Nikonistas versus Canonistas (y otras enfermedades del espíritu)

Ha creado cierto revuelo en el mundillo una foto de la estación espacial internacional en la que se ve un monton de equipo fotográfico Nikon. La noticia ha salido en Caborian y en el foro de Dpreview esta foto ha hecho correr ríos de tinta.

Los Nikonistas de cierto nivel no se han sorprendido demasiado, la Nasa ha utilizado material Nikon desde hace tiempo y la leyenda cuenta que cuando explotó el shuttle a finales de los 80 (si no recuerdo mal), uno de los trozos que se recuperaron fue un cuerpo de F4, roto pero reconocible.

Todo esto nos ha hecho experimentar un cierto sentimiento de superioridad a los pobres diablos que tenemos una D50 o una D200. No se si habrá servido para aliviar la angustia de un amigo que tiene un objetivo a reparar en Finicon.

Tambien la Nasa usa aspirina Bayer, pañuelos de papel Kleenex, condones Durex (?), insecticida Zotal para los rincones de los hangares. No se si los usuarios de estas marcas estarán tan orgullosos como los Nikonistas. Yo diría que no.

El equipo fotográfico se presta a un cierto tipo de culto casi religioso, como las armas de los guerreros yanomamos o las espadas de los samurais. Es muy difícil resistirse a esta tentación.

Y la prueba es que ahora que el Nikonismo está en horas bajas, emerge otro tipo de culto: El Canonismo. Los canonistas son felices por que Canon, a diferencia de Nikon, fabrica sus propios sensores Full Frame y los instala en cámaras que son demasiado caras para que la mayoría de ellos pueda comprarlas. Hace poco se hizo popular una foto de un grupo de fotografos de eventos deportivos, todos ellos con equipos Canon, que para eso seguramente son los mejores ¡pero que cuestan unos 12.000 euros cada uno! ¿Esto debe ser motivo de orgullo para el Sr. que se ha comprado una 400D? ¿No es esto del canonismo una enfermedad del espíritu comparable al nikonismo?

En realidad, según como yo lo veo, la única razón para mantenerse fiel a Nikon, Canon o Pentax es la incompatibilidad entre las ópticas y los flashes. Esto es un inconveniente gravísimo, que por desgracia ya no tiene solución. Si no, yo sería el hombre más feliz del mundo montando un Canon 100-400, que es el mejor objetivo de este tipo con diferencia, en el cuerpo de mi Nikon D200.

Pero esta fidelidad absurda a las marcas no solamente se da en el equipo fotográfico. El otro día leí en algún lugar que una persona estaba radiante de felicidad por que había comprado un reproductor MP3 de una marca con una manzana, que hace los auriculares de color blanco. ¿A alguien le suena esto?

Bienaventurados aquellos que no invierten sus ilusiones en los productos comerciales de determinadas marcas...

En fin, me voy a mirar mi poster de la historia de Nikon, es una pasada, salen todas las cámaras desde la mítica Nikon I de 1948. Luego miraré que tal sigue mi F4s, que la tengo un poco descuidada y tambien tienen sus sentimientos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hay gente que necesita una religión, sea con rezos, equipos de fútbol, dietas o marcas.
A mí me gustaría tener todo lo que se vende en fotografía además de lo que tengo, me gustaría tener una D200, una D2Xs, una Canon 1DsMKII, una 1DMKIIn, una Pentax K10D, una Leica M8, Una Hasselblad H2D, una Mamiya Zd, y cualquier respaldo digital con cualquier cuerpo de medio o gran formato, ah, y todos los objetivos disponibles para todas las marcas... pero no puedo.
Hace tiempo que se sabe que la Nasa suele usar Nikon, eso será que alquien de la Nasa considera que Nikon está bien, y Hasselblad también. Por eso aparecen restos de una Nikon cuando revienta una nave, o de Hasselblad.
¿No te parece una tontería en el fondo?
frikosal ha dicho que…
Me parece adecuada la comparación con la religión y todavia más la del equipo de futbol.

Asi somos las personas.. y me temo que yo un poco tambien, pero trato de minimizar este sentimiento que es absurdo, mas siendo la devocion hacia una marca, que en realidad es (obviamente) un negocio.
Haiku ha dicho que…
El Columbia un pedo tiró
nada bueno salió
solo mierda se recuperó

Entradas populares de este blog

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta