martes, abril 06, 2010

Los astros vagabundos

Yo creo que todas las culturas humanas, desde los Inuit hasta los Fueguinos deben haber observado el cielo nocturno (a excepción, claro está, de los modernos habitantes de las ciudades que por la noche ponemos la tele para seguir el curso de los escándalos políticos). El caso es que a poco que uno se fije, resulta claro que las estrellas se mueven (aparentemente) cada noche y que además se mueven siguiendo ciclos anuales. Estos movimientos, aunque complicados, se realizan de forma acompasada, es decir: cada estrella se mantiene a la misma distancia aparente de sus vecinas.

Pero después de haber pasado muchas noches mirando los cielos, alguna persona con buena memoria debería darse cuenta de que hay algunos astros que, además de sus movimientos diarios y anuales, parecen moverse entre todos los demás. Los griegos los llamaron errantes, vagabundos.. y esa palabra pasó al latín y ha terminado por convertirse en planetas.

Ya hace tiempo que quiero fotografiar periódicamente a Marte durante unos meses para poder ilustrar su movimiento entre las estrellas, pero esto está resultando complicado a causa de las nubes. De momento, he podido fotografiar a Venus (izquierda) y a Mercurio (derecha) tres días y he superpuesto las fotos de forma que Venus parezca estar siempre en el mismo lugar. De esta forma, el movimiento relativo entre ambos se hace evidente. No obstante, esto es engañoso puesto que Venus en realidad también se mueve entre las estrellas del fondo, pero en el crepúsculo no hay ninguna estrella cercana lo suficientemente brillante como para servir de referencia.

Desde que alguien por primera vez observó estas extrañas luces errantes en el cielo, hasta que finalmente Isaac Newton (apoyándose en muchos otros) resolvió casi por completo el enigma, tuvieron que pasar muchos miles de años. Y el esfuerzo necesario para hacerlo impulsó el nacimiento de las ciencias físicas, motor de la tecnología. De modo que yo creo que no es exagerado decir que si ahora ustedes están viendo esta pequeña entrada, se debe a la enorme curiosidad que despertaron en nuestros antepasados los astros vagabundos.

Creo que si en algún lugar surge vida inteligente e incluso se inventa la escritura, pero por alguna razón no se ven las estrellas, fuente inagotable de enigmas, el desarrollo de la ciencia se retrasará mucho. Esto podría suceder en Europa, satélite de Júpiter, donde (forzando un poco la imaginación) podría ser que vivieran seres inteligentes en un mar atrapado debajo de una corteza de hielo (¿como sería su mitología?). El 2020 se lanzará una primera nave que estudiará el grosor de la corteza de hielo, y si es factible, mucho después otra expedición tratará de perforar el hielo para observar el interior. Demasiado lento, en mi opinión, para el enorme interés de estas exploraciones.

20 comentarios:

Joselu dijo...

Pienso irme con mi familia a pasar la noche a un refugio de montaña para ver si tenemos la posibilidad de ver las estrellas. Sin embargo, el problema es mi desconocimiento del firmamento y mi escasa capacidad de orientación. Hace años compré un planisferio celeste en el que mediante unos círculos giratorios señalabas el día y la hora y te ofrecía una visión del cielo en ese momento. Sin embargo, lo perdí y no sé si se puede comprar ahora en Barcelona algo similar. Es el único sistema con que creo que me podré orientar. ¿Sabes de alguna tienda especializada en astronomía donde se pueda adquirir? Un cordial saludo.

frikosal dijo...

Joselu, si que se puede comprar por ejemplo en Rambla esquina Pelayo, pero mejor que un planetario tal vez un ordenador portátil (si lo tienes) y el programa stellarium que es gratis.

Si instalas stellarium en tu ordenador normal de sobremesa prueba a buscar Orion (es fácil) y después podrás verlo incluso desde la ciudad.

Con Jordi Busqué alguna vez hemos pensado que un día (una noche) podemos organizar una salida a un lugar que no esté a más de una hora en coche y ver el cielo; él sabe muuuucho más que yo.

Jordi Busqué dijo...

Estupenda entrada! y muy interesante su reflexión sobre el origen de la ciencia.

Yo sería partidario de los planetarios de cartón. Piense que aunque los stellarium sean muy prácticos, son tan fáciles que uno se olvida de pensar!

En mi opinión creo que tendríamos que volver voluntariamente a encontrar las cosas manualmente, porque nos estamos atrofiando! Y no creo que yo sepa más que usted, recuerde a los astrofísicos que no sabían donde estaba la polar...

frikosal dijo...

Algo de esto habrá, nos estamos idiotizando un poco y siempre me he preguntado si yo sería capaz de aprender a usar un astrolabio medieval. Es más, algún día lo probaré, hay réplicas de plástico.

Por otra parte, con estos instrumentos pensamos pero de otra forma, dejamos las tareas que pueden automatizarse para los ordenadores y nos concentramos en otras cosas.

Jose Antonio San Millan Cobo dijo...

Hola, Me gusta mucho tu blog hace ya algun tiempo que lo sigo y me parece que esta genial.

Ojala algun dia pueda hacer esas fotos de noche o con un telescopio, que aunque tengo uno, no se que es lo que necesito para hacer las fotos...

Un saludo y animo.

http://bitacoradelvientomontanasdeburgos.blogspot.com/

El futuro bloguero dijo...

El otro día ví la película AGORA, y me acordaba de ti cuando la protagonista trataba de entender un poco más las estrellas, y los planetas, los errantes, hasta darse cuenta que la Tierra, no era el centro del mundo, sino otro errante.

Yo me apuntaría a esa salida nocturna si tuviera la opción o me quedase más cerca. Te ruego lo avises con tiempo por si pudiera cuadrar asistir, me encantaría...

Un fuerte abrazo

MartinAngelair dijo...

La vocación de enseñar es equiparable a la vocación de aprender,...


...y seguro que ambas son errantes.





Muchas gracias.
Un beso.
B.T.C.M.

nomesploraria dijo...

Ando decepcionado con el cielo que he encontrado estos días.
Pobres europeos –¿europeanos?– viviendo como si estuvieran siempre metidos en el metro. ¿Aterrizará allí la Nave Nodriza para liberarlos? Aunque a lo mejor les ocurre como a la mayoría de los terrícolas les importa un carajo ver el cielo o no o que se pueda ver o no.

frikosal dijo...

Hola José Antonio, gracias por tu comentario, me alegra que te guste el blog.
En realidad las fotos están hechas con una cámara normal y un objetivo de 180mm. Venus es tan brillante que incluso un teléfono movil puede captarlo, para Mercurio ya hace falta una cámara :)

frikosal dijo...

Futuro,
Me hubiera gustado ver esa película. Estoy dejando de ver cine, incluso en casa. Mal asunto.

frikosal dijo...

MartinA,
Gracias por su comentario y buenas noches.

frikosal dijo...

Nmp,
Yo creo que los terrícolas hacen lo que ven hacer por la tele, es así de triste. Las ciudades se llenaron de edificios de cristal porque todos los capulletes querían un despacho como el de JR.

mundorero dijo...

Mirar al cielo. Siempre me ha gustado. Cuando era pequeño desde la terraza se veían multitud de cosas brillantes en el cielo oscuro. Ahora casi no se ve nada. Desd luego, la ciencia parte de ahí arriba y la mitología mucho antes.

Belnu dijo...

Una suerte imaginarte persiguiendo a Marte y mirando las estrellas. Hace poco me di cuenta de que necesito ver el cielo un poco todas las noches para no sentir asfixia en esta vida de cemento. Antes era más fácil porque me consolaba la espesura. Ahora, si ha habido vientos, me calma el cielo.Pero si está encapotado y no se ve, tengo que dar un paseo hasta el barranco, donde la quietud de esos árboles húmedos y la espesura flota en el aire y así me siento algo mejor. Así que imagino tu observación estrellada como una liberación de lo mezquino

frikosal dijo...

Mundo,
Todo el mundo dice lo mismo, que antes se veía más. Una pena que este tema solamente preocupe a unos pocos.

frikosal dijo...

Belnu,
Mirar el cielo es algo a lo que te vas acostumbrando y si poco a poco vas conociendo alguna constelación, aunque yo soy un ignorante, al verlas te sientes como en casa. Es muy bonito, como todo lo que tiene que ver con la naturaleza.

Miazuldemar dijo...

Muy interesante. Siempre encuentro placer leyéndole.

Ars Natura dijo...

Cuando se produzca la concreción de la fecha para avistar el cielo nocturno de la mano de dos expertos como usted y el señor Busqué, avise con tiempo que nunca se sabe donde puede estar uno y a lo mejor puedo unirme al evento.

Muy interesantes sus reflexiones a cerca de los errantes.
Hace no mucho estuve en uno, Naboo, fui como invitado de la princesa Amidala (no confundir con Amígdala, que no la gusta)y realicé algunas fotografías, pueden verlas los que estén interesados en la siguiente dirección:

http://arsnatura.blogspot.com/2010/04/la-torre-del-palacio-de-la-princesa.html

Oddiseis dijo...

Ya habra podido darse cuenta, maestro Frikosal que su fotografía de la conjunción entre Venus y Mercurio ha terminado siendo también un reto al que muchos han respondido. He aquí, de hecho, mi propia aportación.
Felicidades porque no hay mayor mérito para un maestro que la capacidad de inspirar.

JOAKO dijo...

Totalmente de acuerdo. un saludo.
Por cierto en una ocasión te di una localización para este tipo de fotos a la que no me respondiste, no se si fue porque no la leiste o por que no te parecia que por allí pudiera haber buenas fotos nocturnas, si al final vas a hacerla estoy seguro de que repetiras.