Semana Santa con lagartijas



Después de varios días de lluvia y nieve, el viernes Santo salió el sol ... y mis amigas las lagartijas. Durante la misa, el sol daba en la puerta de la iglesia. Allí me fui a fotografiar dos lagartijas que viven en el banco de piedra, oyendo involuntariamente las estaciones del Via Crucis mientras seguía los movimientos de las lagartijas por el visor (y de vez en cuando daba un vistazo a mis hijos que jugaban en la plaza).

Al salir los fieles y el sacerdote, cuatro personas en total (estaba en un pueblo realmente pequeño) me vieron tumbado en el suelo con la cámara en la mano y creo que me tuvieron que esquivar para no pisarme. Las lagartijas se asustaron y yo me levanté para saludarles. Por suerte ya me conocen, pero me sabe mal parecer tan excéntrico.

El domingo de Gloria salió de nuevo el sol y volví a la carga. Solamente estaba una de las dos lagartijas. Después de hacer muchas fotos yo creo que se acostumbró a mi presencia. Con mucho cuidado, le puse el dedo delante para ver si subía a mi mano izquierda. Después de varios intentos, llegó a apoyarse en él y noté el tacto precioso de sus uñas mientras hacía una foto con la derecha.

Comentarios

nomesploraria ha dicho que…
Sería domingo de gloria pero sus fotos son una ídem.
Ya le comenté que me gustaría saber que sustancias dopantes les suministra si no tendré que reconocer, negando todos mis principios, sus dotes de telépata/domador.
Me temo que su excentricidad es inherente a su condición de demiurgo de las sargantanes.
Marmorlu ha dicho que…
"El hombre que susurraba a las lagartijas"
Si hicieras lo mismo con los passeriformes... no necesitarías comedero. Je, je...
Eres un "crack"...
Un abrazo
encefalogramaplano ha dicho que…
Yo le echo la culpa de mis malas fotos a la cámara, a que no tiene tanta definición como yo quisiera y tal, pero tú tienes la misma cámara que yo y me revienta confesar que la culpa es mía y sólo mía.

La experiencia de darle la mano, a la escala en que tiene su proporcionada mano, a una lagartija tuvo que ser genial. Qué envidia. Doble envidia. Buenas fotos y maestría en el trato con la naturaleza...
LE MOSQUITO ha dicho que…
Je, je, je... Tú y tus "excentricidades". ¿Sabes? pienso que cuando alguien descubre a una persona con una cámara de fotos, y en posturas raras, no piensa que se ha topado con un excéntrico, sino con un, a su entender, "profesional". Cuanto más rara es la postura más profesional eres, e independientemente del aspecto de la cámara (volumen, marca, ópticas...) Una vez hice un reportaje de video en una boda, con una camarita casera. Me salieron ¡diez clientes! y sin ver lo que estaba rodando. En la misma boda, un equipo profesional con una cámara de la leche: nadie se acercó a ellos; todos pensaron que el rarito de las posturas era el profesional. Te lo juro.
LE MOSQUITO ha dicho que…
...mientras hacía una foto con la derecha

No he podido dormir pensando en esta frase, pues no acabo de entenderla. ¿Quieres decir, con ella, que el párroco terminó por tumbarse junto a ti?
:-)

Entradas populares de este blog

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta