sábado, septiembre 24, 2011

El reflejo de Vesta

Como les comentaba el otro día, una de mis pasiones son los asteroides. Estos días ha llegado una sonda espacial a Vesta, el asteroide gigante. La palabra gigante me parece un poco exagerada, Vesta es un pedrusco de unos 500km de diámetro. Bueno, dirán ustedes, no está mal. Pero hay que tener en cuenta que ahora mismo Vesta se encuentra a 1.55 AU. ¿Eso es muy lejos? Depende de como se mire, una AU (unidad astronómica) son 149.597.870,7 km, la distancia de la Tierra al Sol. O sea, Vesta está a 230 MILLONES DE KILÓMETROS. Si se pudiera ir en avión en vuelo directo, tardaríamos unos 30 años. Pero al mismo tiempo, esto no es nada comparado con la distancia a las estrellas. A escala humana, es inasequible, pero a escala astronómica, está aquí mismo. 

En cualquier caso ¿se podría fotografiar sin telescopio?. Si, su magnitud es de 6.11. Pero yo ya he fotografiado a otros asteroides más pequeños, y no me motivaba especialmente hacer la foto. Sin embargo, este verano me fui a ver estrellas junto al río y allí vi la foto. La foto que yo quería hacer, la que no había visto en otro lugar. El reto en fotografía es imaginar cosas nuevas.

Las estrellas se reflejaban en el agua con tanta claridad que parecía que pudieran tocarse con los dedos. Me dieron ganas de saltar al agua para poder cogerlas, y lo hubiera hecho de haber estado en un sueño, o si yo pudiera asumir que todo el mundo es un sueño. Algo absolutamente racional tenemos metido en lo más profundo de nuestra mente, que nos hace creer obstinadamente que la realidad existe, que el sentido común es algo lógico, que no es conveniente nadar en los mares de niebla ni bañarnos de noche cuando el termómetro marca seis grados.

Yo no puedo ver Vesta, ni siquiera en el cielo, mis ojos no alcanzan a un objeto de magnitud 6.11, pero entre las estrellas que hay en el río, forzosamente tendría que haber una que no fuera una estrella, si no el asteroide. El reto era poder captarlo. Hasta donde yo se, nadie habrá hecho nada tan absurdo como fotografiar el reflejo de un asteroide en un río. Obviaré las dificultades técnicas para no alargarme, pero creo que lo encontré. Es posible que alguno de ustedes tenga ganas y tiempo para asumir el pequeño reto de comprobarlo, se lo agradeceré. 


Les dejo un par de recortes del reflejo (con el brillo y contraste exagerados). Primero uno general para que puedan situarse en la primera foto:

Y una recorte más pequeño en el que si que debería verse la anotación "VESTA":
Verán que no me he molestado en limpiar los hot pixels. También es posible que en blogspot no se vea bien.

Ahora algunas preguntas: ¿Qué sucede con los fotones que llegan del espacio exterior cuando caen en un río junto al Pirineo? ¿Sienten una enorme tristeza por no haber llegado un poco más allá, a tierra, a la retina de algún observador? ¿Una gran desolación por tener que competir con la vulgar luz artificial de las farolas de las urbanizaciones? ¿Tiene algún sentido esta búsqueda, este esfuerzo? ¿No sería mejor quedarse en casa viendo la tele como todo el mundo? ¿Cual será el próximo objetivo? ¿Algún día me tiraré al agua para poder tocar las estrellas? ¿Nadaré hasta el centro de la Vía Láctea?

13 comentarios:

teodorojmartinez dijo...

Eres un genio apasionado. En los tres minutos que se tarda en leer el artículo se vuela a la velocidad de la luz desde el sol, se llega Vesta, nos reflejamos en un punto entre Madrid y Barcelona, y volvemos para caer en medio de Aragón en un estanque, esperando que nos recojas en la cámara.

Gracias, friko

David Álvarez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Álvarez dijo...

Muchas gracias por esta entrada, me ha encantado. Me gusta la foto, el reto y la pasión que tienes para contarlo.
Dan ganas de tirarse al rio y bañarse entre las estrellas.
Me alegro de que por unos minutos me hayas hecho soñar un poco.
un abrazo y gracias

Naturastur dijo...

