lunes, marzo 19, 2012

Dioses, planetas, sensores, blooming y el plano invariable

Captura de pantalla de Stellarium con Júpiter y Venus la noche del 12 de Marzo


Los Dioses. Si siguen un poco la actualidad de los cielos (cosa sensata, puesto que la actualidad de la tierra está fatal), sabrán que hace unos días la distancia aparente entre Júpiter y Venus fue mínima. Júpiter (Zeus) suele ser el objeto más brillante del cielo, y se mueve con majestuosa lentitud entre las estrellas, como corresponde al rey de los dioses. Sin embargo, a veces Venus (Afrodita) puede ser enormemente brillante y poderosa, mucho más que Zeus. Si ahora estuviéramos en tiempos de Sócrates, los ciudadanos bienpensantes y conservadores creerían (o lo fingirían, al estilo fariseo) que el mundo es el resultado del equilibrio entre las fuerzas de diversas divinidades. Yo ahora debo pasar a la fotografía para que no me digan que me disperso entre demasiados temas, pero (si no conocen esta palabra), tal vez les parezca curioso investigar el papel de las hieródulas en los templos de Afrodita, que encierra un gran secreto a voces.

Júpiter (a la izquierda) y Venus a la derecha. Nikon D700, 70-200 2.8 a 165mm, 1 segundo a ISO 1600. Vean el efecto del blooming.

Los sensores. El caso es que la noche del 12 de Marzo, Zeus y Afrodita estaban muy cerca en el cielo, uno a cada lado de la eclíptica. Este acontecimiento bien merecía una foto, pero no tuve tiempo de ir a un lugar sin contaminación luminosa para hacerla. La contaminación luminosa hace que los sensores de la cámara trabajen mal. Los sensores tienen el doble de pixels verdes que rojos o azules, puesto que están diseñados para que su comportamiento sea óptimo con luz de día, o a la luz de las estrellas. Pero los tonos de luz de tungsteno se le dan mal a la cámara. En estas circunstancias, la Nikon D700 tiene un problema especialmente asqueroso llamado "blooming". Si hay un objeto muy brillante, como una farola o Venus, su luz se desborda y contamina a todos los pixels de una banda horizontal. Al no ser ruido aleatorio, no hay forma fácil de eliminarlo por medios estadísticos. Esto es perfectamente evidente en esta toma (aunque en blogspot se ve tan sumamente mal que quien sabe). La Nikon D3 tiene el mismo problema, que fue corregido en la Nikon D3s. Yo esperaba una D800 con el sensor de la D3s, y la hubiera comprado, pero Nikon finalmente ha sacado una cámara con una resolución probablemente excesiva para un formato de 35mm (la D800) y una cámara con un sensor muy bueno pero demasiado cara y demasiado PESADA. De modo que, a la espera de poder probar la D4 (con la que David Airob está encantado) sigo con mi D700.

Los satélites de Júpiter, orbitando en un plano casi paralelo al invariable del sistema solar, y a la derecha Venus. El plano de la eclíptica (la órbita de la Tierra) está entre los dos.

El plano invariable. Blooming o no blooming, las fotos del cielo siempre aportan información. Stellarium nos muestra el plano de la eclíptica, por donde orbita la Tierra. Júpiter está a un lado y Venus al otro. Aproximadamente, todos los planetas se mueven por la eclíptica, pero solo aproximadamente. Cada órbita está en su propio plano. El plano "promedio" de los planetas del sistema solar se llama plano invariable, y se calcula considerando el momento angular de cada planeta. Júpiter, como es enormemente pesado, influye mucho en este plano invariable, que casi coincide con el de su órbita. El resto de planetas están (estamos) en órbitas algo inclinadas. Lo interesante de esta foto en la que los dos planetas están a la misma altura es que se ve perfectamente la desviación de la órbita de Venus respecto del plano invariable. En la fotografía ampliada se ven tres de los satélites de Júpiter (¿pueden encontrar sus nombres consultando Stellarium?), que están orbitando a Júpiter aproximadamente en un plano paralelo al invariable. Venus, si no fuera como es, debería estar sobre la prolongación de la línea que une a los satélites de Júpiter.

Me gustaría que Galileo viera esta foto. Galileo era listo y arrogante, de modo que estuvo a punto de beber de la cicuta de fuego que entonces se repartía en Roma. Zeus (y Afrodita) nos libren de los sofistas y de los fariseos. Ya lo he dicho muchas veces, yo no creo en Jesucristo pero fariseos los veo casi a diario. Tengan cuidado, aparenten modestia, no lleven la contraria a la gente importante y dejen ese feo vicio de pensar (que probablemente ustedes tengan si han llegado hasta aquí).

3 comentarios:

ercanito dijo...

la d800 es perfecta para contar las pelotillas de moco de Dª Leticia a doce kilómetros de su casa. Han hecho un gran trabajo...

Ars Natura dijo...

Interesante lo de las hieródulas, lo desconocía.
Y respecto al Blooming sólo conocía los Blooming gardens.

No desespere con las cámaras...

Icíar dijo...

Están preciosos. Llevo un tiempo viéndolos todas las noches. Júpiter y Venus. En febrero, sobre el 24, se sumaba además una media luna con ellos.
Ahora también se puede ver Marte, rojo.