sábado, septiembre 26, 2009

Budapest 1993, borrando las huellas de la Unión Soviética

Budapest, 1993, operario borrando una inscripción en ruso de un monumento. ¿Era ese el instante decisivo?
Yo era un joven y entusiasta agrimensor cuando asistí a mi primer encuentro de agrimensores. Fue en Budapest, en el 93. Al terminar las sesiones de trabajo, recorría las calles con una cámara en la mano buscando donde estaba el comunismo, o los comunistas, o los nostálgicos del comunismo. La cámara era una Yashica con prioridad a la apertura y un 50mm que había heredado de mi padre. Yo por mi cuenta añadí un 28mm muy atrotinado, de segunda mano, y un 70-210mm que era "más malo que la tiña". O por lo menos así fue calificado por un conocido comerciante de Barcelona cuando fui a venderlo. No me dio ni para un cortado.

Pero yo subí feliz a las colinas desde las que se ve toda la ciudad con su Danubio. Y allí había una especie de monumento a los caídos, con inscripciones en cirílico, que justo en aquel momento estaban siendo borradas por un operario. Hacía cuatro años que había caído el muro de Berlín y aquella mañana el ambiente era de fiesta. La gente le pedía el martillo para hacerse una foto golpeando la inscripción. No había ninguna nostalgia en Budapest, o yo no supe encontrarla.

El otro día me acordé de esta foto cuando vi un "Viva José Antonio" pintado en elegantes letras azules en la fachada de una iglesia.

Actualización. Los aficionados a la historia de la guerra fría, al fin del mundo en su versión termonuclear y a la teoría de juegos en general, tal vez disfruten leyendo este artículo sobre un dispositivo soviético capaz de lanzar un ataque final casi sin intervención humana (que sigue activo), donde también aparece el lúcido estadista vaquero Ronald Reagan.

18 comentarios:

Joselu dijo...

Recuerdo que entre los libros de mi padre, hubo uno que me marcó y determinó mi idea del comunismo. Se titulaba El puente de Andau y el autor era James A. Michener. Relataba la revuelta húngara de 1956 y la posterior y brutal represión de las tropas soviéticas. La descripción de las atrocidades que se cometieron me hicieron pensar mucho. Nunca me fié del comunismo, y cuando llegué a la universidad y ardía de movimientos marxistas leninistas, maoístas y troskistas me acerqué a ellos con extrema precaución. No podía olvidar lo que se había hecho en nombre del comunismo. No me extraña que en Hungría no tuvieran ninguna nostalgia de ese pasado como bien tuviste ocasión de comprobar.

Eloi BLQ dijo...

el problema fue llevar el comunismo a manos de un depredador burócrata llamado Stalin y toda su seguidilla detrás. El stalinismo fue una pesadilla del terror. Muchas veces me inflan los comunistas cuando no quieren que se les compare con los nazis, pero el stalinismo ha hecho mucho mal y lo pero, que se hizo en nombre del comunismo, que como tal no era exactamente. Como ejemplo el que nos propone Joselu, o también la represión que se llevó a cabo contra Mahnó y los comunistas libertarios que hicieron la revolución anarquista en Ucrania. De hecho Mahnó ya se negó a participar de la revolución de Octubre porque sabía que era quitar a la burguesía para implantar una clase social burocratizada.

O Trotsky que se fue amenzado de muerte. El comunismo libertario no merece tener las manos manchadas de sangre por los seguidores de Stalin.

frikosal dijo...

Hola Eloi,

Hablas de comunismo libertario y con intención de ilustrar tu comentario me tomo la libertad de añadir esta referencia de Sébastien Faure (que viene en la wiki)

El comunismo -que debemos tener cuidado de no confundirlo con el "Partido Comunista"- es una doctrina social que, sobre la base de la abolición de la propiedad privada y la puesta en común de todos los medios de producción y de todos los productos, tiende a sustituir el presente sistema capitalista por una forma de sociedad igualitaria y fraterna. Hay dos tipos de comunismo: el comunismo autoritario que exige el mantenimiento del Estado y de las instituciones que conlleva y el comunismo libertario que implica su desaparición.

Es a este último, supongo, al que tu te refieres (?)

frikosal dijo...

Joselu,

No conozco el libro que citas, pero desde luego en Hungría la mayor parte de la gente no podía tenerles simpatía.

Ahora bien, habrá quien diga que pese a los excesos, errores y barbaridades (enormes) que se cometieron, la idea original era válida.

Yo no se hasta que punto es posible juzgar una ideología si no es por como se ha materializado realmente en la historia, lo contrario me parece un poco platónico, equivalente a quienes dicen que la Iglesia es una institución ejemplar al margen de los crímenes de algunos papas, o a quienes dicen que el XXX club de fútbol es lo mejor que hay, pese a que todos sus presidentes hayan sido unos chorizos.

Pero incluso en la formulación original a mi siempre me ha parecido ver un ansia de poder, una certeza de tener absolutamente toda la razón que me desagradan.

Y por esto pongo la cita en relación al comentario de EloiBLQ.

Como se suele decir, a ellos el comunismo les fue fatal, pero a nosotros el miedo que los más poderosos tenían al comunismo nos fue de perlas.

Sin utopías no se puede avanzar y ahora nos faltaría una reformulación de todo que pudiera ser verosímil.

treehugger dijo...

En Varsovia se decia que la mejor vista de la ciudad era desde el palacio de cultura, regalado por los sovieticos a la ciudad.

El motivo de tan bella vista era que era el unico sitio de la ciudad desde donde se podia evitar ver el palacio de cultura...

