miércoles, marzo 16, 2011

Lo siento pero la fiesta se termina

Nunca olvidaré con que ilusión mi padre fue a buscar el nuevo R12 familiar. El R12 sustituía a nuestro viejo Seat 850, que era un verdadero desastre. El R12 ahora nos parecería un trasto viejo y lento, pero mi padre estaba radiante. Por fin un coche espacioso (aunque yo, que era el pequeño, tenía que viajar en el maletero en un viejo asiento puesto de lado, lo que hoy en día sería considerado una temeridad). Pero no se calentaba en las subidas y podía mantener la velocidad de 120 durante horas.

Mi padre tenía motivos para estar alegre esa tarde de primavera:  él había pasado hambre y miedo en su infancia de posguerra. Mucha hambre y mucho miedo (y mi madre, probablemente todavía más). Tan contento estaba, y tan grande había sido la mejora en sus condiciones de vida, que cuando pasó un helicóptero de la Guardia Civil por encima de nuestro R12, mi padre dijo: "Es posible que cuando tu seas mayor puedas comprar un helicóptero y ahorrarte los atascos".

Ahora esta frase suena absurda, pero mi padre no tenía un pelo de tonto y su extrapolación parecía lógica. No hacía tanto que se había llegado a la Luna y (si mal no recuerdo) las sondas Viking ya estaban cerca de Marte. Si incluso Franco había muerto, todo parecía posible.

En este planeta ha ocurrido una cosa muy curiosa. Bastaba con hacer un agujero para que salieran sustancias sólidas, líquidas o gaseosas que podían desprender enormes cantidades de energía simplemente aplicando una cerilla. Con esa energía podemos volar, conducir, calentarnos y mantener la coca-cola bien fría. ¿Hay otro planeta donde ocurra algo parecido? No. En Júpiter, por ejemplo, abunda el hidrógeno, que bien podría usarse como combustible.. si no fuera por que allí no hay oxígeno.

Esta extraordinaria presencia simultánea de combustible y comburente (de gas y de oxígeno) es algo singular, que solamente se da en la Tierra y que se debe a la geología y sobretodo, a la actividad biológica de nuestros antepasados.

Es muy posible que todos los seres vivos de la tierra, desde la margarita hasta la tortuga de mar, seamos descendientes de uno o unos pocos proto-organismos. De modo que estamos quemando, literalmente, los cadáveres de nuestros antepasados. Gracias a nuestros muertos, nos pegamos la gran vida. Disponiendo de esa energía, hemos hecho cosas que nos parecen muy importantes, como el R12, las luces de las ciudades o Disneyworld París.

Pero, obviamente, todo se acaba. La energía nuclear convencional, la de fisión, no es la solución. Es cara, tampoco es inagotable (ni mucho menos), y es muy peligrosa. Los que les digan lo contrario, mienten, simplemente. Y ahora viene el gran reto: aprender a vivir con menos energía. Ya se que mis hijos no van a tener un helicóptero. Sinceramente, me conformaría con que pudieran volver a tener un Seat 850. A todos nos gusta viajar en avión y conducir buenos coches. A algunos, además, nos gustaría poder viajar al espacio, o por lo menos que otras personas lo hicieran. Pero nada de eso va a suceder, la energía es el principal factor que limita nuestro "desarrollo". Con energía podría revertirse el cambio climático y transformar los desiertos en vergeles. Pero no hay. ¿Cuando se terminará la fiesta? Nadie lo sabe. Pueden ser 5, 10, 20, 30 o 50 años, pero esto se acaba y me temo de que muchos de ustedes lo van a presenciar.

Queda la gran esperanza de la fusión nuclear, que promete ser barata, limpia e inagotable (relativamente barata, relativamente limpia y relativamente inagotable). Cuando yo tenía 20 años decían que en 50 años sería una realidad. Ahora tengo 43 y continuan diciendo que va para 50 años. Yo no creo que lo vea. Hay que intentarlo, pero la búsqueda del mirlo blanco no puede distraernos de la triste realidad: tenemos que irnos acostumbrando a pasar con menos. Menos aire acondicionado, menos calefacción, menos iluminación de noche, menos velocidad, menos viajes.

