miércoles, diciembre 16, 2009

El Llobregat contaminado con fármacos

Una de las cosas que más me ha impresionado en los últimos meses es esta noticia: el río Llobregat está contaminado con fármacos, en particular antiinflamatorios y antidepresivos.

No se trata de que las farmacéuticas tiren cajas y cajas de pastillas al río, es mucho más grave y más sintomático de cual es la situación real del mundo que hemos creado. Son los orines de las personas que, como usted y yo, de vez en cuando nos tomamos un ibuprofeno para el dolor de espalda, o unas pastillitas que receta el médico para que no estemos tristes (y a la que uno se descuida ya son de por vida). Nuestro organismo no metaboliza completamente esas sustancias, y van a parar al río. En el río hay depuradoras, y en su desembocadura justo al lado del aeropuerto incluso viven pájaros prodigiosos como el martín pescador o este aguilucho que ilustra la entrada (que fotografié junto al Llobregat). Las depuradoras no son mágicas: eliminan el gran excremento y la inmundicia más obvia, pero hay muchas moléculas contaminantes e imagino (no soy experto en el tema) que para filtrarlas todas haría falta una cantidad enorme de energía, debe ser imposible. Somos tantísimos que ese simple gesto de tomarnos una pastilla (con receta médica) e ir al baño ya es una agresión contra el medio ambiente. Y después, aguas abajo, son otros los que beben nuestros orines.

Lo primero que debemos preguntarnos es si la cantidad encontrada es realmente significativa ¿no será que los cromatógrafos son tan sensibles que detectan cantidades irrisorias? Parece ser que si son cantidades relevantes (del anterior enlace): El estudio ha revelado una posible relación causa-efecto entre los fármacos y los invertebrados, de manera que en donde hay más concentraciones de antiinflamatorios y betabloqueantes (contra la hipertensión) se observa un aumento de las larvas de insectos que no han prosperado. (Una vez más, los insectos, menospreciados por los ignorantes, demuestran su importancia como bioindicadores)

Lo segundo es ¿cuales son las causas?. Yo creo que la primera debe ser la enorme cantidad de gente que vive a orillas del pobre Llobregat. Y la segunda, el elevado consumo de fármacos por persona. Aunque a nadie le gusta pasar hambre si tiene comida al lado ni aguantar el dolor o morirse de infarto si dispone de una pastilla que lo soluciona, yo diría que el sistema sanitario de nuestro país tiende a favorecer el consumo de medicinas. Y habría que ser muy inocente para creer que las empresas farmacéuticas son ajenas a esta situación. Pero pensando en los psicofármacos y en los antidepresivos en particular, este consumo no se entiende si no es asumiendo que en realidad vivimos como animales enjaulados, angustiados y enfermos. ¿Piensan que casi todos nosotros deberíamos ser felices porque tenemos comida para comer y una cama para dormir? Es muy importante comprender lo que le ocurre al pulpo enjaulado, les ruego que lo lean.

Dijo Batiatto en el 86 (y entonces no entendí la letra),

Non servono tranquillanti o terapie
ci vuole un'altra vita.
..
Non servono più eccitanti o ideologie
ci vuole un'altra vita.


Hay que hacer algo, pero cada día son más los que miran por la ventana con la esperanza de ver caer un meteorito que lo mande todo a la mierda.

33 comentarios:

Joselu dijo...

Lo terrible es que nos hemos habituado a vivir enjaulados y, como el pulpo, la angustia nos devora en una vida cómoda pero asquerosamente depresiva. El precio es la inestabilidad emocional, la tristeza que combatimos con psicofármacos. Trabajo en un centro de enseñanza que, como todos, es lo más parecido a una cárcel, rodeado de rejas. Las clases no son centros de búsqueda del conocimiento y de la cultura sino receptáculos donde los jóvenes se amontonan durante eternas horas de aburrimiento. Nada tiene que ver con la vida. El Llobregat está enfermo. Vivo muy cerca y lo conozco, pero muchos de nosotros padecemos el síndrome del pulpo enclaustrado. Sueño con el desierto, con otro tipo de libertad, con otro tipo de vida; aunque esta sea cómoda y confortable, en ella acechan monstruos que te comen por dentro.

Homo pyrenaicus dijo...

Sume Vd. las toneladas de residuos de hidrocarburos que caen directamente desde los aviones sobre el moribundo Delta del Llobregat. Hay menos aves que nunca. Lleva camino de un campo de golf cojonudo...

