domingo, mayo 30, 2010

Buscando tigres

Es una creencia extendida que las serpientes siempre aparecen cuando uno menos se las espera. De modo que en casa, cuando vamos en busca de serpientes, decimos que vamos a buscar tigres, puesto que basta con decir la palabra serpiente para no verlas. No falla. Y a mi me gustan las serpientes.

La primavera es una época propicia para ver reptiles, pero este mediodía era bastante caluroso. De modo que, a pesar de que hemos visto numerosas lagartijas, incluyendo las enormes colilargas, lo último que yo podía esperar era ver un tigre. Hemos pasado muchas horas en el monte, paseando con los niños y buscando lugares desde donde se puedan fotografiar paisajes cuando se presenten buenas luces. Y al doblar un recodo allí estaba este animal en mitad del camino, muy bien camuflada. Era de modestas dimensiones, no pasaría de 30cm, ¡pero era un tigre!.

Y además (ya me corregirán los entendidos si es necesario) no era un tigre cualquiera si no una víbora. Se nota por esos bultos a los lados de la cabeza, donde están las glándulas que segregan el veneno, por el hocico puntiagudo y por los ojos (que en este caso no he podido ver). La inofensiva Natrix maura, serpiente de agua, sabe poner cara de víbora para que la dejen tranquila, pero en un secarral no puede haber. O sea que yo diría que es una joven víbora terminando de digerir una presa. Ha cruzado el camino tranquilamente, sin pausa pero sin prisa, sin mostrarse amenazadora en ningún momento, con gran señorío y dominio de la situación. Esto es lo que suelen hacer las víboras.

Cuando se sale a paisajes, se lleva un angular y como mucho un zoom, pero no un macro o por lo menos una focal algo más larga que el 24-70, que en la D700 se queda corto. Apenas he podido sacar la cámara de la mochila y hacer unas pocas fotos antes de que desapareciera. Si yo tuviera más presencia de ánimo seguramente la hubiera cogido y la hubiera vuelto a colocar en el centro del camino, pero les tengo un sano respeto a estos tigres.

Estoy contento de que los niños hayan podido verla. Son pequeños y van por el monte un poco atolondradamente, suelen ir delante nuestro y si un día se tropiezan con un ejemplar adulto, bien pudiera ser que no lo vieran. La víbora no es agresiva, pero si tiene que elegir entre que la pisen y picar, pues lógicamente pica, y para un niño pequeño eso no es ninguna broma, más estando lejos de la carretera. A ver si se van fijando un poco en las cosas. De todos modos, a pesar de su peligro potencial, hay que respetar a estos pequeños tigres, que son realmente escasos y preciosos. A ver si algún día puedo fotografiar una decentemente.

23 comentarios:

Jordi Busqué dijo...

¿Está Vd. seguro que la serpiente media 30 cm? Da la impresión que corre sobre piedrecitas de dos centímetros y que la serpiente mide tal vez 10? No dudo de su sinceridad, solo que tal vez con la emoción... Como yo cuando veía la galaxia M51 de PM, cuando en realidad solo la intuia.

Por otra parte, felicito a sus hijos por tenerle de padre y enseñarle todas esas cosas.

frikosal dijo...

jeje, podría ser que hubiera algo de eso. Ahora lo he consultado con mi Santa. Unos 20cm, 30 tal vez no, pero menos de un palmo tampoco.

Bueno, con los niños también tenemos unas broncas importantes, yo no tengo paciencia .. en fin, disto muuuuucho de la perfección.

ANZAGA dijo...

... pues un precioso tigre. Enhorabuena, no es nada fácil encontrar una de estas.

Lo único que he visto yo hoy han sido dos garrapatas que se disimulaban entre los colores de mi camiseta...

Saludos.

Albert dijo...

Curioso bicho la serpiente, que logró incluso la fascinación del mundo romano.
Pero sean tigres o serpientes, me dan muuuucho respeto (algún miedo de esos irracionales que todos tenemos) así que no salgo a cazarlos. Eso si, cuando practicaba mas asiduamente la espeleologia, vi bastantes por Sant Llorenç del Munt (estos conglomerados parecen los de esa zona) incluso un día (primavera), regresando al Coll d'Estenalles desde el Montcau se cruzaron hasta tres "tigres" en el camino, solo que llevaba a mi hijo a hombros, y no llegué a la cámara, Otro día será.
Pero a Vos le ha quedado de lujo, tenga 20 o 30 centímetros (¿no quedamos que el tamaño no importa...?) ...ha quedado muy favorecida!!!

JOAKO dijo...

En galicia les llaman "bichas" por el "meigallo" de pronunciar su nombre. Veo que no solo los pescadores exageran en el tamaño de sus "capturas".

ercanito dijo...