Eloi BLQ dijo...

exactamente frikosal, me refiero al último, más conocido como anarquismo.

pero si me dejas, ampliaré la información, pues aunque el anarquismo o comunismo libertario implique la desaparición del Estado y sus instituciones, no quiere decir que no haya una organización lógica. Mas estas instituciones no se burocratizan creando una clase superior al pueblo (como por ejemplo la clase política en nuestro sistema), sino que se organizan por asambleas donde todo el mundo decide y opina, en un modelo horizontal y no jerárquico, con representates escogidos en verdadera democracia (preguntar al pueblo, algo que en España no se practica mucho). Claro está, esto conlleva una cierta ideología por parte de los obreros y la ciudadanía que hoy en día no existe (problema que antes del 36 y de la II Guerra Mundial no existía) y que las elites neoliberales se han encargado de hacer desaparecer.

Estoy en totalmente de acuerdo con tus últimas palabras, a ellos el stalinismo les fue muy mal, a nosotros el capitalismo fascista nos fue muy mal, a Africa, el capitalismo neoliberal les está yendo muy mal.

Por cierto, Hungría, Lituania y el resto de países del este están probando ahora las verdaderas mieles amargas del capitalismo, que mata poco a poco. A lo mejor dentro veremos a los obreros de nuevo levantarse, aunque me temo que lo hará antes de nuevo el fascismo.

buenas noches

macroinstantes dijo...

Los extremos se tocan... hay gente que se dedica a no dejar vivir tranquilos al resto, independientemente del color de la bandera que adopten...

nomesploraria dijo...

El instante no sé si es decisivo pero sí es importante.
La mayoría de grandes estadistas me parecen idiotas (aparte de Mobutu y Bokassa, claro).

Ars Natura dijo...

Yo de politica no voy a opinar, más que nada por desconocimiento, soy un poco inculto en ese aspecto. Pero sí puedo hablar de inscripciones en paredes y letreros varios.

Una de las mejores inscripciones que he visto nunca, ha sido una pintada de un pueblecito de la meseta castellana que decía así: "Vivan los galgos y las liebres" acompañado eso sí con el dibujo de la silueta de un galgo corriendo al estilo del logotipo una antigua marca de papelería muy conocida que lo imprimia como marca de agua en todos sus folios.

Y otro ejemplo de buen letrero lo vi en Somiedo. Tampoco tiene desperdicio, de este sí que tengo fotografía. Lo podéis ver y leer en el siguiente enlace:

http://arsnatura.blogspot.com/2009/02/no-digas-luego-que-no-te-he-avisado.html

felquera dijo...

Hablando de inscripciones borradas, hace años vi una en Zaragoza en la puerta de una iglesia (me imagino que hoy ya no existirá, la pintada digo, no la iglesia, que esas en Zaragoza son indispensables) que decía: "Cristianos a los leones". Me reí con ella, sobre todo por lo anacrónico, pero también por la mala folla del que la hizo, que en parte comparto.

Eloi BLQ dijo...

jajaja, los extremos se tocan, es la mayor gilipollez que se inventó el rico neoliberal para atontar al que quisiera atontarse con la televisión.

el problema no es que haya gente que no deje vivir tranquilos a la mayoría, sino es la propia mayoría quien no vive tranquila

saludos

Anónimo dijo...

Otra de pintadas.
Un mensaje visto en Teruel en los primeros años 80: "¿Qué haces con tu juventud?".

Y debajo alguien escribió también con spray: "Yo maravillas".

treehugger dijo...

Respecto al comunismo libertario he de confesar que me atrae la idea. Un mundo entre iguales sin ese capitalismo salvaje, por fin se acabaron los Cayenne y Tuareg... Ah, si!, viva la anarquia!

Organizemonos por asambleas donde todo el mundo decida y opine tal i como apunta Eloi... Un momento... esto me recurda a la reunion de vecinos de mi finca. Ahi todos hablan y opinan... Oops, pues, sin animo de ofender a nadie, creo que prefiero seguir sometido al Capitalismo.

nomesploraria dijo...

jajaja TreeH ets el millor!!!!!

frikosal dijo...

Apreciado Th,
Hasta donde yo se, los movimientos libertarios se basan en que en algún momento la gente sea lo suficientemente responsable como para no necesitar un gobierno (y no necesariamente la propiedad de los bienes debe ser comunitaria).
Estas condiciones desde luego ahora no se dan, y es posible que no lleguen nunca pero a mi me gusta la idea, que quiere que le diga. Así como el comunismo basado en el estado totalitario no me gusta en absoluto, y el capitalismo en el que las grandes corporaciones hacen lo que les da la gana, tampoco.
Las utopías son necesarias para avanzar.

El futuro bloguero dijo...

Me encanta la referencia al edificio de varsovia que hizo TH.

Ojalá se pudieran borrar entre todos a martillazo limpio todas las huellas de VICTOR y YUGOS, y demás señas del franquismo, sin que nadie protestara.

Como cuando el muro de Berlin, como cualquier pasado vergonzoso y vergonzante.

Nos queda mucho aún que esperar, tristemente.

Eloi BLQ dijo...

apreciado th

frikosal ya te ha contestado muy bien y no quiero añadir nada más que estoy seguro que tus vecinos de finca son unos acerrimos capitalistas, así que si no te gusta lo que opinan y hablan, porque quieres seguir sometido por el capitalismo (no al capitalismo)?

ahhh y tu sometimiento por el capitalismo mata de hambre a un billón de personas

venga saludos

nomesploraria dijo...

¿1.000.000.000.000 de personas caben en Júpiter?