A cambio, tenemos cosas que ni mi padre ni yo habíamos podido soñar: tenemos internet, tenemos cámaras digitales, tenemos estupendos libros, tenemos ordenadores. Incluso yo, que no soy nadie, puedo escribir esto y usted puede estarlo leyendo ¿no es maravilloso?.  Todavía más: tenemos buenos amigos, hay gente con buenos sentimientos (yo conozco algunos). Hoy he visto sonreír a una persona.

45 comentarios:

jordi dijo...

Suscribo palabra por palabra lo que has dicho. Excepto lo del 850. Antes del R12 familiar teniamos un 2CV...

frikosal dijo...

Gran coche, mucho mejor que el 850, refrigerado por aire, diseñado para una fiabilidad absoluta. Yo tuve uno, ya de mayor.

guillamat dijo...

Manel, aplaudeixo les teves paraules i confesso que m'he llegit dues vegades l'ultim paràgraf :-)

Qui ho anava a dir pero avui men vaig al llit amb molt bon sabor despres de la expo del Ricard i tot el que allà es respirava!

Martin Gallego dijo...

Sonreir es hacerle butifarra al diablo.

Eva Huarte dijo...

Uau... magnífico escrito, Friko, y magnífica visión, pocas personas pueden hablar así de claro con poesía y una sonrisa final. Eso es humanidad, así que, por mí, volvamos a caminar, a contemplar el cielo y los animales, volvamos a dormir bajo las estrellas... pero claro, la humanidad se ha triplicado en este último siglo, y se han triplicado los vampiros, los criminales, los corruptos, los locos de avaricia, egoismo vanidad... y las víctimas también.
Así que la naturaleza siempre ha sido quien realmente ha tenido la primera y última palabra, y quien sabe si se sirve del hombre para hacer limpieza destruyéndose a sí mismo. La naturaleza es sabia.
Y vuelta a empezar. Yo también sonrío :))

Alberto Gil Chamorro dijo...

Joer, que mal cuerpo me has puesto. Con la hora que es y con este título tenía que haberlo dejado para leerlo por la mañana, que parece que se ven las cosas de otro modo. Lo peor es que creo que llevas razón, no sé si será tan inminente, pero el problema está en que sobramos unos 7.000 millones de personas. Por cierto, nosotros también tuvimos un R12.

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

"Hoy he visto sonreír a una persona"... Sí, desde luego es importante saber apreciar aún esa magia, saber disfrutar de ella. Pero me parece infinitamente más fascinante, más generoso, provocarla. Habría sido mucho más hermoso, e infinitamente más satisfactorio, poder decir "hoy he hecho sonreír a una persona". Aunque esto, por supuesto, se puede poner en práctica en cualquier momento. Mañana, quién sabe, podría ser incluso un buen día para ello.

nmp dijo...

Y yo, ante usted que "no es nadie" me quito el sombrero.

vilu dijo...

Bueno parece que llegamos, o falta poco, a un punto de inflexión en la historia de la humanidad, uf!!!!Lo que me da miedo es que despues de las grandes fiestas, vienen las resacas !!! No quiero ser pesimista, pero cuesta ser optimista, hay que hacer un gran esfuerzo. Si le sirve de algo su final tambien me ha hecho sonreir...igual no esta todo perdido si sabemos aprender la lección. Ua sonrisa a todos.

Xavi Piera dijo...

..si Dios existiera , " la sonrisa " sería su alma..
Manel, és el millor article que he llegit els darrers díes. Nosaltres teníem un SEAT 850 " Special "...
Espero donar-te una bona notícia aquesta mateixa setmana, crec que t´agradarà, a mi sobretot.
salut!!!

Juanjo Fernández dijo...

Quedarnos con lo bueno mirando a la cara a lo malo para cambiarlo. Y sonreir. Muy bueno. Un saludo.

David Álvarez dijo...

Mi padre también tenía un 850, que luego cambio por un seat 1430 que fue la revolución. Hacíamos el viaje hasta el pueblo en 2horas y media donde ahora se tardan 40 minutos, pero llegábamos, y sonreiamos mas, eso seguro.
Enhorabuena por el post, es muy difícil decir las cosas así de claras.

Francesc Vera dijo...

Molt bon escrit. El meu pare no va canviar mai el 600D, el va tenir fins que se l'endugué la pantanada del 82, quan jo ja conduia un 127.
Per si et serveix de res, has aconseguit el meu primer somriure del dia. Gràcies.

diminutoblog dijo...

:-)

Joselu dijo...

Demoledor y cierto, pero todavía no ha calado en el conjunto social que la fiesta se ha acabado. Es un pensamiento de minorías muy minoritarias. Para la gran mayoría esto es un paréntesis incómodo para poder continuar la fiesta del despilfarro sin límite. Sigo recibiendo llamadas de financieras ofreciéndome créditos fáciles en 24 horas. Costará y no se hará por las buenas eso de menos gasto de energía (menos calefacción, menos aire acondicionado, menos velocidad, menos viajes, menos consumo, menos cenas fuera de casa). Creo que tendría que haber estímulos importantes para aquellos que redujeran su consumo energético, no sé cómo. Cabría crear un coeficiente de gasto energético (¿huella ecológica?) por unidad familiar ponderado por el número de sus miembros. De momento estos estímulos no son estimulantes. Toda la ecuación que se nos ofrece en estos momentos es que el consumo es bueno y que incluso el ahorro económico es malo porque no contribuye a revitalizar la economía. El nivel de ahorro se considera un lastre. Esto es lo que oigo o leo en los medios de comunicación.

Sin embargo, la idea del decrecimiento no tiene muchos defensores, pero además es que puede ser injusta. ¿Qué pasa con los países pobres? ¿Acaso no tienen derecho a crecer como lo tuvimos nosotros? Ahora es fácil decir que llegados a un cierto límite es negativo (como estamos viendo), pero ¿qué pasa con India, con China, con los países emergentes? ¿Qué hacemos con África? ¿Acaso no tienen que "crecer"?
He oído intervenciones espléndidas de José Luis Sampedro, pero, unido a sus aciertos, veo silencios o temas no planteados, que no acaban de estar resueltos. Es lo mismo que veo en tu post. Demoledor, pero que no cuenta con todos los factores necesarios y que escamotea elementos obstinados en la realidad del planeta. Es la visión ilustrada y ética de una persona del primer mundo que lo ha tenido todo, pero ¿qué pasa con el africano de Zimbawe que no tiene nada y vive en una dictadura corrupta? ¿Qué debe esperar del mundo? ¿Y de su país? ¿Cómo debe tener acceso al crecimiento? ¿O él no tiene derecho a la fiesta que nosotros nos hemos pegado? Le diremos, chico, no, aquello era malo, muy malo, y lo diremos mientras tomamos sal de frutas por el hartazgo que nos hemos pegado y los trastornos digestivos que nos ha provocado el atiborre.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

El futuro es una esperanza minimalista...y gracias.
(y saludos)

Nacho Cembellín dijo...

Hola, recien extreno tu blog aunque te descubrí buscando información para realizar fotos nocturnas. Felicidades por tu post y el analisis q haces. Predecir el futuro es divertido y la tendencia siempre suele ser pesimista. Pero el futuro tiene una cualidad genial, que siempre es impredecible. Los Mayas predigeron q el año q viene el apocalipsis será inevitable, para los japoneses ya ha llegado. Pero el Ave Fenix borra los errores y promueve las nuevas ideas. Consumir menos si, por fin pero no porque se agote la energía disponible de nuestro planeta sino porque debemos entender que el abuso y el derroche no nos benficia mi a nosotros, compulsivos consumidores.

Un saludo y un dato interesante sobre le R12 es que es un vehiculo q se salvo de la obsolescencia programada... supongo q habrás visto este documental: http://www.youtube.com/watch?v=QosF0b0i2f0

Miazuldemar dijo...

Completamente de acuerdo. Estamos inmersos en una locura, lo difícil es cómo parar esta bola que se ha hecho tan grande, y convencer a la gente de que no tiene las necesidades que el consumismo y la publicidad le han hecho creer que tiene.

Icíar dijo...

Si es así como dices, entonces, exista el riesgo que exista, proliferarán las centrales nucleares. No creo que se ponga freno a la demanda de energía, al menos no lo sufieciente. La gente acabará aceptando la energía nuclear como algo que hay que tener, y los accidentes serán tratados como ahora tratamos los desastres naturales, cosas que de vez en cuando les pasan a otros.

Jordi Busqué dijo...

Tiene Vd. mucha razón Dr. Y tal vez seríamos más felices viviendo de forma más sencilla y cercana a la naturaleza.

unsui dijo...

Efectivamente, se está acabando la fiesta.
Todavía se nos quiere mantener tranquilos con milongas energéticas (nuclear, eólica,solar...), aunque todas ellas son posibles, ninguna va a sustituir a los combustibles fósiles, que se han fabricado durante cientos de millones de años y que nos hemos pulido en poco más de 200 años.Todas las demás alternativas dependen de los fósiles y toda nuestra sociedad depende dramáticamente de ellos.
Me parece que nos queda una sola posibilidad y tres formas de implantarla:
-La posibilidad es el decrecimiento
Las tres vías son:
1- Damos un paso adelante y lo implantamos voluntariamente (¿conoce alguien a algún partido político que lo incorpore con ánimo de ganar las elecciones a su programa?) A lo mejor Rajoy nos sorprende y nos propone un "derecimiento como dios manda"
2- Seguimos jugando a eso del crecimiento exponencial y decrecimiento exponencial de materias primas y energía junto con un "cambio de fase" en lo referente al cambio climático,(¡vaya mezcla!) y que sea la naturaleza la que "proceda" (y cuando procede lo hace muy salvajemente, sin distinguir entre el que tiene una bici o un Porsche Cayenne)
3- Una mezcla de las dos anteriores. A la acción de la naturaleza ayudamos los humanos con nuestras guerras, (nucleares incluidas) para agilizar el proceso.
Al final, el sistema se estabiliza con una población enter 500-700 millones de habitantes en la Tierra,viviendo como viven (o peor)los países de 4º ó 5º mundo.
A los ciudadanos de países pobres hay que explicarles que NUNCA a comprarse un Mercedes (salvo su corrupto presidente y cuatro amiguetes suyos)y que bastante tienen con seguir como están.
Nosotros acostumbrados a esta vida de excesos lo vamos a llevar mucho peor

Sussss dijo...

Totalmente de acuerdo con Jordi Busqué. Mientras estuve en la gran capital perdí el criterio de qué es más importante y qué menos, desde que estoy en un pueblo he vuelto a "vivir" la naturaleza. En invierno hace frío, en verano hace calor. Esto tan obvio se pierde en la ciudad, donde estás en una nube permanente climatizada o refrigerada.
Hoy el riachuelo al lado de casa baja casi desbordado después de tantos días de lluvia. Lo cruzamos cada día para llegar al cole. Cuatro curiosos se fijaban en el caudal, la gran mayoría ni lo veían, y solamente yo estaba debajo del paraguas con la cámara inmortalizando este momento único...

Marco Ansaloni dijo...

Muy bueno. Mi abuelo me decia hace 30 años: preparate bien que un dia teneis que ir al espacio. Yo me lo creia, asi como creia que se terminaria el hambre en el mundo,etc...era el bienestar, la gran movida economica para un futuro centrado en el HOMBRE. Que ha pasado? el Hombre ha fallado. A mis hijas simplemente les dirè que el espacio es de donde venimos y que hubo un tiempo en que el SuperHombre pensaba ser mas listo de el y de la Naturaleza...

ercanito dijo...

A mí sólo me queda apagar el móvil mientras duermo (ando en fase de desintoxicación) y convencer a mi familia de que no le regalen juguetes con pilas a mi hijo.

Hasta he dejado de usar el flash.









Me gustan estas dos últimas entradas tanto como tus mejores paisajes.

Miguel dijo...

Es la primera vez que dejo un comentario en este blog, pero me ha gustado tanto este escrito que no puedo resistirme a felicitar a su autor. Estoy totalmente de acuerdo, y la lástima es que no existe un discurso claro en nuestros representantes políticos que asuma esa realidad, y que sea consecuente con ella. Un ejemplo claro son los constantes intentos de muchos gobiernos municipales de nuestro país por continuar sacando adelante nuevos crecimientos urbanísticos (con los que financiarse). Para muchos alcaldes, que la "fiesta" continúe no sólo es un acto de fe, sino su principal amuleto para conservar el poder.

Un abrazo

frikosal dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Voy muy atareado pero quiero responder uno en concreto:

Icíar, es que la nuclear NO PUEDE RESOLVER EL PROBLEMA incluso si asumimos que cada 20 años habrá una catástrofe. No hay combustible suficiente en condiciones accesibles.

Icíar dijo...

Gracias Friks, me alegra la precisión.
Si es así, no debería haber debate: nucleares sí o nucleares no, porque ese es en última instancia a lo que alegan. Y si es así ni siquiera el riesgo merecería la pena.
A mí en concreto volver a las velas incluso me seduce.

frikosal dijo...

Lee esto. Especialmente claro, lúcido y sistemático.

Icíar dijo...

Gracias, gracias. Lo haré.

Maria Rosa Vila dijo...

Gràcies per aquest al·legat tan realista, però a l'hora, tan esperançador, que comparteixo al 100% amb tu. Estic convençuda que, al final, l'únic que ens podrà salvar del col·lapse és el retorn a una vida més austera en la qual primin els afectes i els somriures per damunt el materialisme.

Erelea dijo...

La fiesta se acaba pero los políticos no se van a atrever a plantear a la gente la realidad, porque están más ocupados en ganar "sus" elecciones que en la viabilidad real de "nuestro" modo de vida.

Aunque no nos guste la idea, hace tiempo que hay necesidad de pasar del crecimiento a la sostenibilidad.

maria dijo...

Excelente frikosal!
R12 también, era genial (íbamos a menudo con mi hermano en el maletero!)
mi abuelo, un 850 blanco. Mi tío un 2cv y luego un 4l... excelentes los dos pa ir de excursión por pistas, cargado hasta los topes de gentes y cestas merienda!!

Genial el hilo a la conciencia por la emoción, genial ese helicóptero d'ese tu padre, devenido the game is over, prendamos las velas y...

Lo he compartido con el "comité" de redacción de Crisiseconómica2010 a ver si lo colgamos... SIEMPRE QUE, SI LLEGA ESE MOMENTO, AUTORICES, QUE PA ESO ESTÁS!

en fin, que lo suscribo tó... sólo una excepción: yo no lo siento, me alegro, qué alivio! (como la amputación ante la gangrena...)

igniszz dijo...

Emocionante escrito. Una de las cualidades del cerebro es la capacidad para adaptarse, de manera que la tan relativa felicidad se puede conseguir con muy poco y por diferentes caminos. Para los que escogen el camino del consumismo, sólamente recordarles que algunas de las mejores cosas de la vida son grátis, como una sonrisa, y además se contagia.
Siempre que me hablan de la potencia de los coches me acuerdo de tu 2cv.

Belnu dijo...

