jueves, marzo 03, 2011

¿La cámara miente?

 Lago Ness, verano de 1999.

«Sólo con esfuerzo se puede obligar a la cámara a mentir: básicamente es un medio honesto (...)» Edward Weston

«...la fotografía miente siempre, miente por instinto, miente porque su naturaleza no le permite hacer otra cosa. Pero lo importante no es esa mentira inevitable. Lo importante es cómo la usa el fotógrafo, a qué intenciones sirve. Lo importante, en suma, es el control ejercido por el fotógrafo para imponer una dirección ética a su mentira. El buen fotógrafo es el que miente bien la verdad.» Joan Fontcuberta

¿En que quedamos pues? Mi opinión siempre ha sido la de Weston. Decir que la fotografía miente es como decir que los termómetros mienten por que a veces los niños traviesos los acercan a la bombilla para simular que tienen fiebre y poder librarse de la escuela. A todos nos gustan las travesuras, y todos nos hemos reído con las bromas. Yo mismo he empezado esta entrada con una.. pero ¿vamos a darle la culpa de nuestras travesuras a la fotografía?.

Digo más: cuando tenemos tos persistente ¿no vamos a hacernos una radiografía del tórax para descartar un tumor? ¿No respiramos aliviados al ver que no hay ninguna mancha? (y la radiografía es una fotografía hecha con luz de otra longitud de onda, simplemente).

La cámara es un instrumento que registra fielmente la luz que llegó al sensor en un determinado instante. El registro de dicha luz puede ser sometido a cambios tales como el contraste, la saturación o el equilibrio de color sin que por ello la imagen resultante pierda su honestidad fotográfica (en el sentido de Weston). Este tipo de ajustes, que pueden llegar a ser muy complicados, se hacen rutinariamente en fotografía científica, por ejemplo se en las fotos que toma el telescopio Hubble, y nadie piensa por ello que las imagenes sean "falsas" o que "mientan".

Se ha hablado y hablado de exoplanetas (planetas que giran alrededor de otras estrellas). Han sido detectados con toda clase de instrumentos pero lo que todo el mundo esperaba para poder asegurar su existencia era.. una fotografía. Hace poco se consiguió, y merece la pena verla:

The HR 8799 planetary system, as directly imaged by Christian Marois and colleagues. The speckled area in the centre is the residual light from the host star, while the red dots at 2, 5 and 10 o’ clock are the orbiting planets, imaged in the infrared. (Credit: National Research Council Canada).

Somos animales visuales, necesitamos ver para creer. Yo apuesto por el valor documental de la fotografía. El arte, si lo hay, consiste en ser subjetivos sin dejar de ser objetivos. Lean "El criterio fotográfico" de Xavier Miserachs.

20 comentarios:

Alberto Gil Chamorro dijo...

Para mí en ese debate sobre la honestidad de la fotografía la cámara queda en libertad sin cargos. Ella no es responsable de la calidad del fotógrafo. El problema que yo le veo a su valor documental es que el fotógrafo es humano y por tanto subjetivo. Si al hacernos una radiografía de los pulmones nos toman una imagen de los pies en pleno ataque de tos creo que yo pediría una segunda opinión. Un saludo.

frikosal dijo...

Si, y si me peso con un solo pie encima de la báscula pesaré la mitad pero ¿y que?.

Hay que ser objetivos y subjetivos al mismo tiempo, esa es la gracia de la fotografía.

Angeles dijo...

En fotografía, me gustan tanto las verdades como las mentiras, eso sí, me gusta que las verdades sean verdades y las mentiras, mentiras.

Aunque todas las imágenes tienen implícita la mirada del que las toma ¿Y quien dice que todos veamos las cosas de la misma manera?

Albert dijo...

Podemos dejar fuera del cuadro la barraca que afea nuestro chalet, disparar antes, o después para que una calle esté llena o vacía, usar la profundidad de campo para eliminar un fondo, usar el color para destacar, la velocidad para dar sensación de... y podríamos seguir y seguir...
Creo que las dos frases no son excluyentes la una con la otra.
La verdad con mayúsculas no existe, y por tanto, nuestra verdad, está a su vez acompañada por nuestra pequeña mentira. La cosa es que nuestra verdad y nuestra mentira sean honestas.

frikosal dijo...

Si, pero lean "El criterio fotográfico" de Xavier Miserachs.

Ema dijo...

La camara siempre nos miente ocultandonos parte de la verdad.

igniszz dijo...

Está claro que el sensor no engaña, pero lo que pasa antes con la luz que incide, y lo que pasa después con los bits que salen no lo garantiza nadie.

Pere Soler dijo...

La camara siempre miente, aunque...no tanto como los fotografos ;)

Salut!

Xavi Piera dijo...

La cámara no deja de ser un objeto más...el que miente es el que apreta el botón..
Fontcuberta siempre ha trabajo con " la mentira " en la mayoría de sus trabajos, para demostrar que ha veces el público se cree todo lo que ve.

salut!!

frikosal dijo...

A mi también a veces me ha gustado hacer travesuras de este tipo, y algunas de las de Fontcuberta reconozco que me han hecho pasar un buen rato. Pero hay que tener cuidado por que la gente lo mezcla todo y al final nos hemos cargado la credibilidad de la imagen fotográfica.

Trebol-a dijo...

Bonito tema.

¿como puede una persona ser objetiva?
A mi desde luego se me antoja algo imposible.

ercanito dijo...

¿Hay edición en castellano?

frikosal dijo...

Si, está en castellano.

Albert dijo...

A ver, creo que partimos de un error de base cuando damos carácter de "dogma de fe" a la credibilidad de la imagen fotográfica...
El que hace creíble. o NO. una imagen fotográfica, es el autor, al igual que un Blog o un artículo periodístico es o no creible en función de su autor, exactamente igual que un libro, lo es si su autor es creible... etc.
La cámara no deja de ser un pincel muy sofisticado, pero seguimos siendo nosotros quienes decidimos que captamos (y que NO captamos) como lo captamos y cuando lo captamos, incluso decidimos si es el momento oportuno de publicarlo o no.

Amig@mi@ dijo...

A vece queremos creer, y otras es sólo que necesitamos creer.
;)

Oddiseis dijo...

Querido Frikosal, ahorita mismo corro a leerme "El criterio fotográfico". Y sepa que estoy totalmente de acuerdo con usted. Y que tras esa afirmación se oculta también una verdad muy profunda; que no exite la mentira absoluta.

MartinAngelair dijo...

Manel, tu fotografía me parece la sombra del brazo de una chica,...


...la otra, aunque no sea tuya :), me parece fantástica.



____N
E







Un beso.
B.N.C.M.

vilu dijo...

De Oddiseis: "...tras esa afirmación se oculta también una verdad muy profunda; que no exite la mentira absoluta...", ni la verdad absoluta, no ??. Tanto la verdad como la mentira, tienen una parte de su antagónico. El fotógrafo, el artista, el escritor....decide la proporción.

Erna Ehlert dijo...

Pues, mi cámara me miente a menudo sin duda.
Y si no se llama mentira lo que hace debe ser ineficacia.
El problema esta en que no ve las cosas como yo.
Cuantos chascos me llevo, después de fotografiar algo impresionante que mis ojos ven y la dichosa maquina no demuestra en las fotos.

No hay como los ojos humanos.
Cuantas puestas de sol he visto con el astro rojo de verdad y la cámara nunca saca este rojo de verdad.

Ahora, yo tengo a veces la sensación de mentir al evitar en las fotos cosas que no me agradan.
Por ejemplo, no me gusta fotografiar las bellezas paisajísticas de nuestra isla en verano cuando están repletas de turistas.
Otra manera de mentir que empleo es mostrar la “cara bonita” de algunos lugares evitando lo que no me gusta.

macroinstantes dijo...

En mi etapa de juventud que llamaré de ingenuidad, yo pensaba a pies juntillas como Weston. Es más, defendía esa postura acaloradamente.

Despues, con el tiempo, hablado con gente, leyendo, meditando, y tal vez envejeciendo, he acabado en el extremo más radical de la opinión de Fontcuberta.

Claro que la fotografía 'miente', en el mejor de los casos dice medias verdades (solo que ni siquiera son medias, están bastante lejos del 50% de verdad).

Y no es cuestión de la manipulación de la escena, del negativo en el laboratorio o del archivo digital en Photoshop, ni la decisión del fotógrafo de encuadrar de una manera u otra, incluyendo en la imagen unos elementos y excluyendo otros, ni depende de especificaciones técnicas del sensor, o de la mayor o menor sensibilidad de la película, o de la química del líquido revelador o de la emulsión.

La radiografía necesita un médico que interprete esa mancha en el pulmón, a veces, dos médicos discuten sobre el significado de esa mancha y más de uno a muerto por un diagnóstico equivocado. No busque la mentira en la escena, en las propiedades de la luz, o en el mecanismo de la cámara, no la encontrará allí.