miércoles, diciembre 02, 2009

El corral abandonado y un plan para abducir a Mies Van de Rohe

Aragón está plagado de estas construcciones rurales en desuso, ya sean casas, corrales o graneros. Para algunos esto será señal de una triste despoblación, y seguramente tengan razón, pero a mi estas modestas edificaciones abandonadas (y por el momento a salvo de las garras de los concejales de urbanismo) me parecen espléndidas y no dejo de visitarlas siempre que tengo ocasión. Construidas únicamente con piedra, barro y madera, los materiales disponibles a menos de uno o dos kilómetros de distancia, algunas han durado centenares de años. En la zona que yo frecuento, los tejados suelen ser inclinados y utilizar losa como material impermeable. Otro día les hablaré de estos preciosos tejados. Hoy solamente quisiera hablar bien de esta arquitectura antigua, que no parece muy diferente de la de hace 1000 años, a juzgar por como están edificadas las ermitas.

Que lástima que el Sr. Ludwig Mies van der Rohe (y le Corbusier) no hubiera pasado una temporada estudiando la humilde pero sabia arquitectura popular, en lugar de entregarse a sus delirios, que deben haber sido el germen de las plazas duras y de los edificios-horno que tanto daño han hecho. Este verano, paseando por la Alhambra, pensé que si se inventa la máquina del tiempo yo mismo descenderé a la tierra con fecha 1901 para abducir al joven Ludwig y llevármelo a visitar un patio andaluz, o una casa hábilmente orientada en una huerta de levante (y que se tome una limonada al fresco de la brisa marina). Y le haré pasar un día entero al aire libre para que medite y vea lo que es una piedra y lo que es el sol y por donde pasa en invierno y en verano. Cosas imprescindibles, en mi opinión, para un arquitecto. Y después le retornaré a su época y ¿quien sabe? tal vez las plazas duras se transformen espontáneamente en arboledas.

27 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

Pues ese sitio como tú bien dices tiene un encanto fuera de lo normal.
Ya sabes que yo lo que no hay me lo invento, y hasta puedo escuchar las psicofonías de los antiguos moradores, sean estos ladridos, cacareos o balidos...
Un abrazo y preciosa la imagen que ampliada nos muestra el arco iris alrededor de la luna con toda claridad.

treehugger dijo...

desde la pantalla de mi telefono movil si se aprecian los colores del halo de la luna.
Le comente que tengo movil nuevo?
Con wifi y gps?
Arf, arf... Diga? Quien me llama? Un momento que cierro el youtube. Señora youtube, si, en mi movil. Oig!

Bufaforat dijo...

yo no me atreviria a dar la paternidad de las plazas duras al pobre Mies.
Que ordinario el señor th. Quien no sepa estar a la altura que no comente.

Jordi Busqué dijo...

Las nocturnas sin estrellas tb quedan bien.

Respecto la arquitectura, creo que es bueno que haya tantos estilos diferentes como se quiera, pero si que coincido con Vd. en que los arquitectos deben conocer la trayectoria del Sol a lo largo del año.

Creo que estas cajas de zapatos de Van de Rohe estarían bien si fueran escasas.

Jordi Busqué dijo...

... y en las plazas duras tb coincido con Vd. totalmente.

la desanchá dijo...

Esas terribles plazas, rasas como un erial; cualquiera las cruza en verano, con el calor que hace aquí.

Abduzca usted a todo aquél que lo necesite, se lo ruego.

nomesploraria dijo...

Es curioso que el señor Le Corbusier se construyese para él una cabañita preciosa de madera en un acantilado mediterráneo. Un dininuto y encantador estudio tan distinto a las cosas que hacía para sus clientes.

Sostengo que la arquitectura rural era el producto de años de observación, sentido común y uso de los materiales (nobles) que tenían a mano.
Por desgracia hoy, la gente de los pueblos parece que han perdido ese buen sentido y además los materiales que tienen a mano son la uralita, los plásticos y el tocho. Todo ello aderezado con el inevitable cuatro latas abandonado junto a los restos del último tractor.

Que San Anselmo conserve sus ruinas por muchos años y que por muchos años las pueda fotografías bajo la celestia, la luz de la luna y los satélites artificiales.

Suyo.

Madame Vaudeville dijo...

Qué instantánea más maravillosa, es absolutamente mágica.

frikosal dijo...

Gracias a todos por sus comentarios.

El Sr. Treehugger nos dará el número de su teléfono para que podamos comunicarnos con él cuando no está en el youtube ?

No todas las plazas duras son obra del Sr. Van der Rohe, claro que no, él empezó y los demás debieron copiarle. Recuerdo una enorme extensión de hormigón en Lisboa, que incluso tenía espejismos. Todo arquitecto debería ser condenado a vivir en sus obras.

Sr. NMP, ¿ donde está esa casa de madera del amigo Mies ?

nomesploraria dijo...

Aquí se puede ver alguna cosa. La visité a mediados de los 90. El lugar es privilegiado.

nomesploraria dijo...

Mies no, el otro, el corbusié ese

Amig@mi@ dijo...

De nuevo tengo algo curioso que mostrarte, ya sabes, mandame un Email y te lo envio.
Creo que te va a gustar.
Un abrazo

Rafa Pérez dijo...

Cada vez soy más feliz de habitar una de esas casas producto de la sabiduría popular. Aunque mis dolores de cabeza me ha dado (y me dará) la reforma. Saludos desde el otro lado del estrecho.

?¿ d. baco dijo...

He nacido y vivido gran parte de mi vida en una casa de aldea que fácilmente tendrá mas de ciento cincuenta años. También en ciudades y pueblos, aunque menos.Es más, si prescindimos de aquel fluido eléctrico de ciento veinte y cinco voltios y la vertedera de los arados que surcaban la tierra El lugar en el que he nacido podría ubicarse en cualquier lapso de la edad media o quizás anterior. Este tipo de arquitectura albergó a colectividades humanas de muy diferente matiz (idealizado hoy) a lo que hoy es el hombre urbano. Apasionante tema para un café en una tarde de invierno, demasiado largo para un comentar aquí.

igniszz dijo...

Los pueblos nómadas acostumbrados a la belleza y a la dureza del desierto, cuando construyeron casas, las hicieron de manera que, sin perder la sensación de seguir perteneciendo a la tierra, pudieran disfrutar del paraíso. Y inventaron los jardines. La propia palabra paraíso viene de los jardines persas.
Yo creo que la proliferación de parques grises no es culpa del Van de Rohe, sino de la última rama evolutiva del hombre, producto del sedentarismo, el acomodamiento y la especulación, que nos hace menos verdes y más grises, por fuera y por dentro. Saludos

JOAKO dijo...

No es oro todo lo que reluce, Mies fue un precursor, y como tal se equivocó mucho, pero sobre él se sigue construyendo algo diferente, otra manera de entender la arquitectura. Lo tradicional funciona, es práctico, pero carece de Aventura, piensa que es el resultado de mucho ensayo y error...justo lo que hace Van der Rohe

Animal de Fondo dijo...

Friko, no te metas con los buenos. Mies no tiene nadita de culpa de que los otros hagan plazas duras y sin sentido. Todo lo contrario; Mies, siendo humano (por eso empinaba el codo, dicen), representa la perfección absoluta en el trabajo y esto es lo relevante de su obra, llena de ideas espléndidas. Quería conseguir tanta perfección que un día pilló a un obrero echando marranerías en un hueco que luego quedaría oculto y lo reprendió. El obrero le dijo que, en definitiva, no lo vería nadie. Y Mies, que era ateo, creo, le contestó que lo vería dios, y bastaba con eso para no hacerlo. Adivino en muchas de tus actitudes frente a tus fotografías ese mismo espíritu, que de algún modo es hijo de Mies.
Y con el Corbu pasa lo mismo. No se puede culpar a García Márquez de ser el inspirador de los best-seller que publican en Planeta. Le Corbusier fue otro genio, que por cierto carecía del título de arquitecto, pero sabía más que los arquitectos de su tiempo. Sobre su cabaña, escribí hace tiempo mi opinión: Un château en la Côte D'Azur.
Y por supuesto que la arquitectura popular buena es insuperable, porque la ha desarrollado el hombre a lo largo de cientos de años, mejorándola en cada generación.
Saludos cordiales

frikosal dijo...

