Icaro mecido por el viento



Como todo el mundo sabe, Dédalo construyo alas de cera para él y para su hijo Icaro. Pero Icaro quiso volar demasiado alto y el sol las fundió. Sin embargo, otros dicen que lo que Dédalo inventó fue la navegación a vela y lo que le ocurrió a Icaro fue que naufragó, impulsado por el fuerte viento.

Esta última versión es la que me vino a la cabeza al hacer la foto, por que la brisa movia la espiga de tal manera que resultaba dificil mantener al licenido en el encuadre, no digamos enfocar. Aquí, aunque parezca mentira, la cámara estaba vertical y era el viento quien doblegaba la espiga.

Pongo también un recorte al 100% de la zona de las alas.



¿ Que os parecen los colores ? Me comentan que mejor mas saturada pero yo la veo bien asi.

Comentarios

juananguerrero ha dicho que…
Creo que así está muy bien de saturación. El síndrome "Velvia" ha hecho estragos, algún bicho veo por ahí que parece más un payaso de Micolor (el que lavaba con Micolor, no el otro) que un verdadero insecto, opino. Que nadie se dé por aludido, pero que vigile su monitor.
pablito ha dicho que…
A mi me parece genial la foto, aunque yo no soy ningún experto.

Me sabe mal que el libro te haya dejado chafado. Es verdad que es duro, pero al final hay una especie de redención. No sé, que los personajes sobrevivan a pesar de terribles desastres a mi me anima. Incluso cuando el final sea chusco.

Respecto a la dependienta, ni caso.

Entradas populares de este blog

La libélula negra

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta