miércoles, marzo 31, 2010

Conjunción entre Venus y Mercurio

Venus y a su derecha, justo sobre el horizonte, Mercurio. Pinchen para ampliar.

Los aficionados a la Astronomía somos los que más denunciamos la falta de fundamento de las predicciones de la Astrología, pero no obstante nuestra vida se rige en buena parte por la posición de los planetas. Yo mismo suelo estar pendiente de por donde andan Marte, Júpiter y Saturno pero reconozco que esta vez se me escaparon Venus y el fugaz Mercurio.

Si pude observar su conjunción fue por casualidad: había salido de la ciudad-dormitorio para pasear un rato al atardecer y disipar unos malos humores. Llevaba el Sigma 185mm macro en la bolsa para probar que tal anda con la D700. Cuando el sol ya había caído pude ver un fulgor en el horizonte, al Oeste, que no podía ser más que el apasionado Venus. Y no solamente eso, si no que además, un poco a su derecha y abajo estaba nada menos que Mercurio, mensajero de los dioses. Entusiasmado, llamé a casa para comunicar el acontecimiento, y mi Santa me respondió que ella tenía una conjunción de cocina sucia y cena por preparar. Como quien no quiere la cosa dije que llegaría pronto, más que nada para sondear el terreno e ir buscando una pensión para pasar la noche en el caso de que la puerta estuviera atrancada.

Esta conjunción entre Venus y Mercurio va a durar unos días. Aprovechen para verlos muy bajos sobre el horizonte mirando al Oeste, aproximadamente 40 minutos después de la puesta de sol. Es una imagen muy bonita y Mercurio no se ve todos los días.

Sean felices.

En la foto, Venus y Mercurio están a 1384 pixels, que a razón de 9.42 segundos por pixels (D700+sigma 185mm) da 13037 segundos. Según stellarium, su distancia aparente era de 3 grados 47 minutos 38 segundos, es decir, 13658 segundos. La diferencia es de algo más del 4%, no está mal para ser el objetivo de fotografiar libélulas, pero me gustaría saber a que se debe. Tal vez sea cosa de la difracción atmosférica que no se si Stellarium tiene en cuenta.

lunes, marzo 29, 2010

Siempre Cassiopeia

¿Pueden los mortales jugar con las estrellas? En cierto modo. Siempre me ha gustado Cassiopeia, aunque sea la muy respetable esposa del rey Cefeo. Ahora ya empieza a estar muy baja, pero este invierno he podido dedicar algunas noches a perseguirla. El juego, tal vez el único al que podemos jugar con ella, consiste en dejarla en un lugar determinado para que quede más favorecida. A ver si pueden encontrarla en esta foto.

¿La conocen? Es la de la izquierda, a la derecha está la Osa Menor. Parece ser que en cierto modo nosotros estamos en Cassiopeia: visto desde Alpha Centauri, el sol estaría justo arriba.

Cuando era pequeño, mi padre me decía que no me obsesionase con las cosas. Nunca le pude hacer caso.

Ahora debo regresar a la tediosa agrimensura que me alimenta.

jueves, marzo 25, 2010

El Pulpo Ernesto, en Facebook

El Pulpo Ernesto, bondadoso cefalópodo del planeta Schuss que en su forma humana está preparando el advenimiento de la Nave Nodriza, ha decidido abrir una cuenta en Facebook a fin de difundir su mensaje de Paz y Amor para todos (excepto para los pérfidos habitantes del planeta Xiomps).

Me hace saber el Pulpo Ernesto que todos quienes lo deseen pueden ser sus amigos, puesto que grande es su amor y fuertes son sus tentáculos. Después del Advenimiento de la Nave Nodriza, que ya no puede tardar, todos sus amigos se sentarán en el círculo interior.

Pero el Pulpo Ernesto también me manda deciros que se avecinan tiempos de tribulaciones y que sus días entre nosotros pronto van a terminar. "Debéis ser fuertes y preparar el Advenimiento de la Nave Nodriza sin desfallecer", me dijo.

