lunes, marzo 29, 2010

Siempre Cassiopeia

¿Pueden los mortales jugar con las estrellas? En cierto modo. Siempre me ha gustado Cassiopeia, aunque sea la muy respetable esposa del rey Cefeo. Ahora ya empieza a estar muy baja, pero este invierno he podido dedicar algunas noches a perseguirla. El juego, tal vez el único al que podemos jugar con ella, consiste en dejarla en un lugar determinado para que quede más favorecida. A ver si pueden encontrarla en esta foto.

¿La conocen? Es la de la izquierda, a la derecha está la Osa Menor. Parece ser que en cierto modo nosotros estamos en Cassiopeia: visto desde Alpha Centauri, el sol estaría justo arriba.

Cuando era pequeño, mi padre me decía que no me obsesionase con las cosas. Nunca le pude hacer caso.

Ahora debo regresar a la tediosa agrimensura que me alimenta.

14 comentarios:

Jordi Busqué dijo...

La "W" es una de las primeras constelaciones que aprendí.
Muy bonita foto Dr.
¿Porqué la de las piedras? ¿Pq son puntos en un fondo uniforme?

Inuit dijo...

¡Buen alimento material doctor Frikosal! y siga mirando el dedo que apunta al cielo.
Inuits

JOAKO dijo...

Siempre me encantó el finalñ de "en busca del fuego" de Jean-Jacques Annaud, en ella al final el hominido, después de haber encontrado el fuego se queda mirando a las estrellas.

frikosal dijo...

Gracias !

Jordi,
Mire las piedras como están puestas.

Jordi Busqué dijo...

Ya veo Dr. La W. Supongo que la puso Vd. ¿verdad? no creo que las piedras suban a la superficie de la nieve.

Lo que si pasaría es que al cabo de un rato se irian al fondo. Hay un truco muy gracioso que se hace con hielo y presión.
Nos lo explicaron en Termodinámica diciendo que se podría usar en un circo, pq un físico nunca sabe donde va a terminar.

frikosal dijo...

No, que va, estaban exactamente así. O no cayó mucha nieve, o tal vez se funde antes la que está sobre las piedras, no lo se. Pero así estaba.

Cual es ese truco?

El futuro bloguero dijo...

Yo también busco a Cassiopeia como primera búsqueda en el cielo, y me gusta encontrarla, aunque no la encontré sin la ayuda de la segunda foto, al estar ¿vertical? junto a la piedra alargada.

Abrazo.

Joselu dijo...

Estoy en un bar con Wifi pero no puedo ver la primera y la tercera imagen. Lo intentaré luego desde casa. La imagen es buena, pero me ha parecido reconocer esas masas espléndidas que apuntan hacia el firmamento. ¿No son los mallos de Riglos en Huesca?

Saludos desde Galicia.

la desanchá dijo...

Yo soy un auténtico zote para estas cosas, así que me he puesto a mirar sobre Cassiopeia y me he encontrado una página que explica cómo localizarlas con dibujos:

http://www.mallorcaweb.net/masm/Cas.htm

aunque una cosa es verlo en pantalla y otra mirar hacia arriba e imaginar las líneas que las unen, al menos para mí. Sólo reconozco Orión porque me lo enseñó un hermano que ya no existe hace muchos años.

Y ya que tanto usted como el pulpo tiene feisbuc, sepa que hay ahí una página que se llama Cassiopea que va de astronomía para niños. Claro que lo suyos ya le tienen a usted.

Erelea dijo...

A mi también me gusta Casiopea. La W gigante es muy fácil de reconocer en el cielo.

Y... ¿tan mala es la agrimensura?

bunker hill dijo...

No entiendo mucho de estrellas, pero Silvio Rodríguez tiene una canción muy linda que se llama Casiopea...

http://www.youtube.com/watch?v=qXR94CQBm0U

Amig@mi@ dijo...

jaja, cuando dijiste lo de haber si podíamos encontrar a tu amiga Cassiopeia, limpié el polvo a la pantalla...
;)

Belnu dijo...

Por suerte no le hiciste caso... ya sabes que detrás de nuestras obsesiones hay algo... de eso hablábamos Objeto a y yo en los comentarios de nuestros blogs el otro día

Miazuldemar dijo...

Conocí a Cassiopea cuando yo contaba 18 años. Siempre me esperaba a la vuelta de mis correrías nocturnas en las noches de verano en la playa.

Es la última visión que tenía todas las noches antes de meter la llave en la cerradura de casa para entrar a dormir.

Desde la primera vez que caí en la cuenta de que estaba ahí la buscaba todas las noches antes de entrar. Nadie me contó nada sobre ella, ni cómo se llamaba siquiera, será que nunca le comenté a nadie que me paraba a observarla todas las noches. La fui descubriendo yo misma en esos momentos que se disfrutan en soledad.

Qué bonitos recuerdos me ha traído esta entrada señor Frikosal.