Amaneceres de invierno



Desde un punto de vista geométrico, podría parecer que la salida de sol debería ser exactamente igual que la puesta de sol, solo que al revés. Pero sin embargo, no es asi. El amanecer es todavía más interesante que el atardecer, especialmente en invierno.

Esto se debe al frío y a la niebla acumulada después de la larga noche. Para poder ver amanecer desde los mejores puntos, deberemos estar dispuestos a pasar frio y -lo peor- pegarnos unos madrugones terribles.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡ Aquesta em sona ! No sólo las luces fueron excepcionales. A veces al ver las fotos por la pantalla del PC uno se lleva gratas sorpresas; en este casos fueron los gamos.

Jordi D

Entradas populares de este blog

La libélula negra

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta