lunes, enero 24, 2011

Luces nuevas, luces viejas

La noche del 24 de diciembre es costumbre subir a una montaña que queda cerca de la ciudad-dormitorio para celebrar la misa del gallo. Este año, a pesar de que la temperatura era de unos tres grados bajo cero, y de que hay que subir unos 400 metros de desnivel andando, a las 10 de la noche empezaron a llegar los primeros feligreses. Algunos de ellos se refugiaron dentro de la iglesia románica para cenar algo esperando hasta que a las 12 de la noche empezara la misa. Muchas de estas personas son por lo menos tan ateas como yo, si no más, pero esta misa es una tradición tan montañera como religiosa. Los jóvenes, a la izquierda, llevan frontales con luces led, que son blancas, y los mayores prefieren seguir iluminando con velas. Unos y otros charlaban animadamente y compartían la comida entre risas. Risas alegres pero casi silenciosas, como para no perturbar el ambiente sacro del lugar.

Si os fijáis, en esta foto cada luz tiene su color: las velas son rojas y los led blancos. A veces hay que dejar que cada luz nos hable mostrando su color, como enseña Tino Soriano en sus charlas y como el otro día explicó Jordi Busqué en el encuentro del IEC. Otras veces, hay que corregirlas como explicó Siqui con una foto de un quirófano. Claro, cada cosa tiene su contexto y su motivo, cada uno tiene que encontrar su lenguaje.

Volvamos a la misa del gallo. A pesar de no tener fe debemos ser fieles, dice André Compte-Sponville, fieles a nuestra milenaria cultura y a nuestras tradiciones, para salvarnos del nihilismo y de la barbarie. No lo sé. Yo tiré un par de fotos, me comí unas almendras y, para ser fiel a mis propias tradiciones, salí al exterior a fotografiar estrellas. No tuve paciencia para esperarme hasta las 12, aunque me hubiera gustado fotografiar la iglesia llena.

Y ya de bajada me crucé con el sacerdote, de quien después un amigo habló muy bien. Era un hombre de edad avanzada al que le suponía un esfuerzo evidente superar el desnivel. Tal vez el próximo 24 de diciembre subamos con los niños.

Pero ahora ya son las dos de la madrugada. El fin de semana ha sido muy interesante, lo hemos pasado muy bien en el taller de Paisaje Astronómico y acabo de enviar unas fotos a una revista. La cabeza me hierve de ideas, ya les iré contando. Les dejo la entrada programada para mañana a las 8. Buenos días y sean felices, en la medida de lo posible.

13 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

Ojalá no se pierdan nunca estas bellas tradiciones.
Qué sitio tan bonito! ;)
un abrazo

MartinAngelair dijo...

Buenos días, pues.




Beso.

Jordi Busqué dijo...

A mi también me gusta que las tradiciones que aportan algo positivo o bonito se conserven. Pero hay que tener en cuenta que hay gente que defiende la tradición independientemente de su contenido, cometiendo auténticas atrocidades.

Arturito dijo...

Frikosaid ...me hubiera gustado fotografiar la iglesia llena...

En verdad, en verdad, te digo, que con éste deseo ya tienes ganado el cielo.

Buenos días.

:-)

nomesploraria dijo...

No se puede comer antes de comulgar.

fra miquel dijo...

Lo importante de estos encuentros es el acto de reunirse en un lugar para compartir. Lo interesante es que las luces blancas escuchen a las luces de las velas y éstas a las primeras.
Luego, como bien comentas, que cada uno encuentre su camino.
El taller fue muy interesante e intenso. Necesité dedicar un tiempo en casa para procesar todo lo que nos enseñasteis (hasta a las 2 de la madrugada, estuve!)
Ahora me siento mas cerca de las enseñanzas de san Llibori. Aunque cada vez me doy cuenta que solo se que no se nada, como dijo alguien.
Creo que ahora mismo me voy a comprar unos carretes de diapositiva para andar un rato por el camino de santa Jennifer del Puigsec.
Una abraçada

igniszz dijo...

Me alegro de que el curso haya ido bien. Nos acordamos de vosotros la noche del sábado, que también nos escapamos de noche a cometer travesuras bajo Orión i Sirius.

frikosal dijo...

Jordi,
Hay que tener presente que Compte-Sponville (que rabia me dan los apellidos dobles con un guión) es francés. Allí sucedieron una serie de cosas, la historia avanzó. Ahora estará retrocediendo tal vez, pero avanzó. Aquí es muy diferente todo.

frikosal dijo...

Nmp,
Cuantas horas ? Es como lo de bañarse después de la paella ?
Por cierto, a ver que día vamos a comernos una paella en aquel bar que usted me enseñó.

frikosal dijo...

Fra,
Va ser un honor poder-lo conèixer !

frikosal dijo...

Gracias Ignis !

Estoy por cierto desbordado de trabajo y de puñetas, no se si podré venir esta noche.

kai51 dijo...

La verdad es que cuando nos encontramos con actos relacionados con algo tradicional siempre hay cosas bonitas que fotografiar,esperemos que no se pierdan.
Un saludo

nomesploraria dijo...

Al menos dos horas antes no se puede probar bocado. Además está prohibido que la oblea roce siquiera los dientes aunque hoy en día, el mundo está tan mal, que he visto a muchos masticarlas cual chicles.