sábado, enero 16, 2010

Teología ficción: el cruel Dios de la Excelencia

El credo del Dios de la Excelencia (alabado sea su nombre) no niega la existencia del cielo y del infierno, pero afirma que después de la muerte las personas no serán juzgadas por su fe ni por su bondad, si no exclusivamente por sus trabajos.

A las puertas del cielo, unos ángeles severos examinarán los cuadernos escolares de cuando fuimos niños, las instalaciones eléctricas que hayan hecho los electricistas, los cuadros de los pintores, los artículos de los periodistas, los canelones de los cocineros, las fotos de los fotógrafos, los viajes de los viajeros, las operaciones de los cirujanos, los libros de los escritores...

Una sola tarde pasada en casa tranquilamente viendo la tele será tenida por un grave pecado, si es que hubiera podido ser dedicada a perfeccionar la obra que cada uno tuviera entre manos. El Dios de la excelencia es cruel y severo, cada tachón en el cuaderno, cada cacofonía en el blog, cada repetición de éxitos anteriores... todo será tenido en cuenta. A los fotógrafos se les mirarán incluso las fotos que no publicaron: todas ellas serán examinadas por las potencias celestiales y será juzgada su composición, su oportunidad y su calidad técnica.

Muy pocos serán los elegidos. Solamente verán el cielo aquellos que no hayan flaqueado jamás en su tormento continuo, ni se hayan concedido ni un solo instante de reposo. Allí estará Van Gogh, aunque no vendiera ni un solo cuadro. Y también Von Braun, que además de los hermosos cohetes Saturno V que mandaron naves a la luna, concibió las terribles V2. Y ya en América, los infinitamente más mortíferos misiles intercontinentales, diseñados para transportar las bombas nucleares que probablemente exterminen nuestra especie.

Tal vez algunos de ustedes estarán pensando que ese Dios es malvado y que no les gusta. Pero tengan en cuenta que son los dioses quienes eligen las doctrinas y los hombres tan solo pueden acatarlas o someterse a su castigo. Yo llevo dos días perdiendo el tiempo en tonterías y eso no puede ser perdonado.

Más teología ficción: La hipótesis del champiñón perfectamente feliz, la doctrina del perpetuo revivir.

22 comentarios:

MartinAngelair dijo...

Hipótesis y doctrinas,...






Hasta tu última frase ya me había vencido la rutina de lectura de muchos años ya conocida,...

...dioses (hipótesis y doctrinas) ajenos, malos muy malos, malísimos,...

...dioses propios e inveterados a uno mismo, (con sus hipótesis y doctrinas),.-divinos.-, pero dificilmente transferibles a un prójimo, por convertirlos en bienes tangibles, medibles y cuantificables.




En definitiva,...o aburre, o por desgracia, destruye.







...y es que lo divino no precisa...







Así se explica que Jesucristo tuviese a la vez, y con esa entrega, doce amigos,...incluído Judas.



...Doce amigos.




Este concepto sí que es Divino.




Tu última frase, es de las que hacen Apóstoles.





...y disculpad mi primitiva y simple doctrina.






Buenas tardes de sábado.




Beso.

Jordi Busqué dijo...

Tengo que confesar que, en algunas épocas de mi vida, yo mismo me he sometido a semejante férreo juicio, respecto a mis acciones. Eso creo que es peor, ya que a diferencia de dios, yo sí que existo y muy ráramente me permitía pecar. Me forzaba a pasar largas horas dando vueltas a los temas que en aquel momento me interesaran. Aunque no lo parezca, esta actitud tiene cosas muy positivas y aún todavía la practico.

igniszz dijo...

Si yo fuera un ángel evaluador te aprobaría con nota, no así a tu peluquero, que lo condenaría al infierno de los calvos, para que se aburriera por toda la eternidad.

frikosal dijo...

MartinAngelair,
Yo no se si Jesucristo creía en esta doctrina, no se si le interesaba demasiado la obra, diría que estaba más por la fe. Pero vamos, no lo se.

frikosal dijo...

Ignis,

Pero que te ha hecho el pobre Maurice ? Es que no luzco un corte elegante ?

Tu si que te ganas el cielo. Tenemos que hablar, por cierto.

frikosal dijo...

Jordi,
Yo creo que a mi me pasa lo mismo y por eso inventé a ese Dios de la Excelencia, que es un puñetero, aunque tenga cosas buenas. Pero piensa que no perdona ni equivocarse un día de tren y perder media hora en la estación.

Jordi Busqué dijo...

El mio solo perdona lo del tren si lleva algo para hacer. Sirve el tener pensamientos elevados mientras contempla las ramas de un árbol agitarse por el viento, si es una estación de una zona rural. Si es una estación fea, tipo "Sants Estació" más le vale llevar un buen libro (no vale una novela) o improvisar un experimento sociologico con los otros pasajeros.
Como ve, yo tb he perdido trenes.

Naia Salud dijo...

¡Estoy suspendida!...las puertas del cielo no se abriran para mí.

