lunes, septiembre 19, 2011

El castillo

K escuchó. Así que el castillo le había nombrado agrimensor. Eso era por una parte desfavorable, pues mostraba que el castillo sabía todo lo necesario acerca de él, que había equilibrado las fuerzas y que emprendía la lucha sonriendo. Por otra parte también era favorable, pues eso demostraba, según su opinión, que se le menospreciaba y que gozaría de más libertad de la que había pensado desde un principio. Y si creían que se le podría mantener en un estado de continuo terror mediante ese reconocimiento de su condición de agrimensor, que, ciertamente, les otorgaba cierta superioridad moral, se equivocaban, sólo le causaba un ligero escalofrío, nada más.

Tarde o temprano, cada agrimensor tiene que enfrentarse a su castillo. Pero ¿quien puede estar seguro de ser agrimensor?

12 comentarios:

felquera dijo...

¿Es el que yo pienso (no sé si decir el nombre, tal vez quieras mantenerlo en secrto je je)? Si es el que yo pienso, creía que habría más contaminación lumínica y que no se vería tan bien el cielo. pero claro, si paso por la noche voy en coche y no me entero :-)
Una chulada de foto.

frikosal dijo...

Si, es ese. Yo también lo esperaba peor. El secreto es esencial :)

Joselu dijo...

Siempre me he interrogado por esa profesión tuya tan kafkiana, nada menos que agrimensor como el protagonista de El castillo. No sé si es lo mismo que topógrafo pero esto, sin duda, es menos literario. Me encanta El castillo de Kafka, aunque nunca aparece el castillo, y me encanta tu castillo que no vamos a revelar tampoco dónde está, no vaya a ser que todos tus blogamigos nos vayamos de acampada a buscar a ese agrimensor que tanto nos seduce con sus arrebatos ideológicos y estéticos, formando casi una secta seguidora de santos y demás.

Salud.

frikosal dijo...

Nadie puede estar seguro de ser agrimensor :)

Josep Fábrega Agea dijo...

Nunca me he creído lo de agrimensor, strictu sensu, aunque sí puedo creer que te encuentras muchas veces "midiendo campos". De hecho seguro que el espectrógrafo de campo puede haber sido alguna vez objeto de tu mesura.
No sé si el castillo es el de V., no creo que lo sea pero se parece bastante.
Parece que tu artículo habla de poder y de servidumbres. Un tema bien feudal y por tanto adaptado al titular.

Y parece que para tí, no hay más servidumbres que las vividas como tales por el individuo. Así que si el individuo no se siente siervo no lo es y desaparece la posición dominante del castillo, aunque exteriormente todo indique lo contrario. No sabe el Minotauro que poseemos la madeja que convierte su laberinto en un triste pasillo pero ¿seremos capaces de darle muerte?

Creo que me he enrollado como una persiana. Trato de comprenderte o quizás sólo es una excusa para darle a la narrativa.

Bona nit.

frikosal dijo...

Se ha hablado mucho sobre la obra de Kafka, y Doctores tiene la Iglesia en este campo. El propio Kafka no quiso publicar El Castillo. Es la experiencia de una persona atrapada en un laberinto sin salida, es imposible darle un final, y perfectamente hubiera podido ser más corta. El Castillo simboliza, según la interpretación más aceptada, la Gracia de Dios. Es ese estado de las personas que anhelan el amor, el perdón y el reconocimiento de una autoridad superior. Todo esto se presenta como estrictamente inalcanzable. Lo de menos es el detalle de la trama, la peripecia del laberinto.

Es una gran obra, pero para mi es mejor El proceso. El proceso es absoluta y totalmente genial. Y, casi mejor todavía o por lo menos igual de bueno e incluso más complejo: La mort i la primavera de la Rodoreda. Una obra maestra, dificilisima, terrible, plagada de símbolos.

EL BUSCADOR DE ... dijo...

Todos somos agrimensores, aunque algunos sólo a tiempo parcial...
El Castillo es lo que no existe,aunque muy fuerte, no deja de ser un espejismo; su función es la de meta o guía. Ya lo dice Serrat en Machado: Caminante no hay camino se hace camino al andar...

Josep Fábrega Agea dijo...

Lo de "El proceso" lo viví yo en carne en propia cuando mi padre (un sencillos payés jubilado) fue acusado de trafico de drogas internacional y de fuga de la cárcel.
Perdió el DNI y ,a pesar de haberlo denunciado, un poderoso traficante suplantó su personalidad y compró voluntades judiciales.
No te imaginas lo difícil que es legalmente dmeostrar que tú eres tú y que otro no es tú.
Nos costó un viaje express a la audiencia provincial de Málaga y si no fuera poruqe me moví rápido, habría sido ingresado en la cárcel.
Lo he vivido amigo, el proceso lo he vivido y cuan amargamente.
También estoy viviendo "La metamorfosis" pero me adapto bien.

frikosal dijo...

Terrible, Josep. Si no llega a ser por ti, seguro que la cosa hubiera terminado mal. Hay un pobre chico en la carcel en Italia por eso mismo. Es demencial.

Icíar dijo...

Yo sólo conozco dos agrimensores, contando contigo, el otro es el del Castillo.
La foto es tan bonita que parece algo irreal :D

fenixavisunica dijo...

Sé que suena a chiste, pero tengo a mi esposa de testigo, ahora mismo estaba escuchando el castillo, de cuadros en una exposición, del amigo Mussorgsky, y la música pega con esta foto de maravilla...unos lo llamarán serendipia, yo solo puedo decir "¡ahí va...!

Jordi Busqué dijo...

Todavía me acuerdo de los días que pasé en su castillo. La foto es estupenda. No conozco a nadie, a parte de Vd., que sea capaz de hacer estas fotos en los cutres y putrefactos cielos españoles.