sábado, noviembre 20, 2010

Como establecer una relación de confianza y afecto con las modelos

Hace tiempo que no subía ninguna lagartija. Es cierto que hace poco hablamos de las salamanquesas, que también son muy bonitas, pero no es lo mismo. La lagartija tiene una predisposición a la espiritualidad que hasta la fecha yo no he encontrado en ningún otro reptil, y en muy pocas personas. Ahora bien, hay que ganarse su confianza y su afecto para poder hacer una buena sesión fotográfica.

En primer lugar, uno las ve, pero ellas se muestran recelosas:
O tal vez es que se hacen las interesantes, quien sabe..
Poco a poco vamos consiguiendo que nos muestren entero su cuerpazo:
Y se puede trabajar un poco con primeros planos:
Pero no hay que perder de vista que el objetivo es que relajen completamente, que las modelos se sientan seguras en presencia del fotógrafo. Y se sabe que esto se ha logrado cuando cierran los ojos y disfrutan del sol:
Entonces ya se les puede pedir lo máximo que se puede pedir a una lagartija: que doble la cola de modo que les quede al lado de la cabeza, como las pescadillas en la sartén, y así salgan de cuerpo entero llenando el encuadre:
Esta postura, si no surge del afecto, puede ser un poco humillante para la modelo y no hay que presionarlas demasiado. Al terminar nos despedimos con dos fraternales besos y la lagartija, que era una gran profesional, continuó con sus tareas, mientras que yo me fui a seguir malviviendo en la ciudad-dormitorio.

La semana próxima, o la siguente a más tardar, voy a empezar a hacer yoga. Pero vamos, como la lagartijoterapia pocas cosas debe haber. Un saludo, sean felices etc.

25 comentarios:

Jordi Busqué dijo...

Y no vuelve a abrir los ojos con el chasquido de la cámara?

Lleva un ritmo de entradas muy alto Dr. No lo pasamos muy bien!

frikosal dijo...

No que va, quiero decir, claro que abre los ojos la critaturita de Dios, pero cuando a ella le va. Dura más que uno de nuestros parpadeos, sería como el éxtasis o algo así.

¿No lo pasan bien? Me he hecho el propósito de poner una al día, a ver si atraigo a algún mecenas que me retire de la calle. A ver.

Erna Ehlert dijo...

Em sembla que ets un bruxot.
Bueno, o un mago o algo al estilo.
Parece que tienes todos los bichos enamorados de ti.

Son una maravilla estas imágenes de la lagartija.

macroinstantes dijo...

Veo que usa usted la misma técnica que yo...

Los reptiles son hedonistas natos. Muchas veces he tenido que chasquear la lengua o dar un silbido para que abrieran los ojos y no salieran en la foto con los ojos cerrados... es que cuando se relajan se relajan de más, si te descuidas se echan una siesta delante del objetivo...

MartinAngelair dijo...

Siempre las recuerdo, acercándose ellas a mi.


En serio,... :)





Perezosas y curiosas si hay sol.




...y a la vez, siempre me sorprende su enorme rapidez, cuando soy yo la que por casualidad, me he acercado a su espacio, al pasar.





Muy bonita.

...y muy bonitas.






(no es la primera vez, que trato de averiguar porqué este bicho me llega tanto y desde hace muchos años)







Beso, y buena noche.

Jordi Busqué dijo...

Quiero decir Nos lo pasamos muy bien!

Pere Soler dijo...

Curioso y endomoniado animal, que le pierde la cola...digo, que pierde la cola!!!

Le escribo despues de una dudosa sesión de yoga tantrico matinal Dr, debe usted probarlo... ;)

siqui dijo...

Yo soy más partidario de la mano dura. Hace años tuve que hacer la portada para el libro "Rabos de lagartija" de Juan Marsé. Capturamos una lagartija con un lazo y la metimos en una pecera rectangular con el fondo blanco. Al primer destello de flash (3.000 watios) se quedó como una estatua y no se movió en toda la sesión. Mano de santo.

