lunes, febrero 22, 2010

La charla del viernes

Estoy atareado con cien cosas, además de las mil de mi trabajo en la vida real, y este fin de semana no he tenido tiempo de escribir ninguna de las cosas que hace tiempo que quiero contarles.

Solamente quisiera agradecer su asistencia a las personas que vinieron a mi charla del viernes, y en especial a un señor que estaba sentado en la última fila. Siento no poder recordar su nombre. Después de la charla me dijo que hace tiempo que sigue el blog sin intervenir y me contó que en su infancia jugaba en la calle con otros niños, y que en las noches de verano a veces se sentaban a contemplar la Vía Láctea en lo alto del firmamento. Ahora hace años que no puede verla. Fue una alegría poder restaurarle esta visión de la galaxia, aunque fuera fotográfica.

Me pregunto si habrá que organizar excursiones para que la gente pueda ver la Vía Láctea. Estando en la ciudad-dormitorio hay que conducir por lo menos dos horas, si se sabe a donde ir, para poder verla en condiciones que ya no son perfectas. Pero el Pirineo, que es el último reducto más o menos oscuro que tenemos aquí, está siendo ocupado por urbanizaciones totalmente deshabitadas en las que hay más luces que personas. Ahora que el litoral ya ha sido completamente construido, (es decir: destruido), la especulación se está girando hacia las zonas de montaña.

Yo se que hay mucha gente que considera que todo esto es inevitable, o incluso que es bueno, que las estrellas no sirven para nada, que el asfalto es un avance, que los centros comerciales de cristal son el progreso y que el monocultivo verde de campos de golf esterilizados es la mejor fuente de riqueza, junto con los prostíbulos en los que nuestro país ya debe andar a la cabeza de Europa. A mi este escenario me pone enfermo.

13 comentarios:

Joselu dijo...

Somos demasiados e insaciables. Cada uno mira por su progreso en términos de bienestar y comodidad. En este sentido mirar el cielo por la noche o el paisaje son asuntos puramente anecdóticos que han sido sustituidos por la realidad virtual. Quien quiere paraísos hace tiempo que desea que tengan lugar en los videojuegos o en la pantalla del ordenador. No descartaría que algún día vivamos en túneles suberráneos para protegernos de la radiación y no veamos la luz del sol ni las estrellas. Mirar el cielo es equiparable a leer poesía. Absolutamente minoritario.

Jordi Busqué dijo...

Creo que deberíamos hacer algo serio para acabar con la conatminación lumínica. Concienciar a la gente es un primer paso.

Lo más gordo és que iluminar bien supone encima un ahorro!

Icíar dijo...

Tienes razón.

treehugger dijo...

Siento haberme perdido el pase. La calidad de su obra bien valia una segunda visualización, y una tercera, y...

El encarecimiento de la energia puede que ayude a preservar sus cielos, aunque hara mas costoso viajar hacia tales lugares...

Recuerdos perdidos dijo...

Sí, tienes razón.

MartinAngelair dijo...

Vamos a ser positivos,...


...porque curar lo que está enfermo, cuesta mucho.




Muchos besos,...que sanen.
B.T.C.M.

Miazuldemar dijo...

Cuánta razón tiene usted señor Agrimensor. Las veces que vuelvo pronto los sábados de mi paseo por el monte, si coincide con la salida de los centros comerciales, se forman unos atascos que no entiendo. Me parecen todos salidos de una especie de secta, una forma de vida absurda, pero mire, mientras se queden todos ahí metiditos vamos muy bien. Mucho peor sería verlos esparcidos por el poco monte que queda llenándolo todo de basura, qué horror. Ése sí que sería el fin.

Lo que está claro es que hay que cambiar la forma de "progreso" si es que se le puede llamar así.

nomesploraria dijo...

Tranquilo, que ahora nos van a montar unas olimpiadas para acabarlo de arreglar.
Fue un placer asistir a su conferencia mi querido y egregio agrimensor.

igniszz dijo...

Me pregunto que si no fuera por el progreso, y el asfalto y todo lo demás no podríamos plantarnos en 3 horas en medio de los pirineos para contemplar la via láctea. Estoy esperando la superautopista que harán hasta la cerdanya para comprarme un bungalow para poder ir a tomar café los domingos por la tarde viendo ponerse el sol sobre las peñas altas del cadí. El progreso acerca la naturaleza al ciudadano, y nuestros políticos, que velan por nuestros deseos, y hasta se anticipan a ellos, piensan de qué manera podemos vivir mejor.
Sólo hay una cosa que no tengo clara, cuando los pirineos sean olímpicos, no se si me gusta más la nieve pintada de azul o de granate.

pesoj dijo...

Hola, soy el señor de la ultima fila.Primero quiero agradecer al señor Frikosal su generosidad y esfuerzo para que podamos ver lo que casi se ha perdido, pero creo que con imaginación aun se puede recuperar parte de lo que nos arrebatan y me parece una idea excelente lo de organizar salidas para ver el cielo en las condiciones optimas para apreciara su belleza,si se organizan viajes a Islandia para fotografiar nubes también se puede ir al Pirineo a intentar hacer algo que se parezca remotamente a lo que hace el maestro.
por cierto mi nombre es Josep.

frikosal dijo...

Senyor Josep,
Li estic molt agraït pel seu comentari, va ser un plaer poder parlar amb vostè l'altre dia.

frikosal dijo...

Lo de las olimpiadas me hace arder de furia. Creo que voy a entrar en un convento para permanecer aislado por completo del mundo.

...antidoto esencial dijo...

Un placer la charla (en mi caso, repetida), y un placer volver a disfrutar de vuestra compañía y, en especial, la de Jorge Garat, a quien saludo desde aquí.
M.