miércoles, septiembre 29, 2010

Serie arquitectura herética. Hoy: Hundertwasser

Yo se que mis opiniones en arquitectura también son heréticas, que alguna vez he hablado mal de la obra de Ludwig Mies van der Rohe y de Le Corbusier y que incluso he planeado fabricar una máquina del tiempo para abducir al Sr. Mies en su juventud y llevarle a vivir a un patio andaluz. Sin mala intención, para que recapacite un poco y reoriente su obra futura.

Siguiendo en mi línea, hoy les pido un minuto de atención, solamente un minuto, para Friedensreich Hundertwasser. Este hombre sugirió que plantar árboles en entornos urbanos debía ser obligatorio, declaró que la línea recta era la herramienta del diablo y que el diseño de cualquier edificio debería estar influenciado por la estética de cada uno de sus habitantes. No solo esto: plantó hierba en los tejados, hizo ruedas de prensa desnudo y sugirió que los gobiernos deberían hacer lo mismo.

Dos de sus frases solamente:

El arte por el arte es una aberración, la arquitectura por la arquitectura es un crimen.

Quien utiliza los aseos de humus no tiene miedo de la muerte, porque nuestra mierda hace posible nuestro renacimiento… el olor del humus es el olor de Dios, el olor de la resurrección, el olor de la inmortalidad.

Aquí está contada su vida y su obra, den un vistazo.

14 comentarios:

MartinAngelair dijo...

La arquitecctura, actualmente,...está infravalorada,...


...por lo menos, en algunos barrios,...de los llamados vecinos.





A mi me encanta, cuando la llego a confundir con la ingeniería, visual, asceta,...o 'práctica' casada con esteta.



No me hagas caso, a ver si me duermo entrando en los enlaces de tu entrada.




Muchos besos Corazón.
B.N.

Iván Díaz Pallarés dijo...

Sr. Frikosal, en su caso el " no te acostarás sin saber algo más" se cumple esplendidamente. Gracias, me inclino ante su sensibilidad, "solo sonno l'ombra de la luce", pero gente como vd. proyecta sombras inmensas.

diminuto blog dijo...

FrikoSaid: ...he planeado fabricar una máquina del tiempo para abducir al Sr. Mies en su juventud y llevarle a vivir a un patio andaluz.

------

Por favor... ¡Sácamelo de aquí ya! Ha inutilizado el aljibe con cascotes y hormigón procedentes de las obras de remodelación del patio andaluz que compartimos. Ha sustituido unas rejas de forja de doscientos cincuenta años (estaban como nuevas) por enjendros de acero galvanizado y sin curvas. La carpintería de madera es ahora un cúmulo de añicos, y ha deslucido sus vanos con un ejército de peuvecé corredero, pero inamovible. Pretende techar el patio, de manera que impediría la circulación del aire; aunque dice que no pasa nada, pues acondicionaría éste con bombas de frío y calor. Ha denunciado al panadero, al pescatero, al lechero y al pies para qué os quiero por, segun dice, vocear las mercancías y no respetar sus descansos y silencios -descansos y silencios que él aprovecha para poner a todo trapo su equipo hifi-.

¡Y me lo has traído con toda su familia...!

Ya sabes: basado en hechos reales. Muy reales.

Jordi Busqué dijo...

Esos árboles en los tejados son fabulosos, parecen las ciudades reconquistadas por el bosque.

Joselu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joselu dijo...

Creo que había visto algún edificio diseñado por Hundertwasser, no sé si en El País semanal, y en seguida me sentí cautivado por su filosofía y su estética. Y tienes razón, el racionalismo extremo de Mies Van der Rohe se impuso -no era el único en el diseño del llamado funcionalismo- y toda la arquitectura mundial ha sufrido una degradación por su alejamiento de los ritmos humanos. ¿Por qué sigue seduciendo La Pedrera o la Casa Batlló o el Guggenhein de Bilbao? Por su apoteosis de la línea curva. Han proliferado las plazas duras, los diseños sin gracia y rectilíneos quizás como aproximación al zen, pero mal entendido, o así lo veo yo.

Jordi Roy Gabarra dijo...

Tremendamente interesante tu artículo. Iré rapidamente a sumergirme en la vida de este genio...

nomesploraria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nomesploraria dijo...

Acabo de leer un hermosísimo libro sobre fontanería creativa donde, entre otras cosas, se dice que si alicatásemos más, la humanidad sería más feliz y la vida harmoniosa, equilibrada y placentera asaz.
Los patios andaluces se llenan de hojas secas y los geranios lo dejan todo perdido de inmundicias. Recomiendo reconvertirlos en patios andaluces duros: una buena capa de cemento, una fuente de plástico en medio y una sombrilla del Ikea.

¡Viva la carpintería en aluminio!
¡Viva la fontanería creativa!
¡Viva Francisca Voisín!

Bufaforat dijo...

Un tipo interesante este Hundertwasser. Mandemos a sus seguidores a la ciudad dormitorio donde los arquitectos municipales fiscalizan al mm los jardines de las casas particulares con el mismo celo con que arrancan arboles centenarios para construir plazas duras...

Erna Ehlert dijo...

No importaría seguir las ideas de Hundertwasser a pie de letra.
Si aplicásemos una pequeña parte de ellas en nuestros entornos ya habríamos ganado mucho.
Me puedo imaginar un cierto alivio en tanto encasquillamiento.

Albert dijo...

Si si, pero quien es el guapo que mete en "La Pedrera" unos muebles de IKEA???
aaaaaaaaa... que teneis pasta para comprar unos a medida... perdón!!!
a ver, a mi me gusta Mies y Gaudí... eso si, al arquitecto del Hesperia de l'Hospitalet que lo fusilen (con balas de fogueo para que la cosa dure y dure y dure...)

igniszz dijo...

Todo un descubrimiento. Es ustend nuestro gurú. Me ha encantado la divinización de la mierda y el reconocimiento a los ciclos cerrados.

Belnu dijo...

Una genialidad y locura interesante. Yo en cambio creo que en este país se ha dejado construir a los arquitectos como si fueran artistas, sin que tuvieran en cuenta el clima, las necesidades de la gente, la belleza y sobre todo, sin tener en cuenta ni la historia y su legado ni las exigencias medioambientales. Yo creo que el 90% de arquitectos deberían estar en la cárcel, junto con los constructores y los agentes inmobiliarios. Creo que la Tierra está en exceso construida. La única tarea de los arquitectos debería ser restaurar y... derribar lo que han hecho en los últimos años. En Francia, la deducción de impuestos por restaurar es mucho más elevada que por construir; en España pasa justo lo contrario... y se nota.