26 horas esperando al pájaro inverosímil (I)

Amanece esperando al quebrantahuesos (pinchad para ampliar)




1. El quebrantahuesos

Quisiera hablar de un pájaro inverosímil. Es el quebrantahuesos. Es precioso, es una rareza y un mito. Es carroñero, pero se alimenta principalmente de lo único que dejan los buitres: los huesos. Si no puede tragarlos enteros, sabe lanzarlos desde lo alto del cielo para romperlos contra una piedra. Repite esta operación una y otra vez apenas sin esfuerzo, impulsándose con el viento (aunque pocas personas han podido ver este prodigio excepto por la tele). Llevan barba tanto machos como hembras y tienen el perfil de los ojos de color rojo. Y cuando tienen edad de merecer, utilizan barro de aguas ferruginosas para teñirse de color rojizo. Por esto el famoso y desaparecido David Gómez Samitier le bautizó como pájaro de barro. Aunque también hay quien le llama pájaro de fuego.

Su vida familiar es turbulenta: además de madre, algunos de ellos tienen dos padres que copulan con la madre y entre si, alternando los roles para que no haya mal ambiente en el nido. Y todos ellos son cainitas: asesinan a su hermano menor por que tan solo un pollo puede sobrevivir con los alimentos que pueden aportar los progenitores.

Si no existiera el quebrantahuesos ¿quien podría haberlo inventado con tantos y tan barrocos detalles?

De todos modos, lo más inverosímil del quebrantahuesos no es que exista, si no que no haya desaparecido todavía.

2. El quebrantahuesos y yo

Después de muchos meses de preparaciones, permisos y trámites, al fin puedo partir hacia lo más profundo del pirineo Aragonés, con el corazón en un puño. Las pistas para acceder al santuario del quebrantahuesos están casi intransitables por las recientes nevadas. El guarda me advierte que tal vez será necesario invertir varias horas andando con raquetas. Mal asunto para mi esqueleto. ¿Será posible que un simple frikosal pueda observar y fotografiar al pájaro inverosímil?

Continua aquí

Comentarios

Juanma Sánchez ha dicho que…
Paciencia hermano. Sigo esta crónica como si fueran las cartas de ultramar. Esperaré buenas noticias y - mientras- será un placer leerte.
Anónimo ha dicho que…
Sr. Frikosal. Sepa Ud. que mientras le leía iban apareciendo, una a una, las imágenes de lo que nos iba explicando y disfrutaba tanto leyéndolo que no deseaba que se terminara. Me recordaba las imágenes que nos regalaba Félix Rguez. de la Fuente. Independientemente de si se encontró Ud. con el pajarito o no, sepa que le envidio por los instantes vividos -envidia de la cochina :-)y que seguiré la crónica con pasión.

Jordi D.
Netito ha dicho que…
Que fotón.... Quedo a la espera de la continuación, con el corazón en un puño... :)
Jesús ha dicho que…
Y lo pajarracos??? !!!
Ya vi esa foto en el portátil y pintaba muy bien. Es más, para que engañarnos a esta alturas. Intenté algo parecido y aunque andé sobrado de nieblas -y de tiempo- nada ni parecido.
LE MOSQUITO ha dicho que…
"lo más inverosímil del quebrantahuesos no es que exista, si no que no haya desaparecido todavía."

Y lo positivo, Frikosal, es que existimos personas que apreciamos y valoramos todas las existencias.
¿Lo lograste?
Creo que nos sorprenderás con alguna fotografía.
:)
Isa ha dicho que…
Un placer deambular por tus letras y tus imágenes.
Saludos.
XXXIII ha dicho que…
En la zona de la Jacetania van a beber a Canal Roya, cuyo nombre ya lo dice todo.

Entradas populares de este blog

La libélula negra

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta