jueves, diciembre 10, 2009

Desde dentro del dolmen

En mi opinión, los monumentos megalíticos tienen una presencia simbólica y una densidad espiritual superiores a las de cualquier otra construcción. En particular los dólmenes, ponen de manifiesto la escasa resistencia a la tracción de la piedra y desenmascaran los excesos de arrogancia estructural de la denominada arquitectura moderna. Cuando todas las oficinas de cristal ya se hayan hecho añicos, todavía estarán allí las navetas, los dólmenes, los menhires y los moais, para dar fe de la voluntad humana de hacer obras trascendentes y no solamente recalificar y perpetrar plazas duras como hacen hoy en día tantos y tantos concejales de urbanismo.

Creo que (en cuanto se haya inventado la máquina del tiempo) voy a abducir a Le Corbusier, además de a Mies Van der Rohe, y les llevaré conmigo a visitar este dolmen de noche, con la esperanza de que puedan captar la gran energía telúrica que desprende. Yo se (lo digo sin ninguna acritud) que mucha gente no comparte mi punto de vista, y es normal puesto que esos dos señores son considerados grandes artistas. Pero como yo soy un simple agrimensor, puedo decir lo que de verdad pienso: ya es hora de abjurar de esos excesos y regresar a la tierra.

Para fotografiar este monumento, salí de la ciudad dormitorio una noche de luna llena y estuve conduciendo durante horas hasta que las luces putrefactas de las ciudades ya se hubieron disipado caso por completo y la presencia de la naturaleza empezó a sentirse. Entonces me dí cuenta de que había olvidado un pequeño detalle: su localización exacta. Por suerte un amigo que conoce bien la zona me fue guiando por teléfono a través de un laberinto de pistas de tierra (aclaro que con el manos libres, por si algún agente me estuviera leyendo). Y me dio un consejo: que vistiera de color claro, puesto que cuando hay luna llena salen los cazadores furtivos a disparar a los jabalíes.

Como toda la ropa de abrigo que tengo es negra, me puse encima el chaleco reflectante de color amarillo, y ataviado como la noble salamandra, fui hasta el dolmen con actitud reverente.

Desde el interior, se veía la constelación de Orión y se estaba francamente bien.

20 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Ohhhhhhhhhhhhhhhhh, qué dos maravillas. Seguro que se estaba francamente bien, como dices.

Bravo, una vez más.

Joselu dijo...

Menorca es una isla que me cautiva y la principal razón, además de sus playas vírgenes, es la presencia de monumentos megalíticos por toda la isla: taulas, talaiots, cuevas, naveta des Tudons... Son lugares misteriosos, telúricos, cargados de energía extraña en los que me gusta ir al atardecer. Sin embargo, estos últimos años he constatado que las autoridades de la isla hacen pagar por ver y visitar estas maravillas que antes se podían recorrer libremente. Estoy de acuerdo contigo en lo referente a la portentosa y sencilla (y compleja) arquitectura de estas construcciones en piedra que se sostienen a veces enigmáticamente a través de los siglos. Eran lugares, quizás de observación, de culto, de ritos. Fascinantes. Preciosas excursiones nocturnas.

Mad Hatter dijo...

También hay arquitectura moderna cercana a la tierra, pero entiendo lo que dices, y es que no sólo es el tipo de arquitectura o el hecho de que sea vieja o moderna, sino el lugar donde se construye, los motivos y su adecuación armónica en el entorno.
¿Nos parecerían igual de mágicos si en la Edad de piedra se hubiese destruido media Sierra de Gredos para construir 200.000 dólmenes de granito?
Hacía tiempo que no comentaba aquí, pero es que, sencillamente, no se me ocurría nada.
Un abrazo.

odette farrell dijo...

Veo que sigues arremetiendo contra las vacas sagradas de la Arquitectura :))))
Me gustaría saber qué opinas de Louis I. Kahn?
( me aventuro a decirte que es el arquitecto contemporaneo que a mi más me inspira.... )

Jordi Busqué dijo...

Vd. se supera en cada ocasi{on. Me parece una foto preciosa y le felicito. Espero que me crea (ya ha pasado otras veces en ambos sentidos) que una vez más hemos tenido telepatía y yo estaba buscnado dólmenes lo suficiente elevados como para hacer algo similar, aunque sin luna, dada mi obsesión por la VL...

Hizo alguna del lado contrario, con la Luna iluminando el dolmen?

felquera dijo...

La que está hecha desde el interior es preciosa. Es una buena zona, lo malo la proximidad de Huesca capital, que aunque es pequeña -al menos bastante más que la ciudad dormitorio- no deja de tener su contaminación lumínica. ¿Cómo estaba el cielo hacia el norte? Me imagino que con luna llena no se podrán hacer muchas maravillas, pero tú nos ne presentas dos, de maravillas. Salut.

nomesploraria dijo...

Mai podré fer fotos com aquestes :(

Inuit dijo...

¿Sabes una cosa Frikosal? La del dolmen da la sensación de que alguien está utilizando sus poderes y la está haciendo levitar o que el dolmen está transido de mística y el efecto de su propio "yoriqui" la eleva en ofrenda al cosmos.

La segunda, parece un paper esparracat o fins i tot l'entrada a al cova d'un pessebre. La primera molt intensa, la segona juganera, però preciosa.

PER NOMESPLORARIA: Apa, no diguis això!!!! si no les fas és perquè no voldràs sortir a les nits.
M'han dit que et fa por la foscor ;)
Inuits

Ars Natura dijo...

Menos mal que puede contar con amigos noctámbulos con paciencia suficiente como para guiar a alguien en plena noche dando instrucciones por teléfono, si no nos habríamos quedado sin la posibilidad de disfrutar de estas magníficas fotos. Seguro que hubiera habido otras parecidas de otro día una vez tuviera la localización exacta del lugar, pero no serían estas...

Belnu dijo...

sí, y esas taules y talaiots de Menorca, recuerdo que la primera vez que me acerqué a uno, a los doce o trece años, noté ya esa sensación de lugar sagrado. Hay algo, una quietud, algo mágico y estrellado o orientado con el cielo, parece que puedes notar la historia milenaria de esos lugares o los usos que han tenido

felquera dijo...

Tampoco veo mal el uso de dinamita en lugares como el Centro de Arte y Naturaleza en Plan (valle de Chistau). Mi incultura informática me impide poner el enlace, pero seguro que alguien lo busca en Google y es tan amable de enlazarlo de algún modo. En Bielsa tenemos otro esperpento de éstos (con lo bonitas que son las bordas tradicionales), pero al menos lo tapan los árboles. allí le aseguro que no le llevaré a hacer nocturnas.

frikosal dijo...

Señores/as, que no puedo responderles a todos/as porque me falta tiempo. Pero lo intento.

Felquera,
Me he quedado petrificado, que espanto. En fin.

Odette,
Si es lo que he visto me temo que en fin..

NMP,
Usted las hace mejores !!

Inuit,
NMP es uno de los personajes más audaces de la blogosfera.

MartinAngelair dijo...

Una cueva con cara o puerta de mico.




Muchas gracias.



B.N.C.F.

frikosal dijo...

Jordi, desde luego que le creo, ya nos ha pasado en más de una ocasión. Lo que reconozco que a mi no se me hubiera ocurrido fue ese cementerio, pero tenía toda la razón, fue un lugar estupendo.
Y recuerdo que la gente se rio en la presentación al ver el hectoplasma saliendo.
Por el lado de la luz buena no es tan fotogénico el dolmen.
Tengo una foto de casiopea y la galaxia de andromeda encima de la mesa, las pobres han quedado fatal en el llamado parque natural junto a la ciudad-dormitorio, todo el cielo es un asco. Estoy desconsolado.

Naia Salud dijo...

Imágenes poderosas y serenas. Son espacios para sentir a la madre tierra.

Un Abrazo

Namasté

nomesploraria dijo...

Em fa por la foscor i els senglars sodomites, sí.

Amig@mi@ dijo...

No sé lo que es la energía telúrica, pero sé perfectamente lo que yo siento cuando me aproximo a un lugar como este.
Algún día contaré mi experiencia en Peña Tu. ;)

Preciosas fotos, son de envidiar.

Un abrazo

igniszz dijo...

La segunda foto parece una puerta al cielo. Las encuentro geniales. Tiene usted, además de buen gusto, un gran talento.

@ngel dijo...

Preciosas imagenes!!!
Eres todo un aventurero!
Anda que si te pegan un tiro por ir a hacerle una foto al Dolmen...

A veces nuestra afición es de riesgo extremo ;)

Saludos.

Miazuldemar dijo...

La primera fotografía me produce una relajación tremenda. Debe de ser algo así lo que ven los que ven la luz al final del túnel en las puertas de la muerte. En la segunda algo curioso, otras veces he quitado el polvo de la pantalla para ver bien las estrellas de sus fotos, hoy me ha sucedido al revés, he querido quitar las estrellas para ver bien el polvo, Qué cosas. ¡Estaban tan nítidas!

Gusta su blog. Nos hace soñar.