Vaya, esa sonrisa!
Anoche leía en un relato de Carson McCullers cómo la noche se apoderaba del pueblo, lo sumía en la oscuridad y añoraba aquella sensación

Tomás dijo...

Parece que se me ha estropeado el avisador de mensajes optimistas :P

Kikiricabra dijo...

Respecto al tema general y a lo apuntado por Joselu, no hace falta convencer a ningún habitante de los países pobres de que la fiesta se ha acabado. No es cuestión de querer seguir haciendo fiesta o no, sino de que ya no se puede, aunque se quiera, hacer fiesta. En la medida que la población siga creciendo y los recursos agotándose o extinguiéndose la regulación llegará sola. Esta idea del fin de la fiesta fue interpretada hace unos días en una entrevista por el magnífico E. Carbonell (paleontólogo, codirector de Atapuerca no sé si todavía) e igualmente vaticinaba un colapso de nuestra civilización en unas pocas décadas, como ha ocurrido con normalidad en la historia con otras especies que han crecido por encima de las posibilidades que el entorno les permitía.

Si se echa un vistazo a cualquier periódico un día cualquiera de la semana, el punto de inflexión parece algo más bien cercano.

Salud y buena tarde.

Erna Ehlert dijo...

Manel, no sabes lo que me emociona tu escrito de hoy.

Me identifico, lo mismo con tu entrada anterior.

Las cosas son como tú dices y no hay vuelta.
Las comodidades y los despilfarros de hoy en día cuestan muy caro.
Con algo de voluntad se podría ahorrar mucha energía y de paso muchos daños a la naturaleza.

Eres muy joven, mas joven que mis hijos.
Por cierto, también a veces les hice viajar en el maletero del R 6 que tenia entonces.

He visto muchas cosas y te admiro como persona por lo que puedo apreciar a través de tus palabras y fotografías.

moni dijo...

A somriure tothom! Vinga!

Joselu dijo...

Kikiricabra, "touché". Pero ¿cómo explicar esto? ¿O mejor seguir como si no supiéramos nada? Porque nadie de mi entorno parece ser consciente de esto. Me pregunto si los jóvenes deberían saberlo, si tendríamos que explicárselo, sabiendo además como planteas que el colapso de nuestra civilización va a suceder aunque ahorremos un 20 por ciento de energía. ¿Hemos llegado al punto de no retorno o todavía estamos a tiempo de cambiar el curso de la lógica que nos lleva? La gente cree que si utiliza menos el coche, gasta menos kilovatios, consume menos, recicla más, etc, esto podría salvarse. Y esto lo piensa una minoría. El resto ni lo piensa.

Reitero mi pregunta. Es importante. ¿Es necesario que los jóvenes lo sepan o mejor no asustarles?

frikosal dijo...

Joselu, yo te diría que les dieras a leer esta entrada a tus alumnos.

treeHugger dijo...

Algun dia podre decir: -yo ya lo conocia de antes de ser famoso!

Pero de momento me voy a comprar una bicicleta electrica para ir al trabajo.

Uno+Cero dijo...

Magnífica serie de entradas se está marcando usted en los últimos días. Siempre excelentes, las últimas rayan el virtuosismo.

Ramón García Durán dijo...

Es lo que decía Celia Cruz, la cantante de salsa: "Todo lo que sube baja". Lo lamentable es que eso también valga para el nivel de la conciencia humana, la cual, como todo el mundo sabe, está la pobre por los suelos. O dicho de otra manera: ver para creer. La única "solución" que yo veo es no perder el sentido del humor. Eso ayuda asimismo a no perder el de humanidad.

Ramón García
www.naturalezadiletante.blogspot.com

Noemí dijo...

Hoy has hecho sonreir a una persona.

Josep Fábrega Agea dijo...

Tienes una vena literaria realmente talentosa puedes ser extremadamente irónico pero también extremedamente tierno. Pero siempre eres brillante.
Salutacions.