jueves, septiembre 10, 2009

Desaparecer con una sonrisa

Como estelas en la mar, como rastros de aviones al atardecer.
¿Quien será capaz de desaparecer para siempre con una leve sonrisa?

15 comentarios:

Tanhäuser dijo...

Y lo que es más importante, ¿quién será capaz de aparecer con ella?

zbelnu dijo...

El gato de Cheshire! (de Carroll) Desaparecía y su sonrisa quedaba flotando en el aire

Ars Natura dijo...

Es verdad, nadie aparece sonrriendo en la vida, después del azote que nos dan, como para sonrreir al de la bata blanca...

Jordi Busqué dijo...

A veces ya es difícil sonreir cuando se es consciente de que vamos a desaparecer. Yo creo que ayuda el pensar que, como dice Dawkins, "we are the lucky ones".

treehugger dijo...

No solo al desaparecer, tambien al aparecer.

Con las niñas estas vacaciones hemos jugado a ver quien se dirigia mas veces a los demas con una sonrisa en la boca.

Yo siempre perdia.

Le Mosquito dijo...

:)

Mad Hatter dijo...

Zbelnu tiene mucha razón, el puñetero gato risitas ¡Qué bien lo hacía el jodío! Eso de desaparecer con una sonrisa.
Hay otra gata, blanca y negra, que también se ha ido, desgraciada y tristemente, no por su voluntad, sino por el veneno de un criminal.
Mi recuerdo desde aquí para ella y para su dueña, querida bloguera de tierras catalanas, también.
Muchas sonrisas para ellas.

nomesploraria dijo...

Yo por si acaso la tengo siempre a mano para que no me pille desprevenido.

frikosal dijo...

Yo creo que voy a desaparecer blasfemando. Lo siento.

Era enigmático Carroll. A la Reina (de Inglaterra) le gustó mucho el libro de Alicia y le pidió a Carroll que le mandara el siguiente, pero Carroll era matemático y le mandó unos teoremas.

Th, ese juego era bonito. Yo hubiera quedado todavía peor. Es Vd un santo.

nomesploraria dijo...

Pero si cuando se practica blasfemoterapia siempre acaba uno descojonandose de risa!

Le Mosquito dijo...

Blasfemar y sonreir ¿no son sinónimos?

Amig@mi@ dijo...

Hay quien tiene el rictus torcido y no puede sonreír...
un abrazo

Dr. Jorge Garat. dijo...

Ya podremos sonreír juntos

Joselu dijo...

Siempre he visto un extraordinario contraste entre el rostro atormentado de Cristo en la cruz, símbolo del cristianismo, y la sonrisa leve de Buda reclinado. Me inclino por éste. Pero nuestra cultura hace un enorme hincapié en el sufrimiento que no se llega a transformar en otra cosa que está más allá (o más aca, vete a saber). Pues sí, con una sonrisa leve.

Brezza dijo...

recuerdo a alguien que aparecio sonriendo en mi camino, y despues de mucho andar juntos por ahi, desaparecio igual... con una gran sonrisa.
procuro llevarla siempre para no ser sorprendida sin ella.