lunes, septiembre 13, 2010

Estampas de la crisis


Yo naturalmente no había nacido en 1929 pero tengo un claro recuerdo infantil del crack del 29. Si cierro los ojos y pienso en la crisis, me vienen a la cabeza escenas en blanco y negro de coches de época, recién salidos de la fábrica, que están siendo reducidos a chatarra por unas máquinas que se mueven como en las películas de Charlot. Esta imagen debió salir por la tele y recuerdo haber preguntado a mis padres con asombro como era posible que una vez hechos los coches fueran destruidos. "Es que nadie los puede comprar", me debieron decir, y yo seguramente pregunté "Entonces, ¿para qué los hicieron?".

Es complicada la economía, o tal vez absurda, y seguramente hace falta la inocencia de un niño para poder formular las buenas preguntas, como por ejemplo "¿Como es posible que en este país se construyeran en un año más pisos que en el resto de Europa?, ¿Como es que nadie hizo nada si hasta los más ignorantes nos dábamos cuenta de que no podía ser que aquí un metro cuadrado fuera más caro que en Holanda?, ¿Como es que ahora están las ciudades llenas de casas tapiadas?".

En fin, ahora que ya estamos en el asunto yo voy haciendo alguna foto de la crisis que tal vez dentro de unos años tenga algún interés documental. No pude resistirme a fotografiar esta escena familiar en la vida de unas cigüeñas que han elegido una pacífica grúa abandonada para hacer el nido.

Parece ser que si se pusieran a la venta todas las casas tapiadas a su valor real de mercado, entonces en los balances de los bancos aparecería un agujero de dimensiones cósmicas, un enorme agujero negro que se tragaría absolutamente toda la economía y después, de entre los escombros, saldrían unos fantasmas horribles que ya se pasearon por las calles hace tiempo. Esperemos que no.

17 comentarios:

@ngel dijo...

Buenísima la fotografía para ilustrar el título.

Un saludo.

Jordi Busqué dijo...

No serán okupas esas cigüeñas? Tal vez sea la solución.

Quien sabe si tras tragarse a los bancos y a la economia, el agujero negro daría paso a otro universo posible.

Miazuldemar dijo...

Justo como dice la canción que estoy escuchando ahora mismo..."este mundo no lo entiendo".

Somos muchos los que no entendemos. Una fotografía muy ilustrativa.

Joselu dijo...

¿Por qué nadie dijo nada? Corrijo: hubo ministros que hablaron de un descenso del precio de los pisos. Lo recuerdo con claridad y que auguraron una crisis en pleno euforia constructora. Pero... pero... nadie se lo creyó. Nadie pensaba que esos pisos que se compraron por veinte y que dos años después valían treinta y luego cuarenta o mucho más iban a bajar, que iba a haber un crash. Todos salían beneficiados: los ayuntamientos porque recaudaban impuestos tremendos que servían para servicios públicos y de paso para sufragar la corrupción, el estado recaudaba más, todas las industrias relacionadas fabricaban elementos accesorios para las viviendas, el ciudadano de a pie especulaba con el valor de su vivienda haciendo el cuento de la lechera, los bancos hacían el agosto con las hipotecas que concedían créditos del 130% del valor de tasación. Era increíble pero parecía funcionar y que no iba a tener fin. Al que hubiera venido a poner fin al invento se le hubiera tachado de destructor del libre mercado, de comunista o algo peor. Todo flotaba en el mejor de los mundos posibles y todos nos entrampamos, unos más que otros, creyendo que la fábula era real. Era, Manel, absurdo, como bien dices, pero ¿quién se atrevía a parar la economía en crecimiento desbocado? Todos ganaban. Menos lo jóvenes por ejemplo claro está que no podían imaginar poder comprar una vivienda, pero el resto anchas Castilla. La avaricia rompe el saco y ciega.

Anónimo dijo...

Thanks for sharing this link, but unfortunately it seems to be down... Does anybody have a mirror or another source? Please reply to my post if you do!

I would appreciate if a staff member here at frikosal.blogspot.com could post it.

Thanks,
Daniel

Jordi Busqué dijo...

¿Alguien sabe qué utilidad tienen estos mensajes de spam escritos por un robot?

¡Especialmente siendo anónimos!

Erna Ehlert dijo...

