domingo, enero 10, 2010

El síndrome de Van Gogh y los colores de las estrellas


Aquí estamos los estudiosos del síndrome Van Gogh, exultantes por la reciente publicación en una fantástica web de toda su correspondencia: en formato facsimil, en la lengua original (francés, normalmente) y traducidas. Es un ejemplo modélico de como tratar los archivos.

Van Gogh es un personaje interesantísimo y su síndrome, que consiste en morirse sin haber vendido ni un solo cuadro debe ser estudiado, en mi opinión, para evitarlo a cualquier precio. Bueno, vendió uno que se usó para tapar un agujero en un gallinero. ¿Era un necio, un loco, un vociferador, un asocial, un monstruo? ¿Por eso no vendió nada? Sus cartas, espero, me iluminarán sobre el tema. Por el momento les he podido dedicar un ratito y a mi me parece un señor sensible, culto, muy leído, y que vive en el mundo. A mi Van Gogh me da mucha pena.

A (su hermana?) Willemien van Gogh le escribió en Septiembre de 1888:

I definitely want to paint a starry sky now. It often seems to me that the night is even more richly coloured than the day, coloured in the most intense violets, blues and greens. If you look carefully you’ll see that some stars are lemony, others have a pink, green, forget-me-not blue glow. And without labouring the point, it’s clear that to paint a starry sky it’s not nearly enough to put white spots on blue-black.

Repito: I definitely want to paint a starry sky now. Pero yo hoy quería hablar de los colores de las estrellas y de la noche. Es fisiologicamente brutal que diga que los colores de la noche le parezcan más intensos que los del día. Los colores son reflejos de la luz incidente. Si se trata de una noche de luna, no son tan diferentes a los diurnos. Pero los ojos humanos tienen células de dos clases, y las que están adaptadas para ver con poca luz no perciben el color. ¿Exagera Van Gogh? ¿Era su retina diferente? O más bien había entrado tanto en el tema del paisaje nocturno que su mente ponía los colores ella misma. Y después, los colores de las estrellas. Si Van Gogh por su propia observación llegó a esa conclusión, a esos tonos amarillos, azules, rosados.. me parece muy notable, y tal vez si que su visión era diferente. Las estrellas son de colores. Hasta donde yo se, solamente erró en el verde, no hay estrellas verdes pero si cometas.

Pero después de esta declaración, en su cuadro, ¿de que colores pintó las estrellas?. Unas semanas más tarde le escribe a su thermano Theo:

Included herewith little croquis of a square no. 30 canvas (se refiere a Starry night over the Rhone, el de arriba, que es anterior al famoso Starry night) the starry sky at last, actually painted at night, under a gas-lamp. The sky is green-blue, the water is royal blue, the fields are mauve. The town is blue and violet. The gaslight is yellow, and its reflections are red gold and go right down to green bronze. Against the green-blue field of the sky the Great Bear has a green and pink sparkle whose discreet paleness contrasts with the harsh gold of the gaslight.

Lo primero que llama la atención es que estos colores no coinciden demasiado bien con los de las reproducciones que hay en la red ¿son malas las reproducciones? ¿o los colores se han alterado? Además, no utiliza los colores que dice ver si no los que van a quedar mejor, tonos cálidos sobre fondo frío, como si hubiera asistido a un curso de Tino Soriano. Por último, sitúa el carro donde a él le interesa, no donde está realmente (según se dice aquí), pero pinta frente a la escena real, de noche en su caso. Van Gogh era fiel a la realidad solamente hasta el punto de superarla con su interpretación.

Pero ¿de que colores son las estrellas? Si tienen paciencia, otro día les muestro unas fotos de un objeto celeste, de colores, que en realidad no existe.

21 comentarios:

Jordi Busqué dijo...

En un libro sobre Van Gogh que tengo en casa sale una cita suya: "Se puede tener, en lo más profundo del alma, un corazón cálido, y, sin embargo, puede que nadie acuda jamás a acogerse a él."

igniszz dijo...

Yo creo que la personalidad de Van Gogh apasiona porque todos llevamos una parte de incomprensión en nuestro interior.

Jordi Busqué dijo...

Increíble la web de las cartas...

Belnu dijo...

En un documental de Tonino Guerra y Tarkovski, dice Tonino Guerra que la pintura no puede reproducirse. Y en parte tiene razón. A veces he mirado tanto un cuadro en un catálogo o un libro o peor aún en la pantalla, y al verlo en realidad en un museo he descubierto tonos completamente distintos.
Me gusta mucho esa Noche estrellada de Van Gogh, sólo que él no escribía en inglés, Naturelich, y eso me suena raro (manías de traductora)...

bunker hill dijo...