Miazuldemar dijo...

¿Dónde he leído yo antes lo del meteorito? ;-)

Me ha entrado tristeza al leerle, tanto por mí (sí, vivo encarcelada y y esclava de muchas cosas)como por el resto de seres vivos, los cuales tendrían la libertad de la que nosotros carecemos si no nos empeñásemos en jorobársela (por no decir jodérsela.)

Me llevo su entrada al "Face" para compartirla. Me parece muy buena.

Gracias.

Miazuldemar dijo...

Por cierto, me encantó la frase: "los insectos, menospreciados por los ignorantes". Cuánta razón.

frikosal dijo...

Ahora no se me desanimen !!!!!!!
Hay soluciones, seguro que si. Está el consumismo, tan denostado pero tan útil (navidad, navidad..), está la droga y las adicciones (a la red, al sexo, al trabajo)..

Y nos quedan pequeños rincones, santuarios, donde las mantis todavía copulan salvajemente y las cigarras cantan a pleno pulmón.

Salgan, si pueden, de las ciudades, aunque no sean más que unos minutos y verán como la observación de esta naturaleza que vive completamente a su aire, al margen de las ordenanzas municipales, les resulta enormemente beneficiosa.

Lo tengo comprobado, en mi mismo y en varios amigos, gente que llegó a estar mal y que tuvieron un punto de inflexión en sus vidas al aprender a admirar a saltamontes y libélulas. Uno de mis proyectos es, con toda la humildad del mundo, organizar salidas de naturaleza con este objetivo.

Miazuldemar dijo...

No! no! Si es que el tema no es nada nuevo, ésto ya se sabe, pero lo sobrellevas. Ahora que cuando te lo plantan delante como ha hecho usted con su entrada le da a un@ por pensarlo más.

Exacto, yo hace muchos años que salgo a contemplar la naturaleza, es totalmente adictivo. Mejor que cualquier otra droga de las que menciona, le hace sentir a uno profundamente bien, quizá porque se siente aunque sólo sea por unas horas esa libertad de la que estamos privados. La vuelta a nuestros orígenes nos produce felicidad, de ahí que me cuestione (tal como hace usted) nuestra forma de vida actual, que no parece producirnos felicidad, sino todo lo contrario, la muestra está en el Llobregat.

Icíar dijo...

Sí, algo falla. Me gustaría oír hablar a los viejecitos, para que me diga si nos quejamos de vicio o no. Cómo fue la vida de ellos.
Mientras tanto a mí también me pasa lo mismo que a Joselu, me atrae los desiertos, los inmensos campos de lava de Islandia, bañarme en invierno en el mar, es la misma sensación.
Pero no me puedo quejar, no me puedo quejar.

Anónimo dijo...

Dios, yo soy el pulpo que tuvo la suerte de caer al mar. Recuerdo esa sensación ya olvidada de angustia por vivir en una gran ciudad, y lo feliz que vivo ahora, aunque ahora tenga un trabajo "normal", demasiado para mi gusto. Pero no se crea que no se echan cosas de menos de la ciudad, y no son los cines, ni las tiendas, ni los atascos... Es poder juntarte con gente y tener una charla que no sea sobre la caza o el fútbol, pero para suplir en parte eso tenemos internet, que no es lo mismo pero se le parece un poco.
Por hacer una broma, aunque sea de mal gusto, debo decir que tengo la suerte de vivir en la cabecera de un río, y que no bebo los meados de otros.
Se puede buscar otra vida, si no estamos contentos con la que tenemos, de hecho yo creo que se debería.
Felquera

Icíar dijo...

Acabo de ver la entrada del pulpo. ¡Jo! Frikosal, me encanta cómo haces las cosas. No conocía la historia del pulpo con sus algas de plástico. La mirada del chimpancé como dices no engaña a nadie, y además se parece a muchas de las que nos rodean.
No he pillado lo interesante de Paulo Coelho, pero puede que lo haya leído con prejuicios, por eso de sus libros de autoayuda.

frikosal dijo...

Icíar,
Lo de Coelho es una ironía, no se si suficientemente clara. No puedo con ese hombre.

frikosal dijo...

Felquera,
Que bueno lo de que caíste al mar.

Icíar dijo...

Todavía no te conozco bien, es evidente. y yo ... ¡que me he leído la entrevista enterita enterita buscando dónde estaba lo que me era imposible ver!

El pecado de Onán es genial.

Deberías publicar un libro, escribir un libro.

nomesploraria dijo...

En algunos aspectos cualquier tiempo pasado fue peor. La gente trabajaba en el campo de sol a sol o en fábricas 7 días a la semana y tenían una esperanza de vida irrisoria. Pasaban frío en invierno y si la cosecha no era buena podían morir de hambre.
La medicina ha avanzado como nunca y no tenemos que sufrir el dolor insoportable de una extracción de muelas.
Quizás valga la pena aprender a disfrutar de las pequeñas cosas. Usted, mi querido y Egregio Agrimensor es un especialista en eso. Está mucho peor la gente que desprecia la naturaleza y que es incapaz de maravillarse observando como liba una mariposa.
El trabajo es una maldición pero mucho peor es no tenerlo.
La clave es ser capaces de buscar la felicidad en el tiempo que nos queda: ese que es sólo nuestro y usar la estrategia del pulpo para escapar por la rendija por muy pequeña que sea.

Sussss dijo...

Yo he reconocer que los años que pasé viviendo en la gran ciudad "hivernaba". Hace dos que vivo en un pueblo saliendo entre semana y en fin de semana a fotografiar y soy otra. Sigo trabajando en lo mismo, pero soy otra.

Jordi Busqué dijo...

El otro día, estando en una ciudad-dormitorio en sudamérica, infinitamente más putrefacta que la suya, una mujer de un pequeño pueblo de las montañas, me decía que había venido de vacaciones. Tenía que ir a visitar a una amiga en otro pueblo, pero ni siquiera se quedaba a dormir, por el ansia de visitar ese montón de inmundicia del que Vd. y yo huiríamos despavoridos.

Creo que las personas buscamos lo que no tenemos y la felicidad total (o casi) está al alcance de pocas personas.

Solo puedo recomendar el atreverse a cambiar los aspectos que no nos gustan, ya que no vamos a tener otra vida más. La reencarnación en vida, como dice Vd.

El futuro bloguero dijo...

Afortunadamente, podemos salir al campo y evadirnos, disfrutando de las horas vivas (que decía Le Mosquito)

Me gustaba esa expresión, no era gastar las horas muertas, sino vivir esas horas, aprovechando el tiempo en algo tan bonito como admirar los insectos, o las plantas, o los brotes.

Supongo que el Llobregat, no tendrá tanta concentración de farmacos y orines, sino una ínfima cantidad, detectada por esos aparatos prodigiosos.

Ojalá salga adelante el proyecto de salidas a la naturaleza, haría lo posible por acompañarte a alguna, y conocerte en un ambiente mucho más natural que el de cualquier ciudad putrefacta.

Un fuerte abrazo

Amig@mi@ dijo...

Me quedo a cuadros. Increiblemente desalentador...
¿Qué nos quedará dentro de unos años?
...
Un abrazo libre de farmacos. ;)

¿? d. baco dijo...

Si descontamos el hambre, el frío, el ochenta por ciento de mortalidad infantil, la posibilidad de que te coma un oso o un dientes de sable. Si escribimos dignidad en mayúsculas y se la otorgamos a cada individuo con los accesorios pertinentes: educación, sanidad, justicia, ocio, autonomía. ¿Qué tenemos? Un tercio escaso de toda la población humana completamente ajena a las leyes de la naturaleza para las que está diseñada y profundamente aburrida preguntándose para que todo esto. Está claro que no sabemos a donde vamos, pero si de donde venimos y ahí no queremos volver. La vida es una fuerza telúrica y brutal que avanza ajena a nuestra voluntad. Cada fracción de tiempo es un punto de no retorno.

Belnu dijo...

Qué duro es esto Sólo me alegra pensar que yo no tomo esos medicamentos desde hace unos doce años, así que no contribuyo (ya sé que os parece mal, pero al menos tendrás que reconocer que no contamino tanto...)

Icíar dijo...

Sí, mi cuerpo, que tendrá muchas impurezas, tampoco tiene de esos tipos.
Por otro lado, si las tuviéramos, podríamos seguir 'fardando', ya que afortunadamente para el río, no desahogamos el exceso de líquidos en esas aguas o en cualquier otra.

Belnu dijo...

La foto es preciosa

treehugger dijo...

Creo que los restos de Cocaina que corren por las cloacas de Barcelona son realmente preocupantes.

