lunes, enero 23, 2012

Steve Jobs (y yo)

Estoy leyendo la biografía de Steve Jobs. Los que sigan este cuadernillo sabrán que Jobs nunca fue santo de mi devoción. Escribo en un Mac y he comprado alguno de los productos que fabrica Apple pero yo en realidad no tengo santos ni devociones. Y Jobs, en particular, siempre me pareció (por lo que yo sabía) una persona difícil que no trataba bien a sus empleados. En la tienda Apple de Barcelona, una de sus empleadas me lo describió como a un iluminado, poco menos que un profeta, cuando yo había ido a quejarme con toda la razón de un defecto en la pantalla de mi ordenador.

Pero una buena amiga me insistió para que leyera el libro de Walter Isaacson, y ahora lo estoy terminando. Es una gran historia, merece la pena leerlo.

En efecto, desde las primeras páginas pude confirmar mi opinión inicial: Jobs era un monstruo. Estoy seguro de que las escuelas de negocios van a utilizar esta biografía como ejemplo para que los ejecutivos aprendan a llevar una empresa tecnológica. Mucho cuidado. Pero en parte, esto sería positivo: el deseo de obtener beneficios a corto plazo recortando los costes de I+D ha terminado por degradar y arruinar a muchas empresas, prefiero no poner ejemplos. Para Jobs, el beneficio no era el objetivo principal, si no el producto. Naturalmente, me refiero a empresas de otros países, aquí la palabra "nueva tecnología" se refiere al uso de pladur o a la recalificación de la costa.

También deberían leer esta biografía los programadores, los diseñadores y en general todos los que trabajan por cuenta de otro, para evitar ser víctimas de la clase de abusos que para Jobs, al parecer, eran la norma general. Se podrían poner muchos ejemplos, tengo el libro subrayado.. pero no voy a hacerlo. Mencionaré solamente la "distorsión de la realidad" de Jobs. Significa, simplemente, lograr que la fe logre algo imposible, como terminar el trabajo de un año en un mes. A base de presionar a los empleados y de hacerles creer que es posible, estos lo logran. Pero el precio a pagar es muy elevado. Todavía peor, él mismo caía en su propia distorsión de la realidad y -por ejemplo- recordaba de forma errónea las cifras de ventas que no le eran favorables.

No obstante, a medida que va transcurriendo la narración y en gran medida gracias a la habilidad del autor, va emergiendo un nuevo personaje. En un momento determinado Jobs dice: "No tienes ni puta idea de cómo me siento, ni puta idea de lo que supone ser yo". Esta es, para mi, la frase clave. Esos cambios radicales de humor, el dogmatismo absoluto respecto de los más insignificantes detalles de los productos.. probablemente él fuera la primera víctima de si mismo.

Es inevitable sentir cierta simpatía por él, por su indudable buen gusto, por su perfeccionismo, por esa obsesión por la calidad. Abrir un Mac es ver una obra de arte, también por el interior. La interfase de usuario del iPhone es una maravilla. Eso es parte del legado de Jobs. Pero también la engorrosa e incomprensible ausencia de teclas de cursor en el teclado virtual del iPad, o la falta de ventilador en el primer Mac son parte de su legado. En el capítulo donde se explica el desarrollo del iPod, se cuenta la música que le gustaba. Bach, interpretado por Yo-yo Ma. Quiso asegurarse de que interpretaría en su funeral. No puedo evitar que esto me conmueva.

Ahora la pregunta es ¿se hubieran podido hacer cosas tan buenas y tener tanto éxito sin maltratar ni insultar sistemáticamente a los empleados? ¿regalando acciones de la empresa entre los empleados, como hizo Wozniak? Yo creo que si, pero a ver ustedes que dicen.

17 comentarios:

Albert dijo...

Trabajando mucho, duro, y con algo de suerte, puedes llegar a vivir bien, pero si trabajas mucho y duro, no te queda tiempo para hacerte rico.
Para hacerte rico (loterías aparte) solo puedes lograrlo especulando... explotando... robando al prójimo.
O al menos esa es mi opinión.

frikosal dijo...

Hay otros temas, no es solamente el dinero la cuestión aquí.

diminuto blog dijo...

la figura de Jobs, tal y como la expones (no leo otras referencias) me parece un ejemplo extremo de lo complejos que podemos llegar a ser.

Me gusta Bach interpretado por Yo yo ma..., y algo de esteta tengo..., y, probablemente, algo de abusón..., pero creo que cuando he tenido oportunidad, he sabido frenarme. Tal vez, mi educación, no me haya permitido adorar a un objeto por encima de una persona.

ercanito dijo...

Por un lado, no es necesario triunfar, no al menos desde la perspectiva que nos hace ver la vida y "obra" de Jobs. Triunfar es ser más o menos feliz, y para eso no hace falta reinventar un ordenador o un teléfono.