Namasté

frikosal dijo...

Jordi,
jeje, pero una novela puede ser un buen libro. A mi lo que me da más rabia es equivocarme de camino cuando voy conduciendo. Una vez pensé que si me equivocaba, aunque fuera ligeramente, y hacía un recorrido que no fuera el óptimo, eso ya era casi pecado.
Uno de mis propósitos es quedarme un día entero sin hacer absolutamente nada, ni leer. Parece fácil, pero..

frikosal dijo...

Naia,
No te preocupes que esto no es más que una hipótesis ! Lee la del eterno revivir, a ver si te convence más.

Joselu dijo...

Tu texto tiene un subtexto al que no se alude en él: la crueldad de Dios y su silencio, su indiferencia ante lo que ha pasado en Haiti, en su concepción de la necesidad del castigo, la misma noción de un cielo y un infierno. No creo en ese Dios, me repugna, tiene que ser invención de los hombres, pero tampoco creemos demasiado en ellos. Los hombres están solos y desamparados, más si eres haitiano o africano -mucho más- y la compasión se estima floja y sospechosa. Pienso que muchas veces impera el cinismo de creerse moralmente superior por ser escéptico y sabelotodo (la culpa la tiene el sistema, yo no). Pero yo no sé por qué prefiero creer en esos hombres y mujeres cooperantes que no temen ensuciarse y, bien o mal, intentan hacer el bien quien sabe por qué. Pero ahora la derecha ha encontrado el calificativo despectivo al mofarse de ellos y tachándolos de turismo "solidario" a costa de los contribuyentes. ¡Qué feo me parece a veces el mundo sobre todo por esa carga de cinismo grandilocuente -entre cerveza y cerveza- que nos encanta. Pero veo tu post lleno de un dolor que intuyo -aunque no manifestado- que entiendo entre líneas y me llega. Un cordial saludo.

treehugger dijo...

Me pregunto quien le inculcó a usted en su mas tierna infància su valores morales que ahora fluyen imperceptibles desde su subconsciente. Serian los padres escolapios?

Me temo que ya pocas criaturas en estos momentos estan siendo forjadas en la cultura del esfuerzo y la excelencia. Quien pagará nuestras pensiones. Ay.

El futuro bloguero dijo...

Con esas premisas, estoy condenado, pero no me arrepiento, la vida está llena de pequeñas cosas y el dolce far niente, para un Lazy bloguero como yo es parte de la diversión.

Además, para qué ir a esos cielos y coincidir allí con gente como el insigne obispo y sus lecciones?...

Entre los condenados debe haber gente bastante más interesante, sin duda.

Homo pyrenaicus dijo...

Ahhh, el lujo inmenso de disponer de una hora de tiempo y perderla deliciosamente... Nos vemos en el infierno, Dr.

Amig@mi@ dijo...

Ay si supieramos realmente lo que vendra...
Yo pienso volver, al menos lo intentaré al límite.
Besos

nomesploraria dijo...

No sé si volver a merendar o repetir la siesta. Qué dilema.

nomesploraria dijo...

Pobre Maurice. Él sí que es un santo,

la desanchá dijo...

Si se considera el pensar en las musarañas como una auténtica vocación y se dedica uno a ello con ahínco ¿habrá cumplido con el principio de excelencia? ¿será punible? ¿me salvaré?

RAFA PÉREZ dijo...

¿También las no publicadas?
¿Y las no hechas, pero pensadas? Aquellas que quizá debimos pero no quisimos o pudimos hacer, ¿también esas?

frikosal dijo...

Rafa, Todas, aunque se hayan borrado :)

NMP, No se metan con Maurice que bastante tiene conmigo !

Desanchá, si vuelvo a pillarla mirando las musarañas, deberá hacer un buen papel en el concurso Frikosal-2010. Si es que quiere salvarse.

Pyrenaicus, usted prosiga con su obra.

Th, No fueron esos curillas de tres al cuarto, ya en plena decadencia y con el rabo entre las piernas. Fui yo mismo, cada uno es como es.

Y luego contesto más que estoy procurando no caer en el infierno después de haber pecado gravemente ayer y el viernes.

la desanchá dijo...

Ahora en serio. Me temo que ese exigente Dios de la Excelencia existe -mi madre nos repetía que de la inteligencia y habilidades desperdiciadas tendríamos que dar cuentas a Dios- junto con otros igual de terribles, todos juntos en uno sólo. No hay más que echarle un vistazo al Antiguo Testamento y ver ese Dios Guerrero, Vengativo, Castigador y al que en el Apocalipsis separa a elegidos de condenados. ¿Dónde queda el Dios Misericordioso?

Bueno, me queda el consuelo de que una monja le dijo a mi hermana: "Huy, hija, pero si condenarse es dificilísimo, hay que ser rematadamente malo...". Será que es este el Dios Misericordioso y el Dios es Amor.

MK dijo...

Pues pensaba pasarme la tarde pecando. Ayer me dejaron la cuarta temporada de "Los Soprano"...