Lástima lo del macro. El viernes vi yo una culebrilla ciega y no llevaba la cámara. Vaya faena.

Supuse desde el principio que era una hocicuda. Por aquí hay muchas (Huelva y alrededores), y corre un rumor que le comento a ver si sabe hasta dónde es cierto:

"En las horas de más calor las vívoras hocicudas suelen "colgarse" de las ramas de los arbustos. En esas horas nuestra sangre es más líquida por lo que ante una mordedura se aceleran los efectos, y coincide con que al estar colgadas, dichas mordeduras suelen sufrirse en zonas más próximas al corazón, incrementándose los riesgos.

Como digo, no sé qué hay de cierto en esto. Tengo entendido que su veneno para un adulto no es demasiado peligroso, pero prefiero no comprobarlo por mí mismo.

Por último, ojalá se concienciara la gente de una vez con la necesidad de coexistir con los "tigres". Hay demasiada gente que las pisa nada más verlas.

Saludos.

frikosal dijo...

Se podría saber el tamaño, en algún lugar la cámara guarda la distancia de enfoque y a partir de eso más o menos se puede calcular. El problema es que muy pocas llegan a adultas (como la que fotografié el año pasado, en el enlace que pongo en el texto), a pesar de que en esta zona debieron ser abundantes. La toponimia recoge nombres como explanada de las víboras y cosas por el estilo.

Ercanito, yo creo que eso no tiene ningún fundamente. Este animal no gana nada con picar a una persona que después obviamente no va a poder comerse. De todos modos, hasta donde yo se, la picadura puede ser muy grave incluso en un adulto.

Efectivamente, lo que hace la gente es matarlas a todas con un palo, y después presumen de ser buenos ciudadanos.

Joselu dijo...

Con los niños es difícil no tener broncas importantes, y ello es bueno. No hay nada más triste que un niño que crece haciendo lo que le apetece y sin ningún freno. En los institutos en seguida detectas los chavales que han sido educados y los que no, y lo terrible es que muchos no saben cuáles son los límites. Es en la familia donde se ponen, claro está que de modo en que la flexibilidad ocupe también un lugar importante. La flexibilidad y el afecto. Y en eso, y en despertar la curiosidad hacia el entorno, seguro que, sin ser perfecto, te orientas con acierto.

ercanito dijo...

A mí me parecía muy raro. Había leído sobre los reptiles de la provincia, pero nunca algo así. Otra de tantas leyendas ofídicas...

En mi familia se instaló hace tiempo un miedo bestial hacia las serpientes por un suceso bastante desagradable con una bastarda. Ésta mordió a la hermana de mi abuela, ella con sus noventa y pocos, y se quedó enganchada al gemelo. Mi tío jalaba de ella , pero los dientes se clavaban más. Imagina a una anciana que camina por un jardín hacia el coche para volver al pueblo y de repente se ve en el suelo con una serpiente de metro y medio en la pierna. Lo lógico hubiera sido "mordedura y escapada", pero ésta tenía ganas de apretar.
Al final se quedó todo en un susto, y la bastarda no sufrió ningún daño.

Años antes mi abuelo las cogía (y las de herradura) y las encerraba en un granero. Tenía un palo de un metro con un cáncamo en el extremo por el que metía un cordel para agarrarlas, aunque a veces lo hacía mano. En meses llegaban a doblar su tamaño de tanto ratoncito. Esto se ha hecho siempre, y supongo que tampoco es muy respetuoso con ellas, pues se separa de su medio natural, pero hoy es raro que alguien vea una serpiente y no acabe a palazos con ella. Lastimoso.

Gracias por contestar.

MartinAngelair dijo...

Les tengo pánico.



Y en el presente, no soportaría que me atacase un bicho,...o quisiese hacerme daño.




El bote, lo seguiré pegando hasta que me muera, cada vez que me los encuentre por sorpresa,...pero creo que lo aceptan como algo natural en 'una especie posible'.






Besos; Buenos días.

Josep Fábrega Agea dijo...

Yo también paseo con mis hijos por el campo. Incluso le voy dando clases de flora y fauna y geología del Garraf "in situ".

Al lado de mi casa tenemos una riera y es corriente ver como las serpientes de agua cruzan la carretera para ir a beber.
Es un privilegio pasear con los niños por el campo ( y con la Santa claro :) )

Jesús Dorda dijo...

¡Ahí está mi fallo! Me llamaron de Telemadrid para intentar grabar víboras en el campo. Yo creía que fallamos porque hizo un día de perros, hasta granizó.
Ahora me doy cuenta, debíamos haber dicho que íbamos a la caza del tigre.
Para ercanito: Cuando hace mucho calor las víboras tienden a separarse del suelo, que es lo que arde bajo el sol, por eso se suben a las ramas de los arbustos. Además, en pleno verano tienden a la vida crepuscuar para evitar el exceso de insolación.

ercanito dijo...

