Dos fotos para Rimbaud

 El otoño. Nuestra barca, alzándose en las brumas inmóviles, gira hacia el puerto de la miseria, la ciudad enorme con su cielo maculado de fuego y lodo.
He tratado de inventar nuevas flores, nuevos astros, nuevas carnes, nuevas lenguas... En fin, pediré perdón por haberme nutrido de mentiras.

Rimbaud, Una temporada en el infierno

Comentarios

Jordi Busqué ha dicho que…
La segunda me encanta, Dr. ¡Le felicito!
fenixavisunica ha dicho que…
Nada mejor para estos tiempos neoliberales y planos que un poco de Rimbaud, juventud, frescor y brillantez...aunque sus textos pierdan tanto en castellano, y aunque muriese a mi edad actual.
Me iré a fotografiar la Luna y las estrellas para buscar la juventud prohibida y salvaje.

Entradas populares de este blog

La libélula negra

Sobre la reproducción de las libélulas

Andrómeda en el palacio de Siddharta