La lagartija hechizada

Fui ayer martes a ver como andaban las libélulas. Fue la primera sesión de la temporada con chanclas y bañador, entrando al río con la cámara en busca de bichos. Debo decir que hay menos agua que en septiembre, cosa lógica por que hace muchos meses que no llueve en cantidades significativas. Yo nunca había visto nada parecido. Al llevar mucha menos agua está bastante asqueroso, a pesar de la depuradora.

No vi ni una libélula, debe ser pronto para ese lugar, pero encontré una interesante puesta de sapo común, de la que ya hablaré. Y es curioso, por que el otro día fui a otro sitio a ver una puesta de sapo con el amigo JAB, y allí si que vimos libélulas.

El caso es que ya de regreso vi esta fantástica lagartija. Se escondió (o ella creyó esconderse) entre las hierbas, al lado del camino. Dejé la mochila en el suelo, saqué la cámara y me acerqué con sigilo por el lado que tenía en sombra. Me pareció lo más fácil, por el lado bueno había más vegetación. La lagartija ni se movió. Con el flash de la cámara pude compensar un poco en contraluz, hice esta foto y muchas otras. Me tumbé en el suelo y saqué un primer plano (que no he subido).

Pero ya estando de pie, como la lagartija no se había movido en absoluto, me acerqué por el lado bueno, el de la luz. A rastras fui aproximándome. Nunca me lo han puesto tan fácil. Pensé que estaba muerta. La vi respirar, pero tan quieta que me hacía sufrir. Ni siquiera parpadeaba. Como la bella durmiente, quieta al sol, me dejó acercarme a la mínima distancia de enfoque del objetivo. Es decir, tenía mi ojo a unos 32 centímetros del suyo.

Hice algunas tomas, pero la sensación de que estaba muerta me angustiaba. Además, siempre queremos más. La fotografía es una forma de posesión, nadie lo dude. Y nuestra avaricia por tenerlo todo no tiene límite, siempre queremos más y más. Por lo menos eso me ocurre a mi y a todos los amigos aficionados a las fotos, nunca se dan por satisfechos, siempre faltan unas tomas. Me gustaría que nos hubierais visto fotografiando ávidamente a una tarántula el pasado sábado.

Al fin, buscando el clímax, aparté la cámara y acerqué la mano lentamente como para acariciarle el lomo con el dedo. Pero me daba entre miedo de recibir un mordisco (por que era muy grande) y respeto, sin contar con la aprensión de que estuviera realmente muerta. A pesar de haberla visto respirar, parecía imposible esa inmovilidad.

Teniendo mi dedo tembloroso a uno o dos centímetros de sus deseadas escamas, saltó hacia delante de un salto, se revolvió y se escondió en la maleza. Vivita y coleando, con buena salud, que maravilla.

Creo que es un macho de colilarga, psammodromus jeanneae, en celo. Macho en celo seguro y Psammodromus casi también, se conoce por el color amarillo de la cabeza. Pero el jeanneae ya no lo se. Fijaros en la diferencia del perfil iluminado al perfil en sombra. A raiz de unos comentarios que me han hecho en caborian, quiero precisar que la foto está exactamente igual que como salió de la cámara, sin aplicar ninguna clase de proceso excepto reducir el tamaño y poner el nombre.

Comentarios

Aitor ha dicho que…
La verdad es que cuando estas en un momento asi no sabes como parar, me has recordad una vez que estaba en el jardin de mis padres y a pleno sol vi dos lagartijas (no se la especie) calentandose, poco a poco me fui acercando con mi compacta & raynox, arrastrandome por el suelo llegue a estar tan solo a unos 10 centimetros de ellas cuando me disponia a disparar oigo "Tio Aitor, hay dos lagartijas delante de tu camara" Las dos lagartijas se largaron y entonces mis sobrinos vieron en mi una mirada de rabia que hubuiera fundido el hielo, ellos pasaron de mi mirada intimidatoria y continuaron con lo suyo :-)

Un saludote compañero ;-)
treehugger ha dicho que…
Doctor, lo suyo con las lagartijas esta claro que no tiene remedio.
odette farrell ha dicho que…
Me encantan las lagartijas!

Una vez en un centro comercial había una enorme, pero estaba justo donde pasan los autos y estaban a punto de atropellarla, entonces me entró el pánico y quise rescatarla... soy muy hábil atrapando lagartijas, pero ésta era también enorme y no me dí cuenta que la atrapé por la cola, cuando me percaté tenía en la mano una cola moviéndose y la lagartija había escapado...por fortuna estaba tan asustada que salió de la via de autos y se fue hacia los jardines.... le salvé la vida pero perdí su cola :(((
n0n0 ha dicho que…
a 32 cms!!
Confiesa que has estado ensayando el baile camaleón-chikilicuatrero por los brasiles ;-).
elfriki ha dicho que…
Que aspecto tan diferente tienen así, tan de cerca. A mi me recuerda a esos dinosaurios cutres de las pelis de los 60. Quien sabe, con el tiempo, podría ser que sus descendientes dominaran la tierra. Y quien sabe, algún día se podrían dedicar a fotografiar a simios poco evolucionados, vestigio de un pasado de esplendor sobre la tierra......
igniszz ha dicho que…
Nunca dejarás de sorprendernos. Ni colmarás nuestra avaricia por leer más entradas de tu blog.
DiverCesc ha dicho que…
hola, me he interesado por una A350, seguro que no es la que tu utilizas en estas fotos, pero me podrias recomendar un objetivo para esta? qual es el que tu utilizas? a mi me recomendaron el de sigma el 100mm Macro. He visto fotos muy buenas con estas.

Un saludo! Sigue con estas fotos son muy buenas!
DiverCesc ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
macroinstantes ha dicho que…
Recientemente Iberfauna ha eliminado P. algirus y lo ha sustituido por P. jeanneae y P. manuelae. La mía es P. manuelae seguro porque la fotografíe en Doñana, y la tuya si como creo está hecha en Cataluña sería P. jeanneae seguro. Lo que no he podido encontrar es dónde están los límites geográficos entre una y otra. Ni si donde termina una empieza la otra o hay poblaciones híbridas. Fauna Europaea sigue manteniendo P. algirus, pero creo que leí que el proyecto se había cerrado, así que igual ya no actualizan nada.

Parece que el único carácter morfológico para diferenciarlas es el tamaño del primer ocelo azul de los machos. Lo del color naranja en la garganta es por el celo. Supongo que esto es así para los machos de ambas especies.

Entradas populares de este blog

La libélula negra

Sobre la reproducción de las libélulas

Andrómeda en el palacio de Siddharta