jueves, julio 07, 2011

Siempre queda la maldita lucecita al final del túnel


11 comentarios:

frikosal dijo...

Siempre queda la maldita lucecita al final del túnel

Josep Mª Abadia i Palau dijo...

Hay que vigilar con esa lucecita, pues puede ser un tren!

nomesploraria dijo...

Sí.

frikosal dijo...

Siempre queda la maldita lucecita al final del tunel para hacernos recaer en el vicio de la esperanza

Josep Fábrega Agea dijo...

Siempre te había considerado un fotográfo muy espartano. Fotos muy prácticas, muy ceñidas a un tema concreto pero sin excesiva alusión a la poesía( excepción a parte de algunos paisajes y luciérnagas.
Tampoco escesivamente trabajadas desde el punto de vista compositivo o estético.
Pero algo está cambiando en tu manera de realizar la fotografía. Estas últimas fotografías conmueven, son bellas, muy bellas, tienen una fuerza conceptual muy ligada al título.
Son muy buenas, me gustan mucho- Sé que no te gustan para nada lasetiquetaciones, pero para mí tus últimas fotos y textos son fotopoesía pura.
Te felicito.
Salutacions.

MartinAngelair dijo...

Es cierto,...

...son maravillosas.




Ni siquiera el título tan 'feo' que les has puesto a tus últimas entradas consiguen restarle ni un ápice de su belleza.




Pero que mucho me han gustado,...(y me gustan,... :)



...y parecen que están muy cerca las unas de las otras.




Un beso.
B.T.C.M.

Bufaforat dijo...

Dice usted el vicio de la esperanza ??

No leyo usted en La Vang. lo de los soldados en los Alpes?

Cuentan que unos soldados de la 1a guerra mundial se perdieron el los Alpes. Defallidos y sin esperanza encontraron un mapa: 'la lucecita al final del tunel' que les dió esperanzas para salir del atolladero. Intentando seguir las indicaciónes del mapa consiguieron escapar de la muerte.

Al final resulto ser que el mapa en questión no era de los Alpes sinó de los Pirineos.

Les salvó la lucecita!

Erna Ehlert dijo...

La esperanza debe ser algo así como una autosugestión (para no llamar la una especie de religión) que nos da fuerza para pasar épocas de problemas.
Manel, tus fotos son muy atractivos.
Que tu lucecita se haga tan bonita como la de la luciérnaga en tus manos.

Un abrazo fuerte

pazzos dijo...

Sé que la misión de un fotógrafo es perseguir la luz pero, quita,quita, mejor disfrutar del túnel como si fuera el tubo de la risa. Nada hay mejor que penetrar en lugares angostos, oscuros y húmedos.
¿Todo bien? Espero que sí.

Pere Soler dijo...

Pues, esperemos que no se apague... o al menos que no se apague su inspiración y encuentre Vd. esa luz al final del tunel, aunque no se vea...no se preocupe, esta!

Una abrasade!

Daniel Arenas dijo...

Me gusta la primera, parece un ojo.
Sr Frikosal, sue volución fotográfica es más que evidente en los últimos tiempos. Está UD. desarrollando un estilo personal muy característico (bueno a veces alguno de sus posts me acojonan como es el caso).

En esta entrada no se si eso de la "maldita lucecita al final del tunel" tiene alguna connotación de cansancio, de estar harto y ver que aún hay camino por recorrer.

La esperanza no hay que perderla, la lucecita hay que seguirla cuando se ve de frente salvo que sea un coche, un tren o cualquier otro enjendro que le pueda hacer daño.

No soy médico pero le receto a Ud. un vasito de whisky sentado cómodamente en el balcón de su casa o en su defecto en alguna terracita, verá como la maldita lucecita al final del tunel... se convertirán en dos lucecitas!