lunes, julio 26, 2010

ZX81, Odiseo, la tecnología efímera y la aceleración de la historia

Si alguna vez van a comprar un ordenador personal, este es el momento de hacerlo. Con esta frase se anunciaba hace unos 30 años el ZX81, precursor del revolucionario Spectrum. Este equipo, con 1K de RAM (*), venía equipado con BASIC, el lenguaje que en el futuro iba a permitir a todo el mundo conversar fácilmente con los ordenadores. Los más listos de la clase, una vez asimilado el BASIC, podían atreverse a departir directamentecon el microprocesador, un Zilog Z80, en lenguaje máquina.

Muchas de las cosas que hace 30 años tenían alguna importancia, ahora están completamente en desuso. Sin embargo, cuando estando en la isla de Calipso, Odiseo por fin recibió el permiso para partir, la ninfa le facilitó una broncínea azuela y lienzo para las velas. Con esto y poco más, Odiseo taló unos árboles y construyó una embarcación. Durante miles de años este texto, que en definitiva habla de lo que entonces era tecnología, ha continuado teniendo sentido. Lo que tenía que quedar claro (pero sin decirlo) era que Odiseo era un tipo hábil y capaz de dominar todos los oficios. Si Homero hubiera escrito hace 30 años y Calipso le hubiera prestado un ZX81 a Odiseo, ahora nadie de menos de 40 años entendería el valor de lo que Odiseo hubiera podido hacer con el ordenador.

Es efímera la tecnología informática, y en el futuro inmediato va a seguir siéndolo. En las tiendas de informática los jóvenes dependientes desconciertan a los clientes con auténticos recitales de siglas de productos, buses y conectores, que hace seis meses no existían y que dentro de dos años ya estarán olvidados. Esos mismos dependientes piensan que saben algo, cuando en realidad su mente se va llenando y vaciando de conceptos tan perecederos como los yogures, y cuando se den cuenta se habran hecho mayores y lo que tendrán dentro será un vacío cósmico.

La historia se va acelerando, los cambios que antes tardaban siglos o incluso milenios, como la sustitución del bronce por el hierro, ahora se completan en décadas. Tal vez se acelere hasta un punto en que nada deje de tener sentido. Decía mi amigo que en no se que año este proceso de aceleración de la tecnología humana, impulsado por la velocidad cada vez mayor en las comunicaciones, que a su vez se nutren de la tecnología, llegará a una asíntota vertical que no puede indicar más que el fin de nuestra civilización.

Yo ya no entiendo la TDT (pero me importa un bledo).

(*) No 1 Tbyte, ni un Gbyte ni un Mbyte, si no un Kbyte, 1024 bytes, mucho menos que lo que ocupa esta entrada si se incluye la foto.

15 comentarios:

macroinstantes dijo...

Ya en 1975, Jonh Brunner escribió The sockwave raider, novelita en la que además de describir un gusano informático años antes de que empezaran a hacernos la puñeta, describía un mundo tan aceleradamente cambiante, que la gente sufría de aunténtico estrés para mantenerse en la 'onda' y tomaban masivamente pastillas varias y tranquilizantes...

Desde que pusieron la TDT en mi televisor no se ve ningún canal... por suerte no es plano y sirve para colocar cosas encima...

Ramon Portillo dijo...

Yo, más o menos por ese precio (lo cual era bastante) me compre un Amstrad CPC6128, también con ese micro, pero con la friolera de 128kB y lo que es más sorprendente, una unidad de disco extraíble. El monitor venía incluido y era de fósforo verde... qué tiempos aquellos!

Ahora, venden un terminal móvil con un procesador a 600MHz y dicen que va cortito, que no tira ¿?¿?¿? todo se debe a esa misma velocidad, los programadores no pueden aprender a optimizar al ritmo que evolucionan las cosas y mucho menos trabajar en código máquina...

En fin, esperemos el alcance de la asíntota de nuestra desaparición, pero mientras tanto, por favor, sin agobios ;-)

Jordi Busqué dijo...

Es por esto que yo creo que no vale comprarse el último modelo de ordenador o de cámara de fotos. Se paga un extra desproporcionado por lo que es. Quien pagaría ahora más de 300 euros por una D2X que hace tres o cuatro años costaba 6000? Lo mismo la fabulos D3s nos parecerá una bírria dentro de cuatro años.

felquera dijo...

Siempre quedaremos los humanistas, aunque también empleemos tecnologías (mi 40D seguirá conmigo mientras sea capaz de disparar, no sé manejar Photoshop y sé que si algún día me compro una FF tendré que pedir consejo para cambiarme el ordenador, qué bonitas son las contradicciones).
En fin, que mi materia de saber -aunque no es muy grande- se basa en el conocimiento acumulado a lo largo de siglos, y que es tan humano que la tecnología ayuda, pero no determina. Afortunadamente, yo para reciclar mis conocimientos debo acudir a los libros,aunque ya se encuentren en internet. A ver si coincidimos este verano algún día. Salut.

David Álvarez dijo...

Me acuerdo del ZX81 y su k de disco duro. Lo tenía un amigo mio y entre los dos programamos en 1982 un juego de submarinos en basic que nos parecía la bomba. Me acuerdo de que lo grabábamos en una cinta magnetofónica de casette. Que tiempos..

Josep Fábrega Agea dijo...

Yo empecé con el Hit-Bit de Sony de 48K si no me acuerdo mal. En aquella época el no va más era el Commodore de 128 K.
Aprendí Basic y reconozco que me lo pase muy bien programando "chorradiñas", incluso elaborando música y polígonos.
El Pascal, el Cobol y el Fortran, el Logo por suerte no los llegué a estudiar ¡Menuda pérdida de tiempo!
Los tiempos de Windows 3.1 y de Word-Perfect (la mayoría de ellos en fósforo verde ,por supuesto)
Hoy , soy de los que sólo usan el móvil para llamar y contestar.

Anyell de Deu dijo...

Egregio y Eminente Dr.,
ayer leí esta frase:

"Las múltiples obligaciones que, desde el nacimiento a la muerte, hacen de la vida una frenética producción de nada".

De usted sin duda nos quedará una producción, no sé si frenética, de imágenes memorables y sabias reflexiones.

Que Dios bendiga al Pulpo Ernsto.

Anyell de Deu dijo...

Juan Antonio Severo Cortés después de estudiar durante años lenguajes de programación que no servían para nada, se volvió loco para siempre.
Su mujer y sus dos hijas lo abandonaron y ahora vaga por los arrabales con la mirada perdida y un quinto en la mano.

frikosal dijo...

Así estoy yo, vagando con un quinto en la mano solo que ya voy sin quinto.
Alabado sea St. Llibori.

igniszz dijo...

Por entonces el HP de nuestro querido centro de cálculo llegaba a 1000kB, qué pasada. Con mucho rabajo se podían hacer gráficos en un ploter que funcionaba poco menos que a pedales. Aunque obsoletos, esos conocimientos han forjado un poso que hace mejor el vino, y nos hace ver la vida con un gran angular; con perspectiva.

treeDoomed dijo...

Pronto los robots dominaran el mundo, pronto les podremos pasar el testigo para que continúen la evolución.

Pronto, tras un par de guerras mas.

Miazuldemar dijo...

Qué tiempos los de aquellos ordenadores. Y encima parecía que tenías un tesoro.

Lo del "vacio cósmico" me ha llegado. Y eso que apenas entiendo nada de informática, pero se puede aplicar a tantos campos...

Valentí Zapater dijo...

Con ese título pensaba en algo sobre alguna estrella llamada ZX81, una constelación Odiseo y algún problema de espacio-tiempo... Perdone mi astronómica ignorancia astronómica... Pero recuerdo aquellos Spectrum y los aparentemente inútiles cursos de Basic y Cobol que me sirvieron para escribir estas líneas.

Bel_ga_rion dijo...

Hace poco tiempo que leo tu blog, pero lo que he leido me ha gustado mucho. Pero ya la referencia a la Odisea "m'a matao", asi que me declaro a partir de ahora fiel seugidor. Y como usuario de un Amstrad CPC 464, entiendo todo lo que dices. Sigo usando emuladores para jugar a aquellos juegos tan sencillos y divertidos sin 70 combinaciones de botones.
Y en cuanto a la velocidad de avance, el vinilo duro unas decadas, el casete unos 20 años, el cd esta agonizando por el mp3...
¿alguien se ha comprado el blue ray ese? ¿cuanto durara?, por el dvd no creo que llegase a los 10 años siendo lo último.

madofthehill dijo...

Realmente yo creo en la existencia de esa asíntota. Esa velocidad de evolución tiene que ser a la fuerza insostenible.