sábado, mayo 21, 2011

Ideas para una nueva religión

Estamos de acuerdo en que las religiones tienen su sentido e incluso su utilidad. Ahora bien, lo que me parece innecesario es copiar las religiones que han inventado los demás en lugar de crear cada uno la suya. Ya lo dijo Ferrán Adriá: la creatividad es no copiar. De modo que propongo que cada uno vaya aportando sus mandamientos. Yo les daré un par a ver que les parecen:

1-No dirás jamás tu código postal. ¿Les suena la escena? Después de una larga cola para llegar a la caja del Decathlon, o de la Fnac (por ejemplo), la persona de la caja pide (como si fuera lo más natural del mundo) el código postal. Y la gente se lo dice. Si supieran lo que puede hacerse con miles y miles de listas de la compra y sus respectivos códigos postales... Se pueden levantar mapas de poder adquisitivo de cada zona, saber que distancia recorre cada uno para ir a comprar, a que horas compra la gente según de donde son, que bancos tienen más penetración por zonas (si han pagado con tarjeta). Y muchas más cosas, todas ellas de enorme interés para la gran empresa que las va acumulando. No den el código postal. Yo digo que es un mandamiento de mi religión, que me permite toda clase de excesos excepto la revelación del código postal. Somos los postalitas. Únase a nosotros.. o invente una mejor.

2-No pagarás más de 1.20 por un café. Es que ya está bien con el cachondeo de los precios. Este era un país de bares y la gente estaba todo el día con un café o un quinto o una tapita en la boca, charlando con sus amigos. Todo esto se va a terminar. Negarse a aceptar precios abusivos es tarea de todos. Es más, 1.20 me parece francamente caro, yo diría 1 euro, pero en fin. El otro día me pidieron 1.60 por un cortado y le dije que no lo quería. Tendría que haber preguntado el precio antes, seguramente, pero no atiné.

13 comentarios:

David Álvarez dijo...

Pues yo me invento un código postal distinto cada vez que paso por caja

frikosal dijo...

Es una buena técnica pero prueba a decir que no puedes revelarlo por que tu religión te lo impide, luego se lo cuentas, dices que puedes hacer de todo excepto lo del código etc. Es más divertido y poco a poco la gente va reflexionando.

Erelea dijo...

Pues yo no tengo inconveniente en darlo. Es el 83029.

Joselu dijo...

Yo me limito a explicar cuando me llaman para ofrecerme una instalación de aire acondicionado a responderles que eso es una agresión al planeta, que si todo el mundo malgasta la energía en producir aire frío nuestro mundo se irá al garete... y sigo así hasta que es el que me llama el que me corta y acepta mis explicaciones, pero yo insisto. Otras veces, cuando me llaman para ofrecerme un crédito instantáneo les explico quiénes fueron Lehman Brothers y la historia de las hipotecas basura, así como el problema del sistema crediticio desbocado para alentar el consumo sin límites. Son ellos los que al final me cortan y me piden disculpas, pero yo insisto. Se excusan diciendo que es su trabajo... Nunca se me hubiera ocurrido lo del código postal, yo me preguntaba que para qué lo querrían. En fin...

siqui62 dijo...

Hasta ahora yo me limitaba a responder que no se lo decía porque no me daba la gana. En plan bruto. Tampoco está mal, no te creas, la gente no está acostumbrada. Sin embargo, la próxima vez probaré tu sistema, me parece que puede ser más divertido.

Albert dijo...

Llevo años respondiendo que mi religión me prohíbe contestar encuestas. Algunas veces, me preguntan que religión es esa, y contesto lo mismo, que ya les he dicho que no puedo contestarles, mi religión me lo impide.

Roger Eritja dijo...

Yo doy uno de La Coruña, aunque vivo en Barcelona, así les jodo cualquier estadística que quieran hacer.
Me suelo quedar mirando sus caras y no se inmutan. Si estoy juguetón les pregunto si no les pareció raro. Hasta ahora, el 100% respondió que hacían su trabajo y ya está, allá yo con mis neuras.

Ya ven que mundo mas triste, unos hacen su trabajo aunque sea absurdo, otros jodemos encuestas por placer, sin siquiera saber para qué eran, y los de Márketing que las plantearon seguramente medrarán en la empresa por los resultados tan interesantes obtenidos...

Jep Flaqué dijo...

Me ha gustado lo de los códigos postales de FNAC... yo por suerte de ellos y por desgracia mía, voy bastante a comprar música y siempre digo un código distinto esperando a que digan que alguno no coincide con los que he dicho con anteriodidad... no lo asocian a mi "ficha personal"? Tengo ficha personal? Jamás han dicho nada (por cierto: hace más de 2 meses que no los piden.)Todo es un engaño de marketing del que no me beneficiaré nunca.
Una abraçada

Erna Ehlert dijo...

Que divertido!!!

Me gusta mucho tu idea.
Me imagino las caras.

pazzos dijo...

Yo aprovecho y le pido el tfno a la cajera pero no me como un colín. Pero, ¿la cosa no iba de mandamientos?
3º-No temerás a las epidemias, las pandemias ni en las academias que te asusten con gripes A, gripes del pollo para los pobres y del faisán para los ricos, virus informáticos que te infectan las uñas,efectos 2000, islandeses que fuman como volcanes, Fumanchús islámicos y bandas organizadas de pensionistas despilfarradores que son los culpables de la crisis como todo el mundo sabe.

MartinAngelair dijo...

Somos las postalitas, únase a nosotros...




La verdad que he pasado un buen rato leyéndote y también con los que han comentado.




Tampoco me importaría darte mi C.P.

... :)





Besos.
B.D.C.M.

frikosal dijo...

Postalitas al poder !
Y lo del 1.20, que os parece ?

calafell dijo...

tot és començar!