Cambiando de tema, ha visto usted el dpreview de la G11? mis 5 centavos: G10 claramente superior en detalle a isos bajas. G11 marginalmente superior en detalle a isos altas.

David Álvarez dijo...

Hay muchísimas personas, más de la que creemos, que viven toda su vida enjauladas, que pueden pasar meses sin salir de su ciudad, e incluso de su barrio, y lo más lejos que viajan son sus orines, como los que llegan al Llobregat cargados de medicamentos.
Y esa es la gente normal, y los raros somos los que nos vamos a ver ranas por la noche o a fotografiar las estrellas y a disfrutar de los aguiluchos laguneros.

Jordi Busqué dijo...

"The mass of men lead lives of quiet desperation. What is called resignation is confirmed desperation." de H. D. Thoreau.

El otro día conocí a una chica de Massachussets que me dijo que Walden está muy masificado. Casi me muero.

Naia Salud dijo...

El pulpo joven, es un ser vivo ingenuo y libre que necesita espacios grandes para ser el mismo. Hay muchos "pulpos" entre nosotros. Buscadores de los espacios, sin cadenas y amantes de la libertad.

El Rio LLobregat lo estamos matando al igual que, al Rio Segura en Alicante. Ya no solo la depuradoras, no dán a vasto, sino el propio rio, al cual, se le agotan los recuros y las fuerzas de autoregenerarse.

Namasté

frikosal dijo...

Pero muy pocos tienen coraje para reencarnarse en vida.

frikosal dijo...

Naia,
A mi un valenciano me dijo muy orgulloso que el Turia (creo) no lleva ni una gota de agua a su desembocadura, como debe de ser, para que tomen ejemplo en otras partes. Y no era precisamente un ignorante. Hay que hacer mucha didáctica.

frikosal dijo...

Jordi,
Realmente Thoreau parece que hubiera escrito para ti.

igniszz dijo...

Que el llobregat es un estercolero es un secreto a voces. Lo preocupante no es lo que se les pasa a las depuradoras, sino lo que no controlan las potabilizadoras. Totalmente de acuerdo con sus aseveraciones. Lo que es prodigioso es la capacidad de adaptación de los bichos al entorno llobregatizado, sobretodo en el delta, con un avión despegando cada 4 minutos. Y los gobernantes contentos porque tienen una terminal nueva y preocupados porque barajas les desvia vuelos.

Guerrillera dijo...

Hola
Hacía tiempo que no tenia tiempo de conectarme, ...me gustaba más el título de "NO PUEDO EVITARLO" o bien "LA DEPILACIÓN NO ES LA SOLUCIÓN"

Totalmente de acuerdo, la sanidad publica receta innecesariamente excesos de medicamentos (hay premios y recompensas economicas en recetar más un producto que otro de una misma especialidad farmaceutica).

También el usuario realiza un mal uso del mismo! Se automedica, o no sigue las pautas concretas de dosis de la propia medicación.

Pero el motivo de todo es que ello es les interesa(empresas farmaceuticas) estar como esta, ya que genera intereses economicos.

Sanidad publica debería recetar por nº de pastillas según los días requeridos del tratamiento, y no por caja de pastillas que siempre sobran y se quedan en casa para en otra ocasión realizar un mal uso.

Se debería realizar una sensibilización y educación-aprendizaje del mismo.

frikosal dijo...

Si pero yo debo romper una lanza en favor de la automedicación, por lo menos (parafraseando a Woody Allen) te receta una persona que de verdad te quiere, y que con seguridad no recibe comisiones de ninguna empresa farmacéutica.

frikosal dijo...

Lo de "La depilación no es la solución" me parece que lo ha copiado una empresa que se dedica a promocionar no se que clase de cirugía, debí de registrarlo.

JOAKO dijo...

Pues te voy a dar una mala notícia, puesto que la mayor contaminación humana es invisible, esto es en realidad la sustancia que define al mundo como tal es el oxigeno, que tiene su origen en los trillones de trillones de bacterias que han creado con su "desecho" en oxigeno el mundo tal como lo conocemos, pues bien, desde que Fleming descuibrió la penicilina, los antibioticos se han fabricado en gran cantidad popr el hombre, y su mal uso ha hecho que se conviertan en esa "polución sorda" que se discute si es en realidad lo que acabará con el mundo tal como lo conocemos, pero como diria Abraracurcix, "eso no va a pasar mañana"