Ya ves,
para algunos la crisis es
una ventaja.

Saludos

treePesimista dijo...

La crisis del ladrillo no ha explotado, se aguanta gracias a que cajas, promotores y particulares están aguantando la oferta a precios excesivos para la demanda. Cuando se den cuenta de que tal demanda no llegara... ay.

Cloïssa Borrissol dijo...

Hola Frikosal,
¿Te parece bien si te cito de la manera siguiente:
"Decía Dalí que el Viernes Santo, en Cadaqués los pescadores colgaban un bogavante vivo en la iglesia para poder seguir mejor la agonía de Jesucristo, y esto si se piensa un poco, es bastante relevante.
Frikosal"
en un libro de poemas que estoy escribiendo?¿Quieres que cambie el nombre?
Te he encontrado googleando googleando porque el poemario está relacionado con Cadaqués.
espero tu respuesta.
http://www.poeticaincandescent.blogspot.com/
Anna

Albert dijo...

a ver, no seamos ingenuos... este batacazo lo veíamos todos.
Y si yo, un pelacañas, lo veía, banqueros constructores y ministros también!!!
pero mientras fue negocio, mientras se llevaron el dinero a manos llenas, callaron, esperando que el inmenso pufo creado, quedara en manos de incautos particulares... marica el último (con perdón)
esperando que entre todos les saneáramos las cuentas, usando políticos inútiles y/o comprados y/o corruptos
lo siento pero no cuela, todo el mundo sabía lo que tarde o temprano pasaría
y no quedan mas narices que pagar, pero al menos que no insulten la menguada inteligencia de un parado como yo

la desanchá dijo...

Amén.

JOAKO dijo...

¿por qué no se puede luchar contra los que creen en la homeopatía?
pues porque creen en que funciona, y si no funciona no importa porque es inofensivo, y en esas están cuando algún pelmazo les dice que les están estafando, que el agua no tiene memoria y que lo que parece inofensivo en primera instancia puede no serlo en otros niveles alejados de estrictamente el de la salúd, como es permitir que se estafe a alguien "con una metirijilla". ¿Qué tiene que ver esto con la crisis inmoviliaria española? pues mucho, el crecimiento en la economía española del "ladrillo" se parece a la homeopatía, se legisló para que los ayuntamientos controlasen el cotarro, y no pasaba nada, eso es inofensivo y nos beneficia a todos, es además una mentira creida por todos, los pisos iban a subir siempre, por poco que fuera, y eso blindaba cualquier intento de crítica, y por último no importa la cantidad que te tomes de "esta medicina" es inocua porque tiene un valor per se. Luego resultó que la economía no soportó una mentira así y colapsó por los cimientos, pero como las homeopatía, bastará que se vuelva a vender para que todo se olvide y la mentira comience a girar otra vez, pensad que en esta analogía el precio es lo que nos hace temblar, no el principio activo.

Miguel dijo...

Hola, me ha encantado la foto y lo que has escrito.

Estoy de acuerdo con lo que se ha puesto en el resto de los mensajes, y como habitante de la Comunidad de Madrid sigo siendo testigo de cómo muchos alcaldes siguen intentando aprobar nuevos planes urbanísticos. Están desesperados, y no se les ocurre cómo salir de la ciénaga en la que han caído.

Esto de la crisis inmobiliaria está resultando muy interesante, porque pone blanco sobre negro el tipo de gestión que se ha venido haciendo, y la capacidad de la gente para gestionar.

Saludos

Ars Natura dijo...

Y esas cigúeñas vivendo de gorra aprovechando una magnífica grúa con vstas que encima se mueve pudiendo así esquivar las horas excesivas de sol... Y encima se quejarán!

frikosal dijo...

Estoy quedando mal con algunos de ustedes y debo disculparme. Yo soy consciente de que tengo los comentarios un poco desatendidos pero créanme que voy desbordado de trabajo. No piensen que es desinterés, es simplemente que el día no me da más de si.

frikosal dijo...

Anna,
Ja va be. M'agradarà veure el llibre, he estat mirant el teu blog. Em podràs avisar quan surti ?

Noemi dijo...

Yo leí eso del agujero negro y los fantasmas que salen de dentro hace poco. Creí que lo había soñado. O he tenido un deja vu raro.