A veces me gustaría que Ernesto se explicase mejor.

martes, marzo 23, 2010

Nuestro 2CV

Nuesto 2cv, fotografiado con diapositivas y dominante verde del alumbrado de la ciudad-dormitorio.

En estos momentos estoy frikosaleando desde el taller mecánico, presa de una fuerte angustia. Cualquiera de las operaciones que aquí se hacen de forma rutinaria cuesta mucho más de lo que darían por mi en un mercado de esclavos, de modo que esta espera es casi más tensa que si estuviera a la puerta de un quirófano. Y además se están retrasando.

Estando en un taller mecánico es inevitable que hable de coches. Justo después de la invención del automóvil, ya dejó escrito el eminente Sigmund Freud que en realidad los vehículos a motor no son más que símbolos fálicos, cosa que hasta donde yo se no dijo de los carruajes (¿ Es su movimiento autónomo la clave? Creo que no).

De modo que contar los coches que uno ha tenido viene a ser algo así como la descripción de la propia masculinidad, y ya me disculparán ustedes la grosería de que les hable del coche que más alegrías nos dio: nuestro viejo citroën 2CV. Entonces mi situación económica era precaria, pero quise hacerle un regalo especial a la que entonces era mi novia. Se me metió en la cabeza comprarle un dos caballos, el coche que tenía el papá de Mafalda. Empecé a buscar pero ya hacía diez años que no se fabricaban y estaban pasando de ser un coche barato a ser un artículo de colección. Al fin, por 200.000 pesetas, que serían algo más de 1000 euros, compré un 2cv rojo con la capota blanca y los faros redondos (los de serie eran cuadrados). Era una maravilla y les puedo asegurar que incluso los despiadados agentes municipales lo miraban con simpatía.

Podría contarles mil anécdotas. Nos apuntamos a un club de amigos del 2CV y fuimos a algunas reuniones, que tenían un aire a lo hippy nostálgico que me encantaba. A una de ellas, en la Rioja, fuimos con el acelerador a fondo, más de 500km sin parar con un coche de dos cilindros que pasaba de 20 años. Al final yo terminé usando el 2cv casi siempre. Pero había algunos problemas, costaba encontrar recambios y la carrocería estaba siempre oxidándose. Un amigo informático se hizo experto en este coche, llegó a tener cuatro, y era capaz de desmontarlo hasta el último tornillo, incluso el cambio de marchas. Era una alegría verle a él, a un perpetuo estudiante de periodismo y a un fotoperiodista hablando con nostalgia de los tiempos no vividos en los que la publicidad del 2CV decía cosas como que "no hay que aburguesarse" para vender un coche. Ahora veo con mucha pena que su web ya no existe y temo haber perdido para siempre el contacto con esa gente tan especial.

Pero llegó la hora. Termina de regresar el probador con mi coche y ahora debo exponerme a la inmisericorde factura.

lunes, marzo 22, 2010

Conjunción de Marte, desde los bosques

Henry David Thoreau fue agrimensor, naturalista, conferenciante, fabricante de lápices y anarquista. Se marchó a vivir a los bosques durante dos años y reflexionó detenidamente sobre el sentido de la vida. Hace unos días yo también me fui a los bosques pero apenas pude estar dos horas, y fotografié a Marte en su máximo acercamiento a Praesepe, el cluster M44.

No se si se verá bien Marte y a su lado el cluster, si les parece, amplíen la foto y prueben a encontrarlos. Así es más o menos como se ve a simple vista, tal vez en la foto hay más estrellas de las que ven nuestros ojos (a los más exigentes con la calidad de imagen, tengan presente que blogspot vuelve a comprimir las fotos, en realidad en la fotografía original las estrellas se ven mucho mejor).

Hace ya algunos meses que quería hacer una fotografía con las estrellas fijas desde dentro de un bosque girando con la Tierra, pero en verano las hojas tapaban completamente el cielo y tuve que esperar a una noche de invierno despejada y sin luna. Cada vez más, primero pienso las fotos y después busco el lugar donde las cosas reales sean tal y como las he imaginado. Pero estas cosas son difíciles y los fotógrafos de verdad (yo no soy más que un simple agrimensor) parecen criaturas incansables que siempre están maquinando cual será su próximo golpe.

No me termina de gustar esta foto, y en gran parte la culpa es de la contaminación luminosa que aunque tal vez no se note, en realidad condiciona toda la imagen. Pero como creo que a Galileo le hubiera alegrado ver las estrellas fijas y la Tierra movida, me he animado a subirla. Sean felices y disculpen mi falta de atención al blog.

jueves, marzo 18, 2010

Los pescadores y las perlas

Este es el triste cuento de un pescador pobre y sin amigos poderosos que una mañana de Marzo salió a la mar después de haberse despedido alegremente de su mujer. Después de unas horas, estando a la vista de la costa, al izar su pequeña red notó una tensión inusual en el cabo que resultó deberse a una descomunal perla, brillante como el sol y tan espléndida que su descripción yo no puedo ni tan siquiera intentar. En manos de un hábil mercader, aquella perla hubiera permitido obtener fabulosas ganancias, suficientes para que nada les faltase a los hijos de sus hijos. Y en manos de un príncipe, hubiera servido de aval para pedir créditos, conquistar un vasto imperio y ser coronado Emperador.

El pescador, que era pobre pero sabio, ya sabía que esta clase de cuento solamente podía terminar mal puesto que él no era ni príncipe ni mercader y la perla solamente le traería desgracias: ser víctima de estafas o robo, o incluso asesinato, o en el mejor de los casos ver como otros se aprovechaban de su perla. Después de haber reflexionado largamente, maldijo la mala suerte de haber encontrado una perla tan sumamente grande y no una perlita pequeña a la medida de un pobre pescador y de su mujer. Y la volvió a tirar al mar, cerrando los ojos para no deslumbrarse con su brillo.

Puso proa a la playa esperando encontrar preparado el humilde y delicioso arròs a banda de cada viernes. Pero cuando hubo desembarcado y descargado los escasos peces que traía, se encontró la casa vacía y una nota firmada por su mujer que decía: Vi el cegador brillo de la perla. Yo no merezco a un mediocre que no se atrevió a tratar de aprovechar su buena suerte.

Yo me pregunto: ¿Era el pescador sabio o en realidad cobarde? ¿Hizo bien su mujer? ¿Han muerto muchos pescadores valientes con su perla entre las manos? ¿Qué debemos hacer con esas enormes perlas? ¿Es cierto que hay una de esas esperando en la vida de cada uno de nosotros, que muchos las volvemos a tirar por cobardía y que solamente los grandes se han atrevido a jugarlas? ¿Cuales son las perlas que les están esperando a ustedes? ¿Han probado el arròs a banda como el que hacía mi abuela?

miércoles, marzo 17, 2010

Ya han pasado las grullas

Tengo exceso de trabajo, tanto en mi vida real como en esta otra que voy imaginando con su ayuda. Les ruego me disculpen si no puedo responder a sus amables comentarios.

Quería decirles que hace un par de semanas oí pasar las grullas. Es algo muy bonito en una mañana de primavera ¿las han oído alguna vez?

lunes, marzo 15, 2010

Nieve en la ciudad-dormitorio y el balance de blancos

En las afueras de la ciudad-dormitorio hay una colina con urbanizaciones destartaladas y solares pendientes de recalificar. Desde esa posición elevada, en algún momento debió de verse un paisaje maravilloso, pero ahora solamente hay un mar de hormigón. Allí las calles están sin asfaltar y la ciudad-dormitorio enseña su lado más cutre a quien quiera verlo.