Gracias Jesús. Poco a poco vamos viendo que hay cosas ciertas y otras falsas.

la desanchá dijo...

Una vez paseando por el campo vimos una en medio del camino. Sería del largo y grosor de un brazo, hizo ssss! y se empinó un poco, como en un amago de ataque y luego se fué tranquilamente. No me pregunte cómo tenía la cabeza, porque la que no tenía en ese momento la cabeza como para fijarme era yo, pero probablemente fuera una natrix disfrazada de víbora para espantarnos.

Lo de no llamarla por su nombre debe suceder en todas las zonas rurales. Hace muuuchos años, probablemente yo no había nacido, un hermano mío nombró a la culebra delante de un labrador viejecito de donde mi walden. El hombre se puso blanco. Unos días después sufrió una caída y se rompió el brazo y culpó de todo ello al hermano que le mentó a la bicha.
Otro ejemplo: recientemente he pasado unos días en el hospital acompañando a un familiar -esa y no otra ha sido la causa de mi casi ausencia-. El hombre de la cama de al lado vive habitualmente en el campo. Fueron sus hermanos a verle y le dijeron que habían pasado por su casa a comprobar que todo estaba en orden y habían encontrado una "señorita" de un metro y medio.

Bicha, "rastrá", señorita...variedad de palabras para no llamarla por su nombre, que da mala suerte. Con la zorra pasa igual: mariagarcía, la del monte...

Amig@mi@ dijo...

hace un par de días mi hijo salió a buscar camaleones y de repente le cayó "un tigre" casi encima.
No te cuento como volvió a casa...
Blanco era poco, pero lo mejor es que lo filmó con el movil.
Si quieres el vídeo...
Un abrazo

Myrtus dijo...

Un escursó :D

Me gusta esta época cuando los reptiles toman baños de sol.

Por el monasterio de la Murta hay un "Fardatxo" afincado que nos mira a los de dos patas como diciendo:
- Pero qué pesados son, madre, todo el rato haciéndome fotos; a los próximos les pido dinero y que me dejen en paz.

Salut, Myrtus

macroinstantes dijo...

Dos hechos son ciertos. Una mordedura en cara, cuello o tórax, es más grave que en una mano o en un pie. En verano, en el sur, es suelo se pone tan caliente que que literalmente quema y las víboras se suben a los arbustos. En Cabo de Gata, por ejemplo, se suben a los palmitos, a veces a la altura del pecho de una persona adulta.

En cualquier caso, esas historias son fruto del miedo supersticioso y la ignorancia. La gente ve una víbora subida en un arbusto y ya se le dispara la imaginación... y si me hubiera acercado al arbusto... y si mi hubiera picado en la cara... y si en todos los arbusto hay una víbora subida esperando a picarme en la cara... y si...

frikosal dijo...

Gracias por sus comentarios.

Macro, me alegra ver que por lo menos no me he equivocado en la especie. Desconocía esa costumbre de los arbustos.

Myrtus, que es un Fardatxo?

Amig@, y tanto que me gustaría ver ese vídeo

Desanchá, es curioso que nosotros también cambiemos el nombre pero para verlas. No sabía esa costumbre, en el norte creo que no se hace, las matan igual pero las llaman por su nombre (hasta donde yo se).

Joselu, gracias.

Albert, de modo que es usted espeleologo nada menos ? Y dice que le dan miedo estos animalitos ?

Gracias a todos por sus comentarios. Me voy a la cama que he tenido una tarde realmente difícil. Pero antes les voy a subir una entradita con una vida ejemplar.

ercanito dijo...

Lo que aprende uno en este patio... ¡Bendito el día que di con él!

Belnu dijo...

Pero qué bonita se ve la pequeña serpiente

V a v o dijo...

En los ultimos 4 meses, por haberme alejado de la capital de mi pais y haberme ido a vivir a una provincia muy cercano al monte, he visto por primera vez en mi vida tigres de distintas formas y tamaños, es una experiencia fascinante mirarlas a los ojos y tomarles unas cuantas fotos si se puede ( se pudo gracias a un señor amigo mio que se puede decir es un montaraz. )claro que no tengo la cantidad de lentes que tienes tú, en realida cuento solo con una camara digital, y concuerdo que un Lente Macro sería perfecto para captarla, aunque tal vez un poco riesgoso.
Saludos.

Miazuldemar dijo...

Son siempre fascinantes. Yo me doy por contenta con la cantidad de lagartos que vi el otro día, lo que pasa que tan esquivos que apenas vi bien a ninguno, pero me alegra igualmente saber que andan por ahí. Hace mucho que no veía lagartos.

Macario Canario Vinilo dijo...

guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro temas muy interesantes.

noticias