Mirando a unas pecadoras



Sentadas en la puerta del bar de peor reputación del pueblo y verdaderamente indecentes por su forma de vestir, era inevitable que atrajeran las miradas de los feligreses cuando la procesión pasó por delante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La libélula negra

Sobre la reproducción de las libélulas

El caso de la mariquita naranja