jueves, abril 29, 2010

La luz en Atacama, los ególatras y la red como un hormiguero

La luz en Atacama. Que lejos queda Atacama, carajo.

Odiseo y las angustias.
Es cierto que fueron muchos los trabajos de Odiseo, pero yo estoy navegando a través de una mañana de trabajo pesado y angustias. Así será hasta el martes. Además, mi Itaca ya está urbanizada.

Los ególatras. Un amigo fotógrafo que ahora está convaleciente y a veces lee este blog, me dice sin maldad que los fotógrafos somos unos terribles ególatras, y que esto es lo que nos mueve a hacer fotos (pero yo soy agrimensor).

Las hormigas y el hormiguero. También es entomólogo mi amigo y dice que aunque nos creemos muy importantes, somos como las hormigas, que individualmente poco contamos. Según su interpretación, la red sería como un hormiguero, las hormigas individuales irían pasando pero el edificio, que sería el contenido global, más o menos perduraría. Tal vez la red nos aproxima a ser un superorganismo y ese sea el siguiente paso en la evolución. O tal vez nuestra civilización no va a durar lo suficiente como para que todo eso sea posible.

A propósito de hormigueros, vean este vídeo.

La crísis. Paco Elvira hoy habla de su preocupación acerca de la economía. Pero yo soy demasiado pesimista y prefiero no hablar del tema.

El sueño. Ayer después de comer me quedé dulcemente dormido debajo de un árbol y soñé que un ángel -o tal vez un ifrit- me ofrecía una segunda vida para poder vivirla como yo quisiera. Tan dulce era mi sueño que yo, imprudentemente, le dije que la dedicaría íntegramente a hacer la siesta en primavera debajo de un árbol. Pero al despertarme me arrepentí.

18 comentarios:

JOAKO dijo...

¡Caramba con tu amigo!
Parece que hoy es un día pesimista por esas latitudes...pero si lo habeis ganado todo en los últimos dos años y en esta ocasión habeis caido peleando.

El futuro bloguero dijo...

Brutal el video. Qué cantidad de naves y pasadizos bajo la arena.

Y no sé si será egolatría o vanidad, pero todos exponemos nuestros pensamientos, nuestras fotos, nuestras recetas, nuestras teorías, y un poco de exhibicionismo al menos sí es.

El sueño era inquietante.

María dijo...

¿Sabes FRIKOSAL?

¡¡Jamás había visto una fotografía del desierto de Atacama!!

Había escuchado que era el lugar más infernal del planeta y sin embargo, como todo lo que haces con tu magia de fotógrafo, se ve precioso...

No sé porque tu amigo, es tan duro contigo...
¡¡ojalá todos los ególatras fueran como tú!!

Lo veríamos todo de otra forma...
JOAKO, se equivoca, que yo aquí lo veo todo positivo.

¡¡ENHORABUENA COMO SIEMPRE!!

No digo nada a veces, pero te veo...Es el único blog que veo y a veces, me quedo sin palabras...

¡¡Ni te imaginas lo raro que es eso en mi!!

MIL GRACIAS EGÓLATRA ;-)

y sí, debe ser una delicia, dormitar bajo un árbol...

¡¡pero sólo un ratito!!

a ver, quien nos va a enseñar estas cosas...

Querido agrimensor.


Muchos besos, llenos de buen rollito, que...
lo hay, naturalmente que lo hay.

Jordi Busqué dijo...

Es increíble lo del hormiguero! Y Vd. afortunado por poder hacer la siesta bajo un árbol.

Icíar dijo...

No, nunca había pensado en ti como ególatra. No. Yo creo que los fotógrafos, son «buscadores de belleza» (siento no encontrar algo menos cursi, pero es uqe me tengo que ir corriendo)

Cuando he visto la fotografía no he querido frenar el impulso. Es francamente preciosa. Muy bonita. Más tarde leeré la entrada con detalle, que por encima he visto que da mucho juego.

Josep Fábrega Agea dijo...

Me encantó la luz, amic.
Respecto a la economía, ya somos una republica bananera y acabaremos como en ellas en breve tiempo.
Con respecto al hormiguero, nos diferenciamos de las hormigas principalmente en que ellas sólo atesoran en la medida de su futura supervivencia y no matan por placer, ambición, odio..
ay! La egolatría! Yo he sido un aprendiz de fotógrafo ególatra la mayoría del tiempo y me temo que me quedan restos difícles de desintoxicar, lo cual me preocupa por que la egolatría suele ser un síntoma debilidad y acomplejamiento que da no pocos problemas a quien la sufre.
Con respecto a los millonarios en pantalón corto que persiguen un balón me da lo mismo que hayan perdido aunque me habría gustado que hubieran ganado.
Salutacions.

tatiana dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu página en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme tatychang@hotmail.es
Exitos con tu página.
Un beso
tatiana.

la desanchá dijo...

Caballero, yo estoy ahora mismo rezándole a San Antón y a San Francisco de Asís, patronos de los animales, para que le pase a usted por delante de los ojos la primera libélula de la temporada y se le pase a usted tanto pesimismo y tanto disgusto.

Y no es mala cosa dormir la siesta debajo de un árbol en primavera.

Oddiseis dijo...

Maestro Frikosal, no se angustie tanto. La faena, como todo en esta vida, un día se acaba. Y creo que su Ítaca, la de verdad, no está dónde usted insinua sinó más cerca de ese desierto de luces y sombras (por ejemplo).
Para todo lo demás, en peores habremos de vernos (si persiste en su pesimismo) o de peores hemos salido (si se pasa temporalmente al lado optismista).
No deje que su arbol se marchite ni sus sueños se incomoden, que de unos y otros han salido las más lúcidas revelaciones (y si no que se lo cuenten a Sir Isaac).

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog
Puede ver mis vídeos: “Educar más allá de las creencias: liberando al corazón” en la dirección siguiente: http://vimeo.com/9374224 y “Educación y Nuevo Paradigma Científico” en la dirección: http://vimeo.com/10085584

MartinAngelair dijo...

Sí,...

...qué lejos queda Atacama.





Pero nos traes esta hermosa imagen que hago mía,...y con la que podría soñar mientras duermo debajo de un árbol.






Buenas noches para una nueva Itaca.
Besos.

Joselu dijo...

Es buena la imagen de nuestra experiencia en internet como la de un hormiguero. Mirados en conjunto somos como esos insectos indisociables del conjunto que forman, pero mirados individualmente asistimos a auténticas eclosiones de pasión, de creatividad, de curiosidad intelectual... Nada de lo que hacemos está destinado a perdurar, construimos en el aire. Un post dura los instantes que alguien le concede para que le conmueva o le haga pensar, pero luego pasa y se olvida. Los blogueros vivimos en familias, en círculos. Conocemos otros parientes, pero desconocemos la vida de otros hormigueros. No deja de ser un mundo de sombras, de túneles, de recovecos... En cuanto a nuestro egocentrismo, supongo que es muy elevado, y es cierto que los fotógrafos dejan parte de su alma en cada fotografía que hacen. Es inevitable, y de ahí su valor, especialmente cuando se logra un resultado que conecta con otras conciencias que la aprecian. Una fotografía es un microsegundo, pero también es una ventana abierta a la eternidad. Y la dualidad es que no somos nada, pero a la vez, lo somos todo. En fin, comparto ese pesimismo y ese pesar que te abruma. Un cordial saludo.

frikosal dijo...

Efectivamente, no somos nada pero lo somos todo. Nos quedamos a medias entre gusanos y ángeles. Ególatras si que lo somos los fotógrafos (y los escritores, y los músicos..) pero es una egolatría blanca que empalidece ante la desmesura de la egolatría de los que hacen de la acumulación de poder el motor de su vida.

Por cierto, a mi el fútbol me trae casi absolutamente sin cuidado.

frikosal dijo...

Itaca es el paraíso feliz de la infancia, el lugar seguro que se conoce, aunque sea pedregoso. Yo pasé los veranos junto al mar, pero ahora todo aquello es un puerto deportivo. Y los campos de algarrobos donde íbamos a merendar ahora son urbanizaciones. De modo que Itaca en si para mi ya no existe, aunque desde luego habrá otros lugares a los que ir.

frikosal dijo...

Muchas gracias por sus comentarios !!
Si que soy un poco ególatra. Agrimensuro y regreso a la conversación.

Oddiseis dijo...

Discrepo maestro. Ítaca no está en nuestro pasado sinó en nuestro futuro. No es el lugar que añoramos sinó el que construiremos.
Odiseo regresaba al lugar donde le esperaban su mujer y su hijo, a donde estaba el futuro, no el pasado.
El problema es que nos hacemos esclavos de algo tan imperfecto como el lenguaje, y un verbo, "regresar", nos hace pensar en retroceso, en pasado, cuando la esencia del mensaje es avanzar, el futuro.
No obstante todo esto no son más que disquisiciones ociosas de agrimensores ególatras en lo profundo de un hormiguero en crisis (yo también soy agrimensor, aunque de una especialidad ligeramente distinta a la suya).

Belnu dijo...

También un escritor viajero escribió que los que mandan postales son boasters, gente que se jacta, y a mí me gustaba entonces mandar y recibir postales, y no era para fanfarronear sino para bloguear avant-la-lettre, para unir la imagen al texto, para decirle a alguien del momento en que le había recordado...
Hormiga de Figueres me siento a veces, así que no me importa demasiado. Pero qué bonita la imagen de Atacama!
En Arte tv hay un programa sobre la desaparición de las abejas!

Erna Ehlert dijo...

Precioso revelado producto del sol selectivo.
Impresionante el video del hormiguero.
Es bueno soñar también.

Saludos