Belnu dijo...

Genial! Siempre he envidiado tu relación con las lagartijas. Yo me he limitado a mirarlas y sonreírles cuando las he visto. Tengo aún una pequeña salamanquesa en la terraza norte, donde no suele llegar mi gato, que se refugia detrás de las hojas, y alguna vez entra en casa... La verdad es que las sacas muy favorecidas y ellas seguramente lo saben

Un profe cualquiera... dijo...

¿Y de su hermano mayor el lagarto verde, que nos puedes contar? El verano pasado coincidí con uno con bastante tendencia al exhibicionismo...

Saludos

Icíar dijo...

(risas) Siempre tan original. Puede que con esas sesiones de yoga consiga contorsionarse como esa lagartija, y entonces, la conexión fotográfica ya sea total.

ercanito dijo...

Paciencia entonces ¿no?

igniszz dijo...

Siqui, le daría un infarto, jeje.
Yo una vez vi un lagarto y me fui acercando poco a poco, poco a poco, y el tio ni se movía, sigo acercándome más y más, era super emocionante llenar el fotograma con su cara....hasta que comprendí porqué se dejaba.....ERA DE PLÁSTICO! Mis hijos todavía se parten el traje cuando lo recuerdan. Qué hacía un lagarto de plástico en el valle de Benasque es arena de otro costal.

frikosal dijo...

Mis queridos Siqui e Ignis, entre la lagartija de plástico y la flasheada, me habeis dejado estupefacto. Recordad que son muchos los caminos que llevan al infierno pero solo es uno el recto y empinado que conduce al cielo. Donde esté lo natural que se quite el plástico (por un momento han pasado por mi cabeza imágenes de muñecas de tamaño natural!) y Siqui que tenga cuidado a ver en que se va a reencarnar.

frikosal dijo...

Ercanito,
Paciencia es lo necesario para ir a trabajar y aguantar a tantísimos cabrones que hay en el mundo. Con las lagartijas yo disfruto.

frikosal dijo...

Profe,
Algo hice con un lagarto ocelado, pero no es lo mismo. La lagartija de verdad que nos predispone a la mística.
Bienvenido.

frikosal dijo...

Pere,
Yo (hasta el momento) cuando hay gente fina cerca para decir que me voy a hacer la siesta digo que voy a una sesión de yoga. No se si el yoga de verdad me va a servir, ya les contaré.

frikosal dijo...

MartinA,
Es eso mismo, hay que hacer que ellas se acerquen a ti.

frikosal dijo...

Belnu,
Cuando sea la temporada un día si quieres vamos a verlas al monte.

diminuto blog dijo...

Una nutrida familia de lagartijas se pasea como dios las trajo al mundo por la terraza de casa.
Hasta ahí, el lujurioso espectáculo (loado sea El Pulpo Ernesto) es soportable.
Lo que es verdaderamente vergonzoso es el descaro con que ocupan los sillones, y para tomar el sol.

Alguna foto tengo...

ercanito dijo...

Amen, manel, amen.

Belnu dijo...

Acepto la invitación! Me encantaría. "Temporada de lagartijas" se llamará el relato...

Oriol Alamany dijo...

Recuerdo cuando era pequeño e iba a veranear a un pueblo cerca de Montserrat que la pared de nuestra casa estaba siempre llena de lagartijas. Ahora cuesta muchísimo más verlas en los pueblos, qué pena.

Es cierto que si te acercas con cariño se dejan...

Mingo Ramos dijo...

preciosas fotos y genial humor.
Saludos

@ngel dijo...

Doy fe que se dejan acercar si vas con sigilo.
De pequeño fuí "cazador" de lagartijas :-), y hasta de algún lagarto, hasta que me entró uso de razón y empecé a defenderlas de otros niños, imagino que como muchos de vosotros.
Ahora me encanta verlas por el campo y el pueblo, aunque coincido con Oriol en que se ven menos.