Después de la nevada de la semana pasada, tomé una de esas calles sin asfaltar, empinada y resbaladiza a más no poder.
Los coches tenían que tomar carrerilla para poder subir por aquí.
Yo que tan obsesivo soy con la nitidez, esa noche me desmelené y tiré a pulso, sin trípode, con el venerable Nikkor 20mm 2.8 AIS (que viñetea terriblemente en la D700).
El cielo, iluminado por las luces de la ciudad, era de color rojo sangre. Se supone que hay que corregir el balance de blancos para que la nieve sea blanca, pero yo creo que me estoy cansando de este dogma y cada vez más sigo el ejemplo de Tino Soriano que dice: "Las dominantes de color son parte de mi lenguaje fotográfico". Este color rojo, que es real, nos está diciendo que aquí la ciudad se lo ha comido todo.

viernes, marzo 12, 2010

Sobre las pintadas en la ciudad-dormitorio

En esta foto, que tomé esta mañana con el teléfono, se ven unas pintadas hechas junto a una vía, en la ciudad-dormitorio. El consitorio insiste en que el tren ha sido enterrado, pero eso solamente es cierto en el centro; un poco más allá, en un barrio menos favorecido, las vías siguen siendo bien visibles.

Pero no es fácil acceder a ellas, puesto que este lugar es cercano a un centro de enseñanza secundaria, y después de un caso de suicidio doble especialmente dramático (aunque oportunamente silenciado en los medios), se instalaron unas alambradas altas y difíciles de trepar. Pero algunas personas lo han hecho, y han cruzado la vía, a riesgo de morir atropellados, o de ser detenidas, y han estado un buen rato pintando cosas.

¿Y qué es lo que dicen después de todo ese esfuerzo?. Uno podría pensar que critican a las clases privilegiadas, que exigen que todo el tren sea subterráneo, que lloran por los dos chicos que se tiraron a la vía allí mismo, o que exigen un trabajo decente, o viviendas asequibles, o viajes gratis hasta un lugar fuera de la ciudad, donde haya árboles y se pueda respirar. Pero no pone nada. Solalemte unos absurdos garabatos que ni tan solo han inventado ellos, que no tienen ninguna originalidad ni aportan nada.

Yo pensaba que con la crísis volveríamos a ver cosas realmente provocativas en las paredes, como en los 80, o por lo menos inteligibles, o que dijeran por ejemplo que debajo del asfalto están las flores. Aunque a lo me mejor me molestase leer algunas de ellas. Pero la juventud -y quienes pintaron eso tuvieron que escalar una valla, muy probablemente eran jóvenes- no tiene nada que decir, solamente una marca en un código que otros inventaron y que les identifica unívocamente a ellos, que les permite exclamar "yo hice eso, que macho soy".

A los que han vaciado sus cerebros, y les han metido un individualismo atroz que les hace inofensivos, solamente puedo felicitarles. Ni el propio Goebbels lo hubiera hecho mejor.

Pregunto: ¿Se me escapa algo? ¿Estoy equivocado? ¿Me hice viejo? ¿Les parece publicable en un blog esta foto hecha con un teléfono?

martes, marzo 09, 2010

Efímera muerta

Cuando decimos que la vida es efímera yo no se si tenemos presentes a las verdaderas efímeras. Son insectos vegetarianos que pasan uno o dos años viviendo dentro del agua a base de algas. Toda la energía acumulada en una vida de miseria y privación la disipan en una tarde. El día señalado emergen simultáneamente del agua y realizan dos dolorosas metamorfosis casi consecutivas hasta alcanzar su objetivo: convertirse en criaturas aladas con cola doble pero sin boca. A partir de ese momento solo pensarán en la cópula. A las pocas horas realizan la puesta y mueren.

Si yo hubiera sido Dios, creo que por lo menos les hubiera ahorrado una de las dos metamorfosis.

domingo, marzo 07, 2010

Copulando bajo la lámpara

A pesar de que buena parte de los 6000 millones de personas que habitamos el planeta consideran que las moscas son asquerosas, ellas siguen copulando con entusiasmo.