Recientemente estuve de vacaciones en una isla remota del Océano Indico y debido a la ausencia de contaminación lumímnica me sentí estimulado para hacer muchas fotos nocturnas; yo no entiendo nada de estrellas y quando me puse a controlar las fotos en el ordenador pensé que mi cámara tenía un montón de pixels muertos... mirando con más atención, comprendí y aprendí que los puntitos rojos y azules non eran pixels muertos sino estrellas...

nomesploraria dijo...

Como dice Belnu, la pintura no puede reproducirse o mejor, no puede reproducirse exactamente. A veces sucede lo contrario que lo que Bel nos cuenta: cuando vemos en un museo una pintura que conocemos por los libros es también posible que nos decepcione. Es la técnica habitual que usan los ilustradores: hacer los originales a gran tamaño y reproducirlos en pequeño para disimular los fallos.
Los originales de V. G. nunca decepcionan.

Belnu dijo...

Vale, Només, supongo que puede pasar, pero a mí, hormiga de Figueres, me gusta situarme frente al cuadro en el silencio solitario de algunos museos, a algunas horas, y es siempre más emocionante que en los libros y pantallas... No me he olvidado de algunos cuadros que he visto de verdad

frikosal dijo...

Jordi,
Es fantástica la cita !

Ignis,
Desde luego, y es una buena observación.

Belnu,
Me encantaría poder ver los originales, de este y de starry night. Las fotos que circulan son completamente diferentes, incluso en el color general.
Las cartas originales, sorprendentemente, están en Francés, solo que yo me siento más cómodo en la versión inglesa. El fragmento de la primera dice:
Je veux maintenant absolument peindre un ciel étoilé. Souvent il me semble que la nuit est encore plus richement coloré que le jour, colorée des violets, des bleus et des verts les plus intenses.
Lorsque tu y feras attention tu verras que de certaines étoiles sont citronnées, d’autres ont des feux roses, verts, bleus myosotys. Et sans insister davantage il est évident que pour peindre un ciel étoilé il ne suffise point du tout de mettre des points blancs sur du noir bleu.

frikosal dijo...

Bunker,
No me hable de viajes al océano índico que me pierdo!

frikosal dijo...

Nmp, Bel,
Es diferente el original pero como dice NMP yo creo que si puede decepcionar el original. No lo se, yo quisiera ver estos dos cuadros. Uno está en NY y el otro, el de esta entrada, no lo se.
Que curioso por cierto que escribiera en Francés, no ?

JOAKO dijo...

Entiendo que a los fotografos os obsesione la luz, y que intenteis afinar los colores en función de esta, pero hay que tener muy en cuanta que Vincent en su estilo pictórico reaccionaba con lo maestros de el estudio de la luz, el color y la retina, esto es lo impresionistas, con lo cual estoy seguro de que en su razonamiento hay algo de reveldía ante esta corriente, no hay más que recordar que su "atacado" amigo Gaugin pintaba las cosas con colores diferentes a los de la realidad (caballos azules, etc). A mi me parece un error intentar entender a un artista plástico con parámetros "fisicos", como bien dices colocó el carro donde le convino...y utilizó los colores que veía, porque este hombre dedicó su vida a mirar, y cuando se mira mucho el ojo deja de ver y es primero la mente y después el genio, si lo hubiere, el que descompone la realidad...luego bamos nosotros intentando recomponerla. Me ha encantado el post, Van Gog es uno de mis preferidos.

El futuro bloguero dijo...

Siempre atractiva la personalidad de don Vincent, como tus últimas entradas en las que no he dejado comentario alguno...

Me encantó el río paralizado por ti en la imagen anterior, y tu "hiriente-fantástica" reflexión sobre las navidades.

Vuelvo al redil habitual.

Abrazo y feliz año Friko.

(El amigo Mad Hatter, habla sobre procesionarias, que inevitablemente me recordaron aquella entrada tuya con Goya)

Erna Ehlert dijo...

Admiro mucho la obra de Vincent Van Gogh.
Hace muchos años me pasaron unas cuantas fotocopias con contenidos de alguna de las cartas. En aquel momento las leí muy por encima y me olvidé de ellas.
Hace pocas semanas una amiga me regaló el libro: Cartas a Théo y lo he leído con unas ganas locas de saber mas.
Gracias por tu link sobre la reciente publicación.
Leer a Vincent Van Gogh me resultó muy emocionante y muy triste.
Pensar, que una persona como el siempre ha vivido con sufrimiento por falta de todo los medios, duele.
Hay muchos pasajes en sus cartas que hacen llorar pero algunos que hacen sonreír.
Por lo que escribes sobre su percepción de los colores de las estrellas no puedo opinar. Pero pienso que la emoción y sensibilidad de este pintor le debían dejar sentir los colores a su manera muy personal.