Si nos ceñimos a ese ángulo, sí se puede. Sí, definitivamente sí, y hay que pensar que sí, que es posible.

Nos dicen a los nuevos papás que hay que evitar el castigo, la violencia, las voces... que en lugar de reconducir la conducta hay que estimular la repetición de buenos hábitos a través del refuerzo positivo, aunque cuesta más trabajo y los resultados son más tardíos.

Si ése es el ideal ¿Por qué sólo para los niños? ¿Por qué como adultos tenemos que vivir sometidos o somentiendo, en lugar de motivados o motivando?

Conozco una empresa en la que los empleados llegan quince minutos antes de su hora, y salen siempre tarde. Nadie se lo pide. Se lo toman en serio, se concentran y hay buen ambiente entre compañeros, en las relaciones horizontales y en las verticales, rinden...

El empresario reparte voluntariamente una parte proporcional de la plusvalía de cada ejercicio a principios de enero, paga una paga extra más de las estipuladas por convenio, y pide a cambio que se impliquen y sean honestos y honrados. La crisis ha acabado con muchos de sus competidores, mientras esta gente día a día se gana el pan más holgadamente. En la boda del último empleado en casarse, dicho empresario no pudo ir por el fallecimiento de su mujer, pero le hizo llegar su regalo, un cheque nominal de 3.000 € y una tarjeta de felicitación en que la que se disculpaba por su ausencia.

Para mí, eso es triunfar. El triunfo de Jobs se aleja demasiado de mi modestia, la verdad.

unsui dijo...

Poco más y mejor se puede decir sobre lo que ha dicho encarnito

Albert dijo...

Lo se Manel, y es que no me refiero solo a dinero.
Uno puede ser rico en muchas cosas, a parte del dinero. Uno puede ser rico en sueños y en proyectos, y para conseguir SU SUEÑO, explotar los sueños, proyectos, trabajos... de los demás.

igniszz dijo...

Dicen los americanos que la presión hace diamantes, pero yo creo que las mayores gestas humanas se consiguen con motivación, más que bajo presión.

Joselu dijo...

No he leído el libro de Jobs, pero tengo la impresión de que hay ciertos proyectos vitales -y el de Jobs lo era- solo se consiguen con una fortísima dosis de mesianismo y eso hace que el fundador de la secta sea duro e implacable, o ejerza el poder de un modo excesivo. Es el caso de Jobs. Tenía tan claro lo que quería y lo quería con tal exactitud y tal perfección que exigía a todos lo mismo que se exigía a sí mismo. Apple, tal como la conocemos, no hubiera sido posible sin esa mente despótica y perfeccionista. Ahora veremos de qué es capaz Apple liberada de la tiranía de Jobs, ahora pueden trabajar sin orden jerárquico, colaborando, dialogando y sin sentir en el cogote las órdenes del fundador de esa seudorreligión de la que participamos muchos de los usuarios de Apple. Ahora es el momento de demostrar que Apple puede seguir siendo puntera y revolucionaria sin un mesías que la guíe. Yo lo dudo. Sin Jobs, Apple se convierte en una empresa más como tantas. Ese plus de magia añadida que tienen los productos Apple era su mente prodigiosa. Aunque claro, se le pueden poner todos los peros que se quiera, pero los usuarios -o muchos de ellos- admiramos esos productos técnicamente casi perfectos. Casi.

Osselin dijo...

He tenido la suerte de conocer a dos o tres genios,totalmente reconocidos a nivel internacional. Con curriculum impresionante. Este tipo de personas que sólo saben obtener reconocimientos cum laude. Perfeccionistas al límite, brillantes,cruelmente autoexigentes , enemigos del trabajo en equipo libre, trabajaran en equipo pero bajo su lupa escrutadora.
Los he conocido en Estados Unidos, en ambientes totalmente competitivos , las veinticuatro horas del día, siempre con alguien detrás a punto de arrebatarles el puesto y alguién por delante a quien machacar.
Y todos, todos, absolutamente todos, triunfan a costa de alguien. Normalmente de su santa mujer, de sus hijos , de su familia , de sus amigos, de los genios frikis o con pocas habilidades sociales a los que explotan hasta el límite en sus equipos.

Así que estos EGOS obsesivos con sus ingenios y creaciones, tienen el don privilegiado de ver mucho más allá de quienes les rodean. No pueden perder el tiempo explicando sus genialidades, sólo les queda imponerlas.

Decía Picasso , el artista inteligente no copia, roba y roba y roba. Y luego crea, crea, crea. Y roba, y crea...ad infinitum.

En el fondo son grandes incomprendidos solitarios y sus mujeres unas santas, sobre todo si son españolas.

