sábado, septiembre 17, 2011

Bilocación, trilocación... omnipresencia

Según puede leerse en la Odisea, que es un libro donde se cuentan cosas muy verosímiles, Hermes podía desplazarse volando a gran velocidad sobre el mar y el todopoderoso Zeus le solía emplear para sus encargos. Pero ni Hermes ni Zeus podían estar en dos lugares al mismo tiempo. Posteriormente, ya en los tiempos de la religión verdadera, a algunos mortales les ha sido otorgado el don de la bilocación. Mencionaré dos ejemplos bien documentados para que vean que no miento:

-Sor María Jesús de Ágreda, también llamada "La monja bilocar", ingresó a los 16 años en la Orden de la Inmaculada Concepción (descalza) y desde aquel momento jamás salió del claustro en Ágreda. Pese a lo cual, se aparecía regularmente en Nuevo Méjico para contribuir a la ingente tarea de la evangelización del nuevo mundo.

-Ramona Llimargas Soler, Desde muy joven fue testigo de apariciones sobrenaturales, que le daban mensajes del más allá. Pero la celebridad le llegó justo antes del estallido de la Guerra Civil -que predijo-, cuando se convirtió en una de las videntes del general Franco (....) Igual la estaban viendo en su mas de Calldetenes como, a la misma hora, entraba de sopetón en el despacho de Franco, en Burgos. No faltaron quienes quisieron confundirla con santa Teresa de Ávila rediviva, pero Franco en persona lo negó, alegando que sor Llimargas le hablaba en el catalán de Osona.

La trilocación, estar en TRES lugares simultaneamente, ya es un milagro mucho más escaso y yo no he encontrado referencias fiables. Sobre la tetralocaclización no se ha escrito nada. La monolocación sería el ordinario estar en un solo lugar, que para los mortales comunes ya es más que suficiente.

Quien dice uno, dos, tres, cuatro.. ya tiene en la mente el grandioso e inasequible infinito: la omnipresencia, estar en infinitos lugares de forma simultánea, don que a nadie ha sido concedido hasta el momento.

Dios por su parte si que es omnipresente, aunque a veces no se le note. Es bien sabido que después de visitar un campo de exterminio, ahora convertido en museo, el propio papa Benedicto XVI se preguntó "¿Dónde estaba Dios cuando ocurrían estas cosas?".

10 comentarios:

Joselu dijo...

Cargas de profundidad sobre ese enigma que parece fascinarte como a grandes ateos. ¿Por qué emplear tanta dinamita contra algo que sencillamente no existe ni puede existir? Hoy he visto una película extraña. Si te gustan las películas extrañas, aquí tienes una y en la que se desgranan reflexiones que te serán próximas a tu visión del mundo, en especial al clamoroso y enigmático silencio de Dios. Los espectadores que asistían a la proyección han salido cabreados y con la sensación de haber sido timados. No habían entendido nada. La crítica la elogia casi unánimemente, aunque algún crítico no sabe si es una obra maestra o un camelo. Una película metafísica, sorprendente, enervante, única, dislocada, magnética, poética… Te dejo adivinar de qué película estoy hablando. Le dieron la Palma de Oro en Cannes.

Comienza con un versículo de Job.

O yo me equivoco mucho o tendrá algún interés para ti y tus reflexiones para ateos metafísicos.

frikosal dijo...

Uf, estoy fatal de cine.. dame alguna pista.

Pero no es dinamita, es solamente un pasatiempo, un entretenimiento.

frikosal dijo...

No es solamente la ausencia lo que me fascina. Es el hecho de que los dioses cada vez han ido teniendo poderes más inimaginables. A nadie en Grecia se le hubiera ocurrido la bilocación. ¿Qué dones van a tener los dioses dentro de mil años, si no se acaba el mundo?

Y después, ¿como no ha habido ningún santo trilocar? Uno, dos, infinito. Y cero.

Joselu dijo...

EL ÁRBOL DE LA VIDA.

Joselu dijo...

Una crítica interesante: UNA PELÍCULA NO APTA PARA EL GRAN PÚBLICO

teodorojmartinez dijo...

Por extendido y universal, a mí también me interesa el hecho religioso, aunque me encuentre hoy más cerca del ateísmo que de cualquier teísmo conocido. Nuestro Zeus griego clásico lo encontramos primo cercano del Odín vikingo, y parece ser que las invasiones dorias mezclaron ambas tradiciones. O Poseidón, dios del mar... y de los caballos, como los dioses escitas. Nuestras religiones son un interesante crisol fruto de sedimentos de los distintos invasores y colonizados, y seguir la pista entre distintas manifestaciones nos puede enseñar lo interrelacionados que estamos unos con otros.

Oddiseis dijo...

Friko, creo que falta una opción y ademas es de las mas fascinantes: la alocalidad, existir pero no estar presente en ninguna parte. Que yo sepa se le atribuye tal fenómeno a numerosas personas a lo largo de la historia pero la Iglesia mantiene tupido silencio sobre el caso. ¿Dónde fueron?¿vieron a Dios en el interín?En tal caso, ¿por qué el Papa no goza de ese don?

Y también está el tema la bitemporalidad, multitemporalidad, omnitemporalidad, atemporalidad, ... aunque claro, en eso tienen la patente registrada los hinduistas y los confuncionistas.

Josep Fábrega Agea dijo...

La bilocación es algo que pronto podrá observarse en políticos como Ridao o Bono, como ya lo demostró en su día el inefable Laporta.

Hoy en día, de todas formas, todos estamos bilocados, trilocados u omnipresentes.

Así uno puede estar en Bolonia en el chat de Gmail y al mismo tiempo en Kenya en facebook y twiteando en los United States y seguramente, estar en otro mundo mental mientras se realizan todas esas presencias, como puede uno volver al mundo de golpe durante un largo viaje pro autopista y darse cuenta que uno ha estado conduciendo mecánicamente 200 km mientras nuestra mente estaba en otros lugares mentales.

¿nos estaremos convirtiendo en semidioses o poliesquizofrénicos comunicativos? Puede que quizás estemos simplemente aprendiendo a utilizar ese 70 % del cerebro que no usamos.

igniszz dijo...

Estooo, y la mecánica cuántica qué dice de la multilocación?
Si se me bisloca un hombro, eso quiere decir que está en su sitio y fuera de él?

frikosal dijo...

Interesantes aportaciones, desde luego. La alocalidad sería estupenda. Ya sabía yo que terminaría por salir la mecánica cuántica..Me hiciste reír Josep.