Saludos

la desanchá dijo...

Yo creo que su sufrimiento nace de sí mismo, no de su falta de éxito en vida, quizá los medios de expresión a su disposición fueran insuficientes para dejar salir la magnitud de lo que sentía, su tormento. Su pincelada tan característica lo refleja.

Aunque sin duda un poco de éxito, lo suficiente para vivir sin estrecheces lo hubiera aliviado un poco.

Inuit dijo...

Me aproximé a él en las clases del instituto. Lo vivencié el en Louvre al final de los estudios. Volví a reencontrarlo en el Thyssen, las últimas obras antes de... Emociona siempre, conmueve siempre. Es hermoso, lo mires como lo mires, entran ganas de acariciarlos.... vuelves a hacer el recorrido antes de salir, una, dos, tres...., te paras,te vuelves a emocionar, te acercas, te retiras, cierras los ojos e intentas sentir, sentirte, sentirlo, vuelves a la luz de sus colores.... y te vas sintiendo el gran privilegio que has tenido de contemplarlo y le dices muy íntimamente, gracias.
Inuits

RAFA PÉREZ dijo...

Muy buena entrada. En breve contaré mi experiencia con esas cartas y los cuadros de Van Gogh y Gauguin.

César dijo...

Que barbaridad, sólo vendió un cuadro y fue para tapar un agujero, que injusticia y que impotencia.

Martin Gallego dijo...

Lo confieso públicamente: nunca he visto un cielo estrellado en buenas condiciones lumínicas. Por eso las descripciones de cielos, tonos, colores de estrellas, etcétera, me dejan embelesado. Por cierto, supongo que esta última palabra deriva de "vela" y la atracción que sobre la mirada ejerce su llama, igual que la estrella polar en una noche sin luna (supongo....)

Joselu dijo...

Se nace artista y ser artista puede ser duro. A veces son visionarios, paranoicos, esquizoides, quizás hay algo de enfermedad. Ven más allá de lo real y se introducen en territorios inexplorados. No basta creerse artista para serlo. Es algo muy especial. He conocido artistas cuya vida ha sido un fracaso esencial y que nunca alcanzarán la posteridad y ni siquiera nadie les conocerá. Morirán desconocidos. A Van Gogh le ha venido la fama tras su muerte como a Gauguin que marchó enfermo de sifilis a las islas de sur, a la Polinesia. Nadie compraba un cuadro suyo hasta que en un momento se hizo universal y rentable. La confusión de colores no tiene demasiada importancia. Hay artistas violetas que tienen su propia visión.

Amig@mi@ dijo...

Me encanta esta entrada, porque ya comenté alguna vez que soy fan de Van Gohg, y que uno de los momentos más emocionantes de mi vida fue el encontrarme cara a cara con sus Girasoles, por casualidad en una exposición itinerante en Londres.
Yo que pinto, y que guardo aún algún óleo de mi abuelo, que también pintaba, puedo decirte que la industria ha cambiado los tonos. Las cartas de colores ahora no se corresponden con los 4 colores de los que disponían antes. Aparte, los pigmentos van perdiendo fuerza con el tiempo, y el tono, aunque levemente cambia. Simplemente, el aceite con que están fabricados esos colores, cambia de color con el paso del tiempo.
Otro factor a tener en cuenta es que pintó a la luz de una lámpara. Esto deforma totalmente el color ( cuando pinto con luz artificial, los brillos e incluso los tonos cambían). Siempre miro los cuadros con las dos luces por si tengo que corregir algo con una u otra.
Son tantos los factores...
De todos modos una cosa es la percepción de la mente, que es seguramente de lo que habla in his letters, y otra " the final result" que es lo que hoy disfrutamos...
Sea como sea ME ENCANTA.
Decir cuanto más con cuantos menos golpes de pincel.
Besos y perdona por la parrafada.
(Podría seguir durante horas. ;))

Miazuldemar dijo...

Señor Frikosal, mire qué homenaje más bonito, para mí sin duda está dedicado a Van Gogh. Lo escuché y me acordé de usted. Una letra muy acertada con la sensibilidad de Antonio Vega, otro maestro, o al menos a mí me lo parece.

Angel Caído

No mire la pantalla, sólo escuche.