martes, diciembre 22, 2009

1998, Portoroz, Slovenia

Fue en el 98, en Portoroz (Slovenia), después de la guerra en Croacia y Bosnia pero antes del conflicto en Kosovo y de los bombardeos de la OTAN en Belgrado, en el 99. Aunque he tenido que consultarlo porque los acontecimientos se me amontonan en la memoria.

Era una noche lluviosa, los callejones empedrados de Portoroz reflejaban la luz de las farolas y me recordaron algunas calles del lugar donde yo nací. Sin trípode y con película de ISO100, la foto no era fácil. Me apoyé contra la pared y sin respirar disparé con el viejo 28 abierto completamente. Después entramos en un pequeño bar donde había una animada conversación y una competición de dardos. Yo no había jugado nunca a los dardos pero nos invitaron a participar y mi amigo alemán y yo no hicimos muy mal papel. Después de la partida tomamos unas cervezas más con la gente de allí y terminamos por entrar de lleno en la conversación, que como no podía ser de otra manera fue sobre la guerra.

De repente, uno de los ocupantes de la mesa vecina, un hombre corpulento, me tomó por la mano y casi por la fuerza me sacó del local y me llevó unos metros más allá, al paseo desde donde se dominaba toda la bahía. A mi me asustó ese extraño rapto, y además volvía a llover y de vez en cuando un rayo iluminaba el cielo. Con su mano izquierda señaló al horizonte y dijo en inglés chapurreado pero perfectamente inteligible, incluso aunque no hubiese hablado de tan grande como era su emoción, "¿Ves? Todo eso es mi patria, y allí, al otro lado, están los croatas, que son gente violenta y sin civilizar". Agitaba los brazos y entonces me di cuenta de que era manco. Regresamos al bar y aquella noche la discusión fue muy larga y complicada, a pesar de que a la mañana siguiente todos teníamos que trabajar.

20 comentarios:

Jesús Dorda dijo...

Preciosa foto, de esas que te salen bien a pesar de los inconvenientes. En efecto, podía pasar por un rincón de cualquier ciudad española.
La situación es de esas que nos hacen pensar en lo bien que vivimos. Ahora que con viajes e información a nuestra disposición, vemos cosas así diariamente y lo deberíamos sentir y no endurecernos.
Bosnios, palestinos, saharahuis, ..., podíamos ser nosotros.

Joselu dijo...

La foto es espléndida. Me encantan las fotos de calles nocturnas a la luz de los faroles. Los adoquines brillan y le dan una pátina al ambiente muy especial. El conflicto de la antigua Yugoeslavia es uno de los más terribles y crueles que se han vivido en las últimas décadas. ¡Cómo unos países que vivían armónicamente terminan enfrentándose de un modo tan brutal! Cabe extraer lecciones y aplicárnoslas, pero me temo que nadie aprende de la historia. Un cordial saludo.

Bufaforat dijo...

Esta entrada me recuerda que todavia no he comprado el libro de Isabel Nuñez sobre el conflicto de los Balcanes. Imperdonable.

No le encanta la foto de la portada del libro de Isabel?

nomesploraria dijo...

UF!!! Me impresiona el rapto del manco. Si la gente dejara de pensar tanto en patrias y en que el vecino es un malvado, quizás las cosas irían un poco mejor.

nomesploraria dijo...

La foto me gusta mucho.

treehugger dijo...

Este verano en Croacia noté esa fuerza del nacionalismo, el sacrificio abnegado por la nación, el orgullo y la felicidad por esa falsa sensación de sentirse dueños del propio destino. Una, Grande y Libre.

Creo que ese sentimiento de fé ciega en la nación o en la religión, vea la entrada de Jordi Busqué, tiene, confiere, mucha fuerza, demasiada fuerza, y no me gusta.

Guerrillera dijo...

Bonita foto!!!

Has vuelto al NO PUEDO EVITARLO!!!
bien, esperaré un día más y es posible que me encuentre mi frase ideal: LA DEPILACIÓN NO ES LA SOLUCIÓN!

(p.d. Bon any 2010!)

frikosal dijo...

Bufaforat, deberías leerlo sobretodo tu que estás especialmente interesado en el tema, es un enfoque muy original.

Dr. Jorge Garat. dijo...

Una preciosidad de foto.

Que de cosas le ha tocado vivir. Si escribe Ud. un libro con sus entradas, yo compraría por lo menos una docena, para disfrutarlo y para que lo disfruten once amigos mas.
Y no es broma...

Saludos desde Chile.

frikosal dijo...

Gracias Jorge. Saber que te gustaría leerlo es un aliciente pero está muy complicado todo y más ahora que se está acabando el mundo, si incluso los escritores pasan dificultades para publicar, ya me dirás tu que voy a hacer yo.

igniszz dijo...

Me gusta la fotografiá, y las charlas interminables.

frikosal dijo...

Habrán notado que que le falta profundidad de campo y que está un poco movida, no ?

frikosal dijo...

Y la dominante, claro.

la desanchá dijo...

A mí las luces mortecinas me llevan directamente a la infancia, me da la impresión de que las bombillas entonces alumbraban menos.

Qué cosa terrible las guerras civiles; son la excusa perfecta para dar rienda suelta a venganzas personales que, la mayoría de las veces, no tienen nada que ver con la política.

la desanchá dijo...

¿Se da usted cuenta de que este año no nos ha obsequiado usted con su -tanto como el del rey- tradicional mensaje antinavideño?

frikosal dijo...

Es que estoy flojeando. Feliz Navidad, estimada Desanchá, que pase usted un buen día. Ya es usted como si fuera de la familia, a ver si el 2010 por fin podemos ir a comprar pan juntos.

frikosal dijo...

Y que me sabe mal amargarles las fiestas a la gente cuando yo lo que quisiera es que fueran felices, pero sin jorobarme a mi con sus luces y sus villancicos. Pero esta navidad va a ser diferente, ya les contaré.

MartinAngelair dijo...

Una de las calles más bonitas,...para mi gusto, de Bruselas, está en función de un pasado dedicado al Teatro, sobre todo al de Marionetas,...


...me hubiera gustado que tus ojos captaran ese espacio.





Un beso, y que tengas en estos días, un bonito espacio a tu lado.




B.N.C.M.

Amig@mi@ dijo...

Es una maravilla de foto, con una luz tan difícil de captar en imagen, como de conseguir al natural.
Quizás la lluvia caída, sin proponérselo ayudó ;)
Un abrazo

Belnu dijo...

No había leído esta entrada, qué escena impresionante, del hombre manco y el odio