Siempre a costa de alguien Frikosal, siempre brillantes, siempre visionarios y siempre con la Humanidad en deuda con ellos.
Así lo veo.

fra miquel dijo...

Voy a tener que leer-lo. Aunque no soy ni programador ni diseñador ni trabajo por cuenta de otro ;o)
El otro día vi el libro en un escaparate y se me pasó por la cabeza comprarlo.
Pero creo que mas adelante lo buscaré en la biblioteca. Tengo poco espacio en casa... je je
Un abrazo

...antidoto esencial dijo...

Jobs era un ser mezquino y despreciable como persona.

Y dicho esto, respondo a tus preguntas:
1 - ¿se hubieran podido hacer cosas tan buenas y tener tanto éxito sin maltratar ni insultar sistemáticamente a los empleados?
Si, se hubieran podido hacer con motivación en lugar de con maltrato; estoy absolutamente de acuerdo con Ignizz

2 - ¿regalando acciones de la empresa entre los empleados, como hizo Wozniak?
No. Rotundamente no. Especifico: no "se hubieran podido hacer cosas tan buenas y tener tanto éxito" si se hubieran repartido TODAS las acciones entre los empleados en un acto de generosidad sublime, hubiera sido una anarquía sin un líder conductor. Wozniak fue un genio tecnológicamente hablando, pero sin un Jobs visionario, Apple no habría existido, por miles de Wozniaks que hubiera en el panorama tecnológico del momento.

Al margen de su (poca) calidad como persona, y de su más que probable bipolaridad, sin Jobs Apple no hubiera llegado a ser lo que es (y aquí subscribo el comentario de Joselu).
No es necesario ser un genio de los ordenadores para saber ver aquello que el resto de los mortales no saben ver; hay que ser otro tipo de mente pensante, una mente visionaria, creativa y especial, capaz de aunar innovación tecnológica con una estética espectacular. Lo que hizo Jobs fue PARIR IDEAS, y en eso, era insuperable. Supo extraer el mejor trabajo de cada genio que le rodeó, aplicándolo luego a visiones personales adelantadas para la época, tomando de aquí y de allá, mezclando y llevándolo hasta la perfección, o lo que él consideraba la perfección (y aquí fue determinante, en algunos de sus fracasos, la distorsión de la realidad en la que se manejaba). La búsqueda de la excelencia y la tozudez lo condujo al éxito. Lo malo fue el camino que tomó para lograrlo; fue una bestia despiadada e insoportable. Un loco visionario, pero un loco al fin y al cabo.

Ya no digo "sin Jobs", pero si digo que "sin Apple" los ordenadores personales en general no serian lo que son ahora, con interfaces asequibles, atractivas y fáciles de utilizar, amén de otros muchos detalles que el público usuario de PC desconoce que provengan de los Apple Macintosh.

...antidoto esencial dijo...

Por cierto, fue Sculley (el ex directivo de Pepsi) quien encareció los macs para obtener un mayor beneficio, después de echar a Jobs de su empresa.
Jobs quería que sus productos llegaran a todo el mundo, y se puso furioso por éste detalle que ha marcado la animadversión del gran público hacia Apple, y que provocaba que fuera un artículo exclusivo y no al alcance de cualquiera.

nomesploraria dijo...

Cuando la señora Antílope Antimoral lo termine, que me lo pase por favor.

...antidoto esencial dijo...

Señor Nómes, me falta una tercera parte (no tengo mucho tiempo libre, la verdad), pero se lo pasaré tan pronto lo termine.

frikosal dijo...

Ayer fui a una tienda de Telefónica para preguntar un precio. Me trataron tan mal que tuve una visión: Steve Jobs, presidente de telefónica.

Ahora parece que el 1004 lo haya programado Kafka en persona, teleoperadores incluidos. ¿Como pueden maltratar de esta forma a la gente? Está claro: por que no operan en régimen de libre competencia.

bocanegra dijo...

Recomiendo ver la pelicula piratas de silicon Valley. " Steve Wozniak, en su sitio personal, Woz.org,1 ha hecho comentarios acerca de la película. En el asunto de la certeza, Wozniak indica:

Las personalidades e incidentes son correctos en el sentido de que todas ocurrieron, pero a menudo están las personas equivocadas (Bill Fernandez, empleado #4 de Apple, estaba conmigo y la computadora que se quemó en 1970) y en las fechas equivocadas (cuando John Sculley se unió, tuvo que redirigir la atención desde la Apple III, no la Mac, hacia la Apple II) y los lugares (el Homebrew Computer Club estaba en Stanford Linear Accelerator Center)... las personalidades fueron representadas con precisión."
el entrecomillado está sacado de la wiki.

frikosal dijo...

Veré la peli.
Acabo de comprar el libro iWoz.
Toda la historia es fascinante y se puede aprender mucho de ellos, de los dos. Y un día les cuento más cosas !