Quiero decir que no hay que desanimarse ni hacer demasiado caso de lo que pueda pensar la gente. Pero eso es fácil decirlo.

viernes, marzo 05, 2010

Mi prima la salamandra

La otra noche estaba regresando de hacer unas fotos nocturnas y al pasar cerca de un río vi esta salamandra. A pesar de que ya estaba agotado, fue una gran alegría. La salamandra es uno de mis animales preferidos, y no todos los días se ve una. Según los entendidos, es uno de los anfibios más bonitos del mundo, y aprovecho para decir que es completamente inofensiva, ni pica ni muerde ... ni sobrevive al fuego como dice Aristóteles en el capítulo 19 del libro V de su falaz Historia de los animales (*).

Creo que fue Carl Sagan quien dijo (y esto si es cierto, aunque no puedo encontrar la cita) que si por la puerta de su comedor entrase andando su padre, y justo detrás, el padre de su padre, y detrás, el padre del padre del padre, etc.. todos ellos en fila india, digamos uno cada dos segundos... pues al cabo de unos dos días entraría un animal andando a cuatro patas, al que ustedes deberían el respeto y amor que en principio se debe a los ancestros. Seguramente ese antepasado cuadrúpedo nos miraría con la sorpresa (¿desilusionada? ¿admirada?) que tienen los padres al ver los extraños caminos que han recorrido sus hijos.

Esto es algo impresionante, y además con las pruebas de ADN mitocondrial, podemos calcular los tiempos que nos separan de nuestros ancestros, tal como explica con todo lujo de detalles Richard Dawkins en su libro "El cuento del antepasado". Si siguieran entrando antepasados, al cabo de un tiempo (que puede calcularse) pasaría un anfibio, no muy diferente de la salamandra. La actual salamandra sería pues una pariente lejana nuestra, algo así como una prima cuyos tatarabuelos se quedaron a vivir en el pueblo mientras los nuestros se fueron a la ciudad. Yo se que hay quien se escandaliza al oír estas cosas (recuerdo a una estudiante de doctorado de ciencias, no diré de que país, que a sus 24 años se enteró con escándalo de la existencia de la evolución). Pero a mi me gusta pensar que tenemos lejanos lazos de sangre con todas las criaturas vivientes que hay en el planeta. Y de esto se concluye que a pesar de debemos alimentarnos de otros seres vivos puesto que no podemos hacer la fotosíntesis como las plantas, lo que no es admisible es que por afán de lucro transformemos en urbanizaciones y campos de golf los espacios que nuestros familiares las salamandras y los insectos palo (por poner dos ejemplos) necesitan para vivir.

Y si siguen pasando ancestros, más tarde entraría la primera criatura valerosa que se atrevió a abandonar la seguridad del mar para respirar aire y conquistar ese mundo seco y desalmado en el que vivimos. Por todos ellos debemos seguir luchando y procreando, aunque ni el mundo ni la vida no tengan absolutamente ningún sentido, creo yo.

(*) Now the salamander is a clear case in point, to show us that animals do actually exist that fire cannot destroy; for this creature, so the story goes, not only walks through the fire but puts it out in doing so. No se le pueden perdonar estas estupideces a Aristóteles.

miércoles, marzo 03, 2010

El pulpo Ernesto


Yo se que algunos descreen del próximo advenimiento de la Nave Nodriza de Schuss, e incluso del propio Pulpo Ernesto (que en este momento está aquí a mi derecha). Pero esta mañana he recibido esta irrefutable fotografía polaroid en el correo electrónico. No puedo revelar quien me la ha mandado, los seguidores de esta bitácora sabrán adivinarlo.

Ya somos muchos los que creemos en la Era de Schuss. Larga vida al Pulpo Ernesto.

Enesto se queja de que a contraluz sale poco favorecido. Como llega a ser de exigente este cefalópodo...