más que excéntricos me parecen un poco cabroncetes, la verdad...

frikosal dijo...

Entiendo es un punto de vista, anónimo, pero piensa que son animales que en libertad no se están moviendo contínuamente por territorio grande, viven en una zona pequeña de la que no salen. No son como perros o gatos enjaulados, es otra historia. Además Kiko los tiene estupendamente, llegan a reproducirse en cautividad, cosa que indica que no están estresados. Pero repito que entiendo tu punto de vista, aunque hay que verlo y cada caso es diferente.

MartinAngelair dijo...

En mi pubertad,...he llegado a compartir casa con un ave rapaz, un gato, un perro y una tortuga,...


...ninguno de ellos con jaula.



(y todos amigos,...la tortuga era quizás, la más introvertida,...:)






B.

frikosal dijo...

Martín,
Es preciosa esa historia que nos cuentas.