domingo, mayo 24, 2009

Aprendiendo a respirar

... después de los ojos sale el resto del tórax y quedan al descubierto las tráqueas de los tres segmentos, que llevan dentro una especia de apósito blanco que al tirar queda enganchado en la exuvia. Este apósito parece un tubo que en la larva conecta el aparato respiratorio hasta los orificios de la exuvia.

¿Como será para la libélula, acostumbrada al poco oxígeno disuelto en la charca, cuando finalmente puede respirar aire puro (y ver las estrellas)?

Continúa aquí.
(Yo sigo de viaje)

5 comentarios:

gyorch dijo...

"¿Como será para la libélula, acostumbrada al poco oxígeno disuelto en la charca, cuando finalmente puede respirar aire puro (y ver las estrellas)?"

Pués parecido a alguien de ciudad que sale al campo. :-)

Oye, estos tubos blancos no serán para impedir que les entre agua por la tráquea?

Pantagruel dijo...

No nos maravillemos solo de los insectos; el ser vivo -ya ser humano a esas alturas- durante la salida al aire pasa de recibir oxígeno por el cordón umbilical a tener que hacerlo a traves de los pulmones, plegados hasta ese momento; esto supone unos tremendos cambios hemodinámicos, se cierran unas arterias, se abren otras, y empieza de golpe a funcionar lo que estaba latente. No solo las libélulas saben hacer cosas difíciles. Nosotros también :-)

igniszz dijo...

Estoy con Panta, c'est la vie, ni más ni menos.

treehugger dijo...

que tal va su ´ american dream´ ? Como son las libelulas de California? esta triunfando el ´ know how´ de la agrimensura española? Espero poder compartir una cerveza a su vuelta.

Gise =) dijo...

Será lo mismo que sentimos al respirar la primera bocanada de aire cuando nacemos??? dicen quienes saben que es doloroso, por eso segun ellos el parto acuatico es menos traumático...