Tantas veces he intentado encontrar un lugar donde intentar una imagen como la tuya, llegué a conseguirlo, una pequeña laguna en la Cordillera Cantábrica, libre de toda contaminación lumínica y unos días antes del fin de semana que la intentaría, la desecan para limpiarla de no se que virus que afectaba al ganado y lo hicieron acogiendose a una subvención europea para "escoñar" lagunas y había que aprovecharla.
Hoy veo tu magnífica imagen e imagino como podría haber sido la mia.
Felicidades, te sigo desde hace tiempo y me gusta lo que haces y lo que dices. Gracias por tu trabajo..

Jordi Busqué dijo...

No ha perdido Vd. el tiempo este verano, Dr! Estupenda foto, incluso si no se viera Vesta.

pazzos dijo...

Si usted me dice que se ve Vesta, yo veré Vesta, porque yo a usted le tengo mucha fe.

Exilio Voluntario dijo...

Cómo me alegro de que prefieras ser un loco, vagando de noche por el Alto Aragón a un zombie vagueando frente a su tele...
Qué buena foto!!
Qué buen artículo!!
Qué suerte tenerte de cronista de las maravillas celestes, terrestres y las in-between.
Gracias.
Un beso.

Joselita del Sur.

Josep Fábrega Agea dijo...

Tras la noticia de la velocidad de los neutrinos los fotones ya no son lo que eran, andan un poco avergonzados :)

A mi seimpre me asombró ver luces de estrellas tiempo ha extintas.
eso de ver el presente del pasado no sé si es una paradoja matemática, un privilegio vital o un dilema filosófico.

Así que cuando yo veo unos fotones reflejados en la superfície límpida y gélida de un ibón la sensación que tengo es múltiple: por un lado observo ese privilegio o paradoja del presente del pasado según Hawkings, según Einstein pero no según el sincrotón y sus pilotos.

Por otro lado tengo una sensación de sana envidia por su capacidad de erudición, por su pasiónpara profundizar en o que le agrada.

De otro lado tengo envidia sana por su capacidad técnica fotográfica y por el equipo del que dispone.

Considerando otros aspectos, revivo en la foto todo el proceso creativo, la soledad, la naturaleza, la pasión delirante de concretar en fotones un momento vital que pasa al archivo personal de "estos momentos no me los quita nadie" osea "que me quiten lo fotografiao".

Momentos inolvidables y momentos poliédricos con muchos y ricos matices algunos de los cuales me dejo en el tintero porque, seguramente, pertenecen a su más profunda intimidad.

Pere Soler dijo...

Buen trabajo Dr. sera absurdo como dice fotografiar un reflejo, pero con cosas mas absurdas la humanidad ha ido avanzando :))
Por cierto, no me hubiera importado plantar mi trípode al lado...coincido con Jordi...aunque no se viera Vesta :))
Enhorabuena!

Joselu dijo...

No entiendo cómo te puedes orientar en esa miríada de puntos de luz minúsculos para saber que uno de ellos es el asteroide en cuestión. Me resulta misterioso e inquietante a mí, que soy incapaz de orientarme en mi barrio. Como para ir localizando estrellas por grandes que sean. Una maravilla, Manel, una maravilla.

He visto Al final de la escalera y me ha parecido una película ciertamente notable. Sorprende hasta el último segundo. No conocía a este director.

Tomás dijo...

Me apunto a eso de nadar hasta el centro de la Vía Láctea. Genial.

MartinAngelair dijo...

Dices que esta no es La Foto,...



...que será la que cuelgues en el comedor en papel baritado,



...pues entonces tendrás una ventana más en la que mirar,...y en la que nadar.




Muchos besos.
B.D.C.M.

Erelea dijo...

No tenía dudas de que ibas a fotografiar a Vesta, pero el resultado final no se parece en nada a lo que yo esperaba. Es una de las cosas interesantes de tu blog: siempre hay algún detalle que me sorprende (o muchos detalles).

Según Stellarium la foto debiste hacerla alrededor del 5 de agosto, porque sobre ese día Vesta estaba allí.