Animal de fondo,

Yo podría compartir lo que tu dices si la arquitectura fuera un arte como la escultura o la pintura, pero con las edificaciones ocurren dos cosas:
-Por su número y tamaño son una transformación radical del medio natural.
-Están destinadas a que vivan personas dentro.

Los dos arquitectos que citas viven completamente de espaldas a la naturaleza, su apología de la línea recta y de la perpendicular solamente pueden conseguirse a base de utilizar acero, y lo que es peor: el uso intensivo de cristal hace que sus edificaciones sean inhabitables a no ser que se consuma una enorme cantidad de energía en calefacción y aire acondicionado.

Sus obras podrían admitirse si fueran excepciones, pero esa manera de proceder se ha generalizado, y esto está causando un enorme consumo de energía eléctrica, además de mucha tristeza en las personas que viven en las ciudades con plazas duras.

Ayer fuimos con unos amigos a ver la nueva plaza dedicada Rocco Sifredi en la ciudad-dormitorio. Es grande y dura como ella sola, y sustituye a unos árboles preciosos.

Yo no se si la culpa de todo eso la tiene realmente Mies pero cuando veo a la gente ensalzar su pabellón Alemán de Barcelona me pongo enfermo. Para mi es más tolerable la vida si pienso que toda esa basura arquitectónica y esas ciudades asquerosas tienen un solo culpable, una especie de conde Drácula enormemente malvado que ha inspirado a muchísimos idiotas y al que jamás perdonaré.

Por eso pienso abducirle y llevarle a la Alhambra.

Animal de Fondo dijo...

Pues claro que hay un solo culpable, F., es el capitalismo en mi modesta opinión. La arquitectura popular construye bienes de uso y la arquitectura que a ti te exaspera (y a mí también) construye bienes de consumo. Solamente digo que no le eches la culpa a los únicos buenos que hay. Le Corbusier solamente es culpable de haber tomado el hormigón armado que se usaba para construir jardineras para construir edificios y su única pretensión fue introducir la luz y la ventilación en las viviendas, que hasta entonces estaban generalmente compuestas de habitaciones eslabonadas sin ventilar y al final una de las habitaciones daba a un patio inmundo. Ten en cuenta que entonces no había antibióticos y la gente se moría a chorro de tuberculosis y Le Corbusier encontró un medio de evitar esto. Es como si le echas la culpa a Pasteur de la vacuna contra la gripe A o el Tamiflú. Su arquitectura no es de líneas rectas ni de despilfarro energético. Busca en internet la capilla de Ronchamp. No puedes tampoco juzgar a Mies en lo relativo a la vivienda por un pabellón construido para una exposición temporal, que de hecho se demolió inmediatamente. No está destinado a que viva nadie dentro. Pero era tan bueno que millones pedimos a gritos que se reedificara. Hay que poner las cosas en su contexto y esta gente no vivió en el siglo XXI ni oyó hablar nunca del cambio climático.
Métete con los malos, pero tu discurso pierde fuerza si sostienes lo que parecen errores de bulto. No me molesta en absoluto que pienses así y si te contesto no es con intención de polemizar, sino como un intento de convencerte. A todos nos cuesta dar nuestro brazo a torcer. Y tal vez el equivocado sea yo, aunque en este momento no sea capaz de verlo así.
Saludos de nuevo.

frikosal dijo...

Como siempre que se habla de arquitectura o de arte hay polémicas, esto es normal. Lo que ocurre es que, como ya he dicho, considerar la arquitectura solamente como arte puede ser dar mal ejemplo.

Yo no se historia de la arquitectura y puedo estar equivocado, es posible que el uso masivo de hormigón y cristal no se hubiera originado con Le Corbusier y con Van de Rohe.

Entonces dime, ¿a quien debo abducir para que los arquitectos municipales idiotas no sigan haciendo plazas de hormigón pensando que son una gran cosa? Ni edificios de cristal que son auténticos hornos, aceptables tal vez en Alemania pero no aquí.

odette farrell dijo...

Hermosa fotografía y hermosa construcción. Me recordó la cabaña en la que estuve pintando en Irlanda, que era una casa abandonada de la época de la famina, era también de piedra y madera. Creo pero que esta construcción es aún más bonita... sería increíble hacer de ella un estudio para pintar! poniendo domos entre las vigas para tener luz natural... te imaginas?
Yo te tengo que confesar que el Pabellón de Barcelona es uno de mis edificios favoritos en el mundo. Me parece bellísimo!!! Aunque estoy de acuerdo que los rascacielos-cajas de cristal que hizo después Mies, son nocivos en muchos sentidos.

Animal de Fondo dijo...

Jajajjaj, menos a esos dos, a casi todos, elige al que quieras. Llevas razón en que ellos dos dieron herramientas técnicas a los demás para poder hacer los desmanes, pero tarde o temprano esos avances se habrían aplicado.
No sé si la causa será muy compleja. Pero en parte está también el dinero fácil, tal vez. Cuesta infinitamente más trabajo hacer una plaza buena que esos engendros. Los maestros de la arquitectura española siempre han tenido pocos encargos y poco dinero, es la verdad; algunos han estado casi toda su vida medio en la pobreza, sobreviviendo de dar clases y de algún concurso honrado, que los ha habido. En cambio otros menos dotados se han hartado de construir.
Pero bueno, pensándolo bien, eligiendo a Mies, por lo menos tienes a un arquitecto chulo, no vamos a elegir a un tuercebotas. Y como en el fondo del todo tienes razón y es que hay una mala arquitectura de no te menees pues me doy por convencido (hay que fingir flexibilidad mental para esconder los años ;))).
En serio, el post está bien.
Un abrazo!

odette farrell dijo...

Concuerdo con los comentarios de Animal de Fondo...
ya sé que aunque estudié Arquitectura casi jamás la ejercí, pero Mies y el Corbu son verdaderos pilares de la arquitectura moderna, e insisto yo quedé anonadada cuando visité el Pabellón de Barcelona.

frikosal dijo...

Odette,
Me alegra saber que esos son en efecto los pilares tal y como yo sospechaba, la arquitectura "moderna" debe ser derribada. Regresaré atrás en el tiempo,
de paso compraré Starry Night como dice Maria Rosa, y abduciré a esos tipos. Confío en poderles hacer entrar en razón.
Cuando paso cerca del pabellón alemán aprieto el paso. Pero eso son cosas para hablarlas con tranquilidad, a ver si regresas :)

MartinAngelair dijo...

...Están sí 'abandonadas',...pero siempre hay dedos que tocan estas construcciones.




La luna es la misma, y a lo mejor, el corazón, de los que las, idearon y levantaron.







Esta foto, como tú humildemente la llamas, es más que bonita.






Un saludo y buenas noches C.F.

Joan Guillamat dijo...

manel! que bo lo del mies :-), pobre home vivia en una época en que la calefacció i l'aire acondicionat era casi gratis, i per sobre de tot aixó primaven algunes coses tan o més importants que el bon funcionament térmic d'un edifici :-)

Per a mi per exemple la idea de comfort no parteix de una bona temperatura, sí d'una bona iluminació (i amb aixo no dic que la del mies sigui bona, a mi no magrada, jeje).

cuidat!

frikosal dijo...

Si, es parla molt de la il.luminació per a justificar les façanes de vidre... però una pared de vidre orientada al sud com tu ja saps, fa que la llum a l'interior no sigui bona per treballar.