Matraca


El hombre y el piano. Joan Matraca, datado sobre el 2003. Colección privada.


El lugar donde yo vivo tiene los inconvenientes de una ciudad, aglomeraciones, tráfico.. y los de un pueblo, todo el mundo se conoce. Por ejemplo, todo el mundo conoce a Matraca. Si preguntais por él en las calles del centro, seguro que alguien os dirá que es el loco del pueblo.

Matraca es un artista genuino. No puedo decir que seamos amigos, solamente hemos hablado media docena de veces. También soy un modesto coleccionista de su obra, le he comprado tres cuadros. Dos los tengo colgados en casa y uno en el trabajo.

A veces baila solo en las plazas sin necesidad de música. Como todo llega al Youtube, podreis verle por que alguien le ha filmado. Yo he visto la escena real muchas veces, la música probablemente la han añadido, a él no le hace ninguna falta.

Se sienta en un bar, no pide nada (supongo que por que no tiene ni un duro), pinta un rato, se levanta, baila un poco, pide plantas a los de la mesa del lado. A veces piropea a alguna chica, pero nunca le he visto ponerse pesado ni desagradable. Le dice, "¿Perdona, te importa que admire tu belleza? Es que a cada persona la bellaza le afecta de una manera diferente, a mi me impresiona mucho y la necesito para vivir y para encontrar mi inspiración". Normalmente la gente se rie o sonrie al verle, sin mala leche. Y con un poco de miedo por que no deja de ser el loco del pueblo, los locos son imprevisibles, y eso acojona.

Matraca pinta y vive como le sale de dentro, no parece tener ningún sentido de la verguenza, lo que los demás puedan pensar no le importa y yo diría que es feliz. Y eso se nota en sus acuarelas. No domina la técnica pero no se corta. Algunas de ellas tienen algo, el reflejo de un mundo interior, algo que yo no he visto en los cuadros de pintores profesionales que pintan bodegones para los comedores de algún burgesillo de poca monta.

Mi amigo JU, que vende cuadros antiguos de muchisima pela, me dijo que el cuadro "El hombre y el piano" y que efectivamente tenía algo, por que era una copia de un Munch. A mi me costó 5 euros, fue el primero que le compré. Parece ser que antes los regalaba. Mi amiga LC, que también entiende y tiene sentido de las cosas, lo buscó en un libro y dice que no hay nada de Munch que se parezca excesivamente. Le pregunté a Matraca que era, me dijo que lo había pintado "En el rectorado, donde estudian para ser curas".


Sin título, conocido como El mercado. Joan Matraca, 2006. Coleccíón privada.

Quise conocer un poco más como trabaja, le pregunté si podía pasar por su estudio, me dijo que si estaba pintando no me abriría. Le pedí que me enseñara que hacía, sacó una carpeta con varias cosas, le dije que me gustaba el cuadro de Venecia, que se lo compraba.

Se ofendió (recordad que no tiene para tomarse un cortado), "¡Pero si no está acabado!" . Me dió el móvil para avisarme cuando estuviera. Le llamé al cabo de unos días y lo había dejado en el bar del mercado, creo que le pagué 12 euros para el menú del sábado.

Creo que pregunté demasiado. Desde ese día solamente le puedo saludar de lejos, cambia de acera al verme. Dijo algo de que "los intelectuales" pensamos demasiado. A juzgar por lo que se de él, me parece una persona admirable.

Comentarios

pablito ha dicho que…
Todo un personaje. Se le ve muy feliz bailando. ¿No seremos nosotros los locos con la vida que llevamos?
Anónimo ha dicho que…
Corroboro lo dicho por Pablito.
Como ya te he dicho pintan bien las pinturas.
Guárdalas. Los loqueros que atendían a VGogh destruían los cuadros que él les regalaba.
BON HIPERCAPDESETMANAENOOOOORME!!!!!
edersoso ha dicho que…
¿no seremos nosotros los locos con la vida que llevamos?
lo dudas? claro, lo dudas. No, no lo dudas¡¡¡

Entradas populares de este blog

La libélula negra

Sobre la reproducción de las libélulas

¡ En busca de la luz zodiacal !