Caos y corrupción en el mundo sublunar

Medusa, de Caravaggio.

Hasta donde yo se, se debe a Aristóteles la doctrina de la separación entre el mundo sublunar y el celestial. El primero, el nuestro, estaría sujeto a la corrupción y el caos mientras que el segundo sería el de las esferas celestes, perfecto e imperecedero.

Dijo Russell que Aristóteles tuvo la desgracia de ser el último gran pensador en muchos siglos, de modo que su sistema pasó a ser un dogma de fe que no podía ser criticado sin riesgo. Galileo fue de los primeros que se atrevió, ahora hace 400 años, y ya saben ustedes como terminó el asunto.

En este modesto cuadernillo ya nos hemos entretenido varias veces en burlarnos de Aristóteles (ahora que supongo que ya se puede sin miedo a la hoguera, a la que yo siempre he tenido un gran respeto). Pero en esta entrada de hoy yo quisiera homenajear al sabio griego. Y a tal efecto, el sábado pasado subí al tejado con el telescopio. No es un asunto sencillo. Tuve que hacer cuatro viajes con la montura, el trípode, el ordenador, el telescopio propiamente dicho, el maldito contrapeso, la cámara, una silla, el bocadillo para cenar y una batería de coche para propulsar el conjunto.

Debo completar el montaje del observatorio y su puesta en estación con el mayor de los sigilos, como si fuera un ladrón. Una desafortunada noche hice un pequeño ruido que alertó a la vecina del ático. Y ella subió, terriblemente, con batín y rulos chillando "ladrones, ladrones" como la mismísima medusa que era capaz de paralizar con la mirada.

El telescopio, en el lugar de los hechos (Esa parabólica yo no la recibo, ni falta que hace).

Según Aristóteles, las esferas del mundo celestial giran armoniosamente noche y día, con centro en un punto situado cerca de la estrella polar. Pues bien, el telescopio, con la ayuda de una cámara guía y un ordenador, es capaz de deshacer este movimiento, dejando las estrellas absolutamente fijas durante mucho tiempo y haciendo rotar el mundo sublunar. Durante unos diez minutos jugué a detener el cielo de este modo. Mientras la cámara (¿la ven encima del telescopio?) apuntaba a la constelación de Cefeo, la tierra estuvo girando, y el resultado es esta foto:

El cielo fijo y el mundo sublunar en rotación. Pinchen para poder ver las estrellas absolutamente inmóviles mientras todo gira.

Estando las esferas celestes detenidas, pasaron no menos de siete ciclomotores atronando como demonios en celo, los vapores de la tortilla de patatas emergieron pestilentes del patio de luces, los humos de los autobuses surcaron el cielo de este a oeste formando extrañas bandas de color violeta, un vecino celebró un gol y el sagaz perro de la vecina no dejó de ladrar.

Pero las estrellas siguieron quietas e inmutables, por encima de la contaminación luminosa de la ciudad-dormitorio. Aristóteles, yo te comprendo; Platón, discúlpame. ¿Por donde se sube al mundo celestial?

Comentarios

la desanchá ha dicho que…
¡Qué espanto, con el batín y los rulos!
Le Mosquito ha dicho que…
Realizas unos esfuerzos ciclópeos para ofrecernos entradas como esta, y yo, sólo te puedo ofrecer mi agradecimiento.
Estaba flotando en tu relato hasta que has incluído la anécdota de tu vecina/medusa, y la mosqui se ha mosqueado con mi estruendosa carcajada. Más que una "licencia cómica" es todo un tratado del bueen humor; así que repito: gracias.

PD:
La fotografía la he dejado tan pinchada que no sé si la van a poder ver otros.
frikosal ha dicho que…
Desanchá,
Así mismamente sucedió y desde entonces tengo lumbalgia (también la entiendo, pobre mujer, oir ruido de telescopios a altas horas de la noche, pues se asustó). La próxima vez gritaré goooooool.
frikosal ha dicho que…
Mosquito,
No te preocupes que con esa risa ya estoy más que recompensado. Además, yo no desespero de encontrar un mecenas que me libere de la pesada agrimensura, lo que me permitiría dedicarme a frikosalear día y noche. Quien sabe, ¿tal vez algún constructor corrupto y forrado de millones me contrate de bufón?
Miguel ha dicho que…
Me ha cautivado esta entrada. Me he quedado mirando las estrellas con curiosidad infantil, y me he sorprendido (nunca dejaré de hacerlo) de ver que sí, que la Tierra se mueve.
Una maravilla.

Saludos
felquera ha dicho que…
Jodo qué chiringuito te montas, ahora entiendo lo que me decías de no ir muy lejos del coche. Me ha gutado la segunda foto porque demuestra que quienes realmente giramos somos nosotros, no es un punto de vista muy habitual (yo por lo menos no lo había visto así). ¿Cuánto pesa la montura ecuatorial? y una pregunta indiscreta: ¿el portátil lo empleas para programar las fotos cuando haces varias tomas seguidas o para comprobar el enfoque y demás? Salut.
Inuit ha dicho que…
Una preciosidad de entrada.
Inuits
Hermano Joaquín ha dicho que…
Que bonita le ha quedado la fotografía de las serpientes aunque un poco sangrienta para mi gusto. Hijo mío.
frikosal ha dicho que…
Gracias Miguel, si que nos movemos..
frikosal ha dicho que…
Felquera,
Pesa de la h la montura, sobretodo las patas.. el contrapeso del telescopio es de 5kg, la batería del coche ya te puedes figurar.. es una amargura.
El PC es para controlar el guiado, que sirve para hacer que este movimento del telescopio sea más exacto, se controla como se mueve una "estrella guia" y se va corrigiendo. Todo esto lo hace un programa, pero es complicado. Ahora que he podido ponerlo en marcha, en cuanto pueda, trataré de hacer fotos de galaxias un poco mejores.
frikosal ha dicho que…
Hermano, los rulos son peores que las serpientes.
vilu ha dicho que…
Genial entrada, estaba ensimismado con la lectura tan interesante, alucinando con los montajes que haces, y contemplando las fotos, cuando de pronto.....vuelta a la realidad....las motos, los humos...la ciudad.¡Que susto os deberiais pegar los dos!. Mi mas sincera enhorabuena por tu espiritu tan inquieto.
Anónimo ha dicho que…
Creo que sería un rito iniciático muy a mi medida.
Semejante ático con tumbonas, cervecitas y filosofadas mientras el mundo se mueve a nuestro antojo, para poder contemplar hasta el último rincón del universo.
Se podrían incluir los canelones del poéta cósmico.
Y parabólica!
Y hasta a aurora boreal !!! (ya saturaremos después los verdes)

Jesús A
El futuro bloguero ha dicho que…
Al ladrón al ladrón...

Increible todo lo que tienes que montar para deleitarnos...

Muchas gracias, para muchos eso es toda una proeza.

Que bueno saber hacer todo esto. Y hacerlo.

Ojalá encuentres el mecenas y puedas frikolear sin más... es como si yo lo encuentro y me quito el "futuro" del nombre, y me dedico a bloguear sin más, por gusto.

Abrazo agradecido.
Joselu ha dicho que…
No pensaba que en plena ciudad pudiera explorarse el cielo. Tus extrañas aficiones ¿no asombran a tus vecinos? La vecina de los rulos tiene que estar alucinando cuando te ve pasar con los trastos por la noche. Debes tener una fama muy singular.
Mad Hatter ha dicho que…
Interesante historia e interesante foto.
"Friko" tú tenías que haber sido astrónomo o entomólogo, (investigador en cualquier caso) y vivir en lo alto de la Isla de la Palma o en mitad del desierto de Nuevo Méjico.
¡Qué miedo la medusa! Nen.
Buen finde.
zbelnu ha dicho que…
Me encanta este post. Sobre todo porque yo, que vivo ese embrutecimiento y envilecimiento de las motos atronadoras y los olores pestilentes y las sirenas sin justificar, y que a veces me siento como esa Medusa de Caravaggio (también yo la puse en el blog hace tiempo), sólo me libro de eso por la lectura, la escritura y algunos otros paréntesis placenteros, en los que me siento en un templete. También yo tengo cierta ambivalencia con Aristóteles, por razones distintas a las tuyas, como puedes imaginarte.
frikosal ha dicho que…
Vilu,
Muchas gracias.

Jesús,
Si eso fuera un ático y fuera mio ya tendría hecho un observatorio como Dios manda y no esta agonía de subir y bajar chismes. Pero no me quejo !

Futuro,
Está muy complicado eso de los mecenas. Hoy en día se dedican todos al fumbol.

Mad,
Oh que bien, en un lugar alejadísimo (pero con internet).

Zbelu,
Me alegra que te guste. No entiendo a que te refieres con lo de Aristóteles.

